Ingresos en la declaración de renta de persona naturales

Compártalo en Facebook Compártalo en Twitter

Cuando una persona natural debe declarar renta, uno de los conceptos más importantes a considerar, son los ingresos que debe tener en cuenta.

Lo que se entiende por ingresos.

Ingresos personas naturales.

El artículo 26 del estatuto tributario considera como ingreso todo concepto o  pago que sea susceptible de incrementar el patrimonio del contribuyente, y ese es el parámetro a tener en cuenta, de manera que toda entrada de recursos ya sea en efectivo o en especie, que tenga la capacidad de incrementar el patrimonio del contribuyente, se considera un ingreso para efectos fiscales.

Técnicamente los ingresos se suelen clasificar en ingresos operacionales y no operacionales; de fuente nacional y de fuente extranjera; ingresos  gravados, exentos (rentas exentas)  y no constitutivos de renta ni ganancia ocasional, etc.

Personas naturales obligadas a declarar renta 2019 – 2020

Ingresos gravados con el impuesto a la renta

Por regla general todo ingreso fiscal está gravado con el impuesto a la renta, a no ser que de forma expresa la ley diga que no lo es, de manera que si nada dice la ley, el ingreso es gravado.

Dentro de los ingresos se deben considerar todos los pagos que recibe una persona natural como pueden ser los siguientes:

  1. Salarios y prestaciones
  2. Honorarios
  3. Arrendamientos
  4. Intereses y rendimientos financieros
  5. Dividendos y utilidades por inversiones
  6. Ventas de productos mercancías
  7. Pagos por prestación de servicios
  8. Ventas de activos inmuebles, maquinarias, vehículos, etc.
  9. Loterías, rifas y apuestas
  10. Regalos y donaciones
  11. Etc.

El sentido de registrar como ingreso toda entrada que incremente el patrimonio del contribuyente es porque el patrimonio no se puede incrementar por que sí, como por arte de magia.

Así, si en el año 1 usted tenía un patrimonio de 100 millones y en el año 2 aparece con un patrimonio de 150 millones, no puede declarar que sus ingresos fueron de 20 millones, pues no tendría como justificar ese incremento patrimonial, de manera que sólo pueden haber ocurrido una de dos cosas, o las dos:

  1. Usted está evadiendo impuestos
  2. Usted se enriqueció ilícitamente

Par controlar este temes es que existe la figura de la renta por comparación patrimonial.

¿Debo declarar todos los ingresos?

Lo correcto es declarar todos los ingresos que obtenga en el año, no obstante, en el caso de las personas naturales que no llevan contabilidad es difícil que puedan tener un control total de todo  el dinero que les ingresa.

Y debido a esa falta de control, tanto del contribuyente sobre sus propios ingresos como de la Dian que no tiene las herramientas para rastrear todo, es lo que permite que algunas personas naturales sólo declaren lo que la otra parte reporta a la Dian.

Por ejemplo, si usted trabaja para una empresa, esta le reportará a la Dian todo lo que le pague, de manera que la Dian sabrá en todo momento lo que usted gana, así que no hay forma de mentirle.

Pero si usted tiene un negocio y vende al detal y en efectivo a otras personas naturales, esos pagos por lo general no son reportados a la Dian lo que le impide a esta conocer la totalidad de los ingresos, y por ello muchas personas no declaran los pagos recibidos en efectivo de personas que no reportan información exógena  a la Dian, y precisamente por esa razón es que el estado ha ido incrementando el universo de contribuyentes que deben reportar información exógena, y ha ido limitando los pagos en efectivo, pues son una gran fuente de evasión tributaria.

Ingresos de fuente nacional y fuente extranjera

Los ingresos de fuente nacional son aquellos que se originan en el país, y los de fuente nacional son los ingresos que el contribuyente obtiene en otros países.

Aunque conceptualmente es muy sencillo diferenciar un ingreso de fuente nacional de uno de fuente internacional, el estatuto tributario en sus artículos 24 y 25 se encargó de clasificarlos.

Para ello le invitamos a consultar el editorial: Ingresos de fuente nacional y fuente extranjera, tema que fue modificado por la ley 1819 de 2016.

Para este tema es importante tener claro el concepto de residencia fiscal.

Residencia fiscal para efectos tributarios

Ingresos que no constituyen renta ni ganancia ocasional

La ley ha creado ciertos beneficios tributarios consistentes en establecer que determinados ingresos no constituyen renta ni ganancia ocasional, de manera que no se tributa sobre ellos.

En consecuencia, si usted tiene ingresos que no constituyen renta ni ganancia ocasional, los resta de sus ingresos totales par así determinar los ingresos netos gravados.

Esto significa que usted primero debe sumar absolutamente todos los ingresos obtenidos durante el año, y seguidamente se restan los ingresos que no constituyen renta ni ganancia ocasional.

Ingresos no constitutivos de renta ni ganancia ocasional

Rentas exentas

La ley ha creado otro tipo de beneficios tributarios al establecer que determinados ingresos se consideran como renta exenta, como es el caso el 25% de los ingresos laborales, y naturalmente sobre esos valores no se paga impuesto de renta.

Rentas de trabajo exentas

Contrario a lo que sucede con los ingresos no constitutivos de renta ni ganancia ocasional, las rentas exentas no se restan de los ingresos sino de la renta líquida, y esta luego se convierte en renta líquida gravable.

Recordemos que la depuración de la renta o el proceso a seguir para determinar el impuesto a la renta, es más o menos el siguiente:

Ingresos

(-) Ingresos no constitutivos de renta

= Ingresos netos

(-) Costos

(-) Deducciones

= Renta líquida

(-) Rentas exentas

= Renta líquida gravable

Para conocer las rentas exentas de las personas naturales consulte el siguiente artículo.

Rentas exentas en las personas naturales

Ingresos fiscales en las personas que no llevan contabilidad.

Las personas que no están obligadas a llevar contabilidad, llevan [o pueden llevar] un tipo de contabilidad llamado contabilidad de caja, que, por supuesto, es una contabilidad no acreditada legalmente en Colombia, pero que suele utilizarse como mecanismo de control.

Cuando se lleva este tipo de contabilidad, no todo derecho exigible se contabiliza como un ingreso del periodo respectivo, puesto que, si ese derecho no se convierte en dinero en el periodo correspondiente, no se contabiliza como ingreso, ya que el ingreso se reconoce sólo en el momento en que ingrese a la caja, y de allí el nombre contabilidad de caja.

Respecto a los ingresos desde el punto de vista fiscal, tenemos el artículo  27 del estatuto tributario que versa sobre este tema en su primer inciso:

«Para los contribuyentes no obligados a llevar contabilidad se entienden realizados los ingresos cuando se reciben efectivamente en dinero o en especie, en forma que equivalga legalmente a un pago, o cuando el derecho a exigirlos se extingue por cualquier otro modo legal distinto al pago, como en el caso de las compensaciones o confusiones. Por consiguiente, los ingresos recibidos por anticipado, que correspondan a rentas no realizadas, solo se gravan en el año o período gravable en que se realicen.»

Es la típica contabilidad de caja, pero el miso artículo establece las siguientes excepciones a ese tratamiento:

Se exceptúan de la norma anterior:

  1. Los ingresos por concepto de dividendos o participaciones en utilidades, se entienden realizados por los respectivos accionistas, socios, comuneros, asociados, suscriptores o similares, cuando les hayan sido abonados en cuenta en calidad de exigibles. En el caso del numeral 2 del artículo 30 de este Estatuto, se entenderá que dichos dividendos o participaciones en utilidades se realizan al momento de la transferencia de las utilidades.
  2. Los ingresos provenientes de la enajenación de bienes inmuebles, se entienden realizados en la fecha de la escritura pública correspondiente.
  3. Los ingresos por concepto de auxilio de cesantías y los intereses sobre cesantías, se entenderán realizados en el momento del pago del empleador directo al trabajador o en el momento de consignación al fondo de cesantías. El tratamiento aquí previsto para el auxilio de cesantías y los intereses sobre cesantías, dará lugar a la aplicación de la renta exenta que establece el numeral 4 del artículo 206 del Estatuto Tributario, así como al reconocimiento patrimonial, cuando haya lugar a ello.

De la lectura de la norma anterior se puede interpretar que aquellas personas que llevan contabilidad de caja, declaran únicamente los ingresos que efectivamente reciban en un año determinado, exceptuando los ya señalados por la norma.

Por ejemplo, supongamos que en diciembre 31 del 2019 una persona natural no obligada a llevar contabilidad firmó un contrato con una persona jurídica para la construcción de la red de intranet, contrato que se ejecutó y pagó en febrero de 2020.

Aunque en este caso el contrato se firmó en el 2019, [y aunque se haya ejecutado en el mismo 2019], el contribuyente sólo reconocerá su ingreso el año en que lo recibió efectivamente, que en este caso fue en 2020, luego. al elaborar la declaración de renta del 2019 no debió declarar los ingresos del contrato en comento, sino que los debe declarar cuando presente la declaración correspondiente al año 2020.

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.

Recomendados

Sociedad por Acciones Simplificada (SAS) – Características
Prestaciones sociales
Horas extras y recargos nocturnos, dominicales y festivos
Disponibilidad del trabajador – Así se debe manejar
Uvt en el 2020