Acto definitivo en materia administrativa

Según el artículo 43 del código de procedimiento administrativo (ley 1437 de 2011), un acto definitivo es aquel que de forma directa o indirecta decide de fondo sobre un asunto, de menara tal que se hace imposible continuar con la actuación.

Este concepto resulta relevante por ejemplo en materia tributaria, debido que uno de los presupuestos para recurrir un acto administrativo ante la jurisdicción de lo contencioso administrativo, es precisamente que el acto demandado sea definitivo, que es el mismo  que da por terminada la vía gubernativa.

La administración tributaria puede proferir una serie de actos administrativos de  trámite que no deciden nada de fondo, sino que son necesarios para continuar con un determinado proceso, como puede ser el requerimiento ordinario, el emplazamiento para declarar o para corregir, etc.; de esos actos administrativos no se desprende nada definitivo en favor o en contra de un contribuyente.

Este tipo de actos de trámite, que no son definitivos, no son objeto de control jurisdiccional.

Una excepción a esta regla es el principio de per saltum, el cual permite demandar un acto administrativo que aún no es definitivo, es decir, un acto administrativo contra el cual todavía proceden recursos ante la misma autoridad administrativa, como el de reconsideración, por ejemplo, principio que procede previo cumplimiento de los requisitos considerados por la ley.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.