Diferencias entre corporaciones y fundaciones

Entre las entidades sin ánimo de lucro existentes están las fundaciones y las corporaciones, y en ocasiones se tienden a confundir unas con la otras.

Corporaciones vs Fundaciones.

Una corporación es muy diferente a una fundación, tanto por su conformación como por los objetivos y fines perseguidos.

A la hora de crear una entidad de este tipo, es preciso tener claridad respecto a cuál figura jurídica utilizar según sea el propósito que ha llevado a crear este tipo de entidades.

El Consejo de estado se ha encargado de definir de una forma muy puntual la diferencia existente entre las fundaciones y las corporaciones:

«La corporación está formada por una reunión de individuos y tiene por objeto el bienestar de los asociados, sea físico, intelectual y moral. No persigue fines de lucro.

La fundación se distingue de la corporación en que es un establecimiento que persigue un fin especial de beneficencia o de educación pública, para lo cual se destinan bienes determinados. En la fundación no hay personas asociadas sino un conjunto de bienes dotados de personería jurídica, a las asociaciones por ella actúan son secundarias en contraste con las que actúan en la corporación.

En suma, en la corporación hay asociación de personas, en la fundación predestinación de bienes a fines sociales.»

Es claro que la corporación está conformada por un grupo de personas que buscan el bienestar de ellos mismos, es decir, de los miembros de la corporación.

La fundación en cambio no está conformada por un grupo de personas, sino por un conjunto de bienes aportados por empresa o personas, cuyo objetivo es propender el bienestar o beneficio de personas diferentes a las pertenecientes a la fundación, es decir, su objetivo es beneficiar a terceras personas.

Una corporación podría ser, por ejemplo, un club de amas de casa de un barrio que tiene como objetivo conseguir recursos educativos, o de otra índole para ellas o para su familia.

Una fundación puede ser un conjunto de bienes y recursos aportados por los comerciantes del mismo barrio, cuyo objetivo no es beneficiar a los comerciantes, sino a las personas de la tercera edad, por ejemplo.

Vemos que mientras la corporación propende por el beneficio propio de sus miembros, la fundación propende por el beneficio de personas ajenas, externas a la fundación.

Por último, resulta pertinente aclarar que las fundaciones y corporaciones están reguladas por el código civil, artículos 633 a 652.

Recomendados.

Compártalo en Facebook Compártalo en Twitter

Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio. Al seguir navegando acepta su uso.