Contrato de corretaje

El contrato de corretaje es un contrato comercial que permite a un corredor poner en contacto a dos partes para que realicen un negocio, sin la intervención del corredor, pues su papel fundamental es ser un simple intermediario para facilitar el acercamiento de las partes.

Qué es el corretaje.

El corretaje, según la real academia de la lengua española, es la comisión que reciben los corredores de comercio.

También lo define como la diligencia o trabajo que pone el corredor en el los ajustes y ventas, es decir, la actividad misma que realiza el corredor.

En otras palabras, el corretaje es la remuneración que recibe el corredor por su actividad en favor.

En cuanto a la definición del contrato de corretaje, la sala civil de la Corte suprema de justicia señala en la sentencia SC008-2021:

«El corretaje, regulado en los artículos 1340 a 1353 del Código de Comercio, es un contrato en virtud del cual una parte llamada corredora, experta y conocedora del mercado, contrae, para con otra denominada cliente, encargante o proponente, a cambio de una comisión, la obligación de gestionar, promover, inducir y propiciar la celebración de un negocio poniéndola en conexión con otra u otras, sin tener vínculos de colaboración, dependencia, mandato o representación con alguna de ellas.»

En cuanto a las características del contrato de corretaje, dice la misma sentencia:

«Se trata, por ende, de un contrato mercantil típico, nominado, consensual, bilateral, principal, autónomo e independiente, oneroso, conmutativo y de libre discusión.»

Es un contrato mercantil con características propias que lo diferencias de otras figuras contractuales como lo veremos más adelante.

Qué es un corredor.

El corredor es el intermediario que realiza la actividad de corretaje, y que recibe la remuneración o comisión respectiva.

El contrato de corretaje se hace con el corredor que se encarga de hacer la intermediación, y el código de comercio en su artículo 1340 define a los corredores de la siguiente forma:

«Se llama corredor a la persona que, por su especial conocimiento de los mercados, se ocupa como agente intermediario en la tarea de poner en relación a dos o más personas, con el fin de que celebren un negocio comercial, sin estar vinculado a las partes por relaciones de colaboración, dependencia, mandato o representación.»

Es una intermediación en la que el corredor no actúa ni como mandatario ni como representante, sino como un mero intermediario entre las partes interesada en negocio que el corredor conoce.

El contrato de corretaje se diferencia del contrato de comisión, en que el comisionista actúa en nombre propio, es decir, los negocios que le encomendó el comitente los ejecuta en nombre propio, mientras que el corredor solo actúa para acercar a las partes para que estas celebren el negocio, el corredor es un facilitador de las relaciones entre comerciantes, ya que los pone en contacto para que estos realicen negocios.

Remuneración en el contrato de corretaje.

En cuanto al pago que debe recibir el corredor por su labor el artículo 1341 del código de comercio establece que se le debe pagar lo que se haya establecido para que este actuara como intermediario, y a falta de estipulación, lo que se paga usualmente por esta labor o lo que fijen los peritos. A menos que se haya establecido otra cosa el pago del corredor les corresponde a las partes en igual proporción.

La remuneración tendrá lugar siempre y cuando se celebre el negocio entre las partes, para el cual el corredor sirvió de intermediario; sin embargo, aunque el negocio comercial entre las partes no se celebre, el corredor tiene derecho a que se reembolsen los gastos en que haya incurrido como consecuencia de su labor encomendada, a menos que se haya estipulado lo contrario.

El reembolso de los gastos mencionados les corresponde a las partes, como lo establece el código de comercio para el pago de la remuneración, en partes iguales.

Derechos del corredor.

El artículo 1342 del código de comercio señala que el corredor tiene derecho a ser remunerado incluso si el negocio por el que intermedió no se concretó:

«A menos que se estipule otra cosa, el corredor tendrá derecho a que se le abonen las expensas que haya hecho por causa de la gestión encomendada o aceptada, aunque el negocio no se haya celebrado. Cada parte abonará las expensas que le correspondan de conformidad con el artículo anterior. Este artículo no se aplicará a los corredores de seguros.»

Para que lo anterior no se aplique, debe pactarse por escrito en el contrato de corretaje, pues de lo contrario se aplica la norma que obliga a reconocer los gastos en que haya incurrido el corredor en la ejecución de su misión.

Obligaciones en el contrato de corretaje.

El contrato corretaje impone una serie de obligaciones a las partes, y en especial al corredor, que por su oficio tiene una gran responsabilidad.

Esto debe ser así, porque el ejercicio de su profesión exige conocer ampliamente el mercado donde presta sus servicios, y las partes recurren al corredor precisamente por su conocimiento profundo del negocio que les intereses, por lo que están obligados a ser leales y profesionales.

En resumen, las obligaciones de las partes son las que a continuación se exponen.

Obligaciones del corredor:

  • De Encargo: El corredor debe dedicar su esfuerzo e idoneidad profesional, al negocio comercial que celebren dos o más personas, y hacer todo lo que sea necesario para que la actividad y diligencia del encargo, de la gestión encomendada llegue a buen término.
  • Es obligación del corredor de conservar y devolver las mercancías, encomendados para realizar el encargo
  • De reserva: El corredor debe mantener en secreto toda la información que le comuniquen las partes, así como de informar del desarrollo de la negociación, sin afectar el compromiso de reserva de la información.
  • De no delegar el encargo: El corredor no está facultado para delegar la responsabilidad que tiene en el contrato de corretaje.
  • De llevar los libros: El corredor debe   llevar libros en los cuales se debe consignar todas las actividades que realice.  Sobre los contratos celebrados con las anotaciones de todas las operaciones y los encargos que realizado y la identificación de sus clientes.
  • De imparcialidad: El corredor debe defender cada uno de los intereses del interesado y si el contrato de corretaje hay dos partes que contrataron al corredor, este último estará obligado a defender imparcialmente los intereses de ambas partes.

Obligaciones de los interesados.

  • Remunerar al corredor por sus servicios prestados.
  • Sufragar todos los gastos que haya incurrido el corredor en las actividades promocionales y materiales, salvo que se haya pactado lo contrario.
  • Comunicar de manera oportuna al corredor o a la otra parte del negocio jurídico, el no estar interesado en negociar.
  • A suministrar al corredor toda la información que sea relevante e importante para el desarrollo y ejecución de este contrato.
  • A suministrar las muestras e informes técnicos que razonablemente se requieran para el cumplimiento del encargo.

El corretaje de seguros.

El código de comercio incluye una sección para regular el contrato de corretaje de seguros, a partir del artículo 1347, que busca regular el ejercicio del corretaje en los contratos de servicios, en especial a las sociedades corredoras de seguros, que deben estar inscritas a la Superfinanciera y sometidas a su vigilancia.

Diferencia entre el corretaje y la agencia comercial.

La sala civil de la Corte suprema de justicia en sentencia SC1121-2018 relaciona los siguientes aspectos que diferencia el contrato de corretaje del contrato de agencia comercial, que en ocasiones se suele confundir:

  • La actividad del corredor es libre de ser ejercitada, mientras que la del agente está impuesta en el contrato.
  • El corredor actúa imparcialmente, acercando a quienes requieren de sus servicios, en tanto el agente actúa siempre en interés del principal.
  • El de agencia es un contrato de duración, y el de corretaje no.
  • El agente bien contrata o simplemente promueve o aproxima clientes a su representado, mientras que el corredor tan solo promueve o busca clientes, pero nunca contrata con ellos por cuenta de su mandante.
  • El agente –por lo común- opera en una zona de exclusividad en favor de su representado, ello no sucede en el corretaje, porque el corredor no soporta ninguna exclusividad en favor de su cliente.
  • Mientras el corretaje es libremente revocable por el mandante, esta facultad está restringida en materia de agencia.
  • El de agencia se basa en la mutua confianza entre las partes, mientas que el corretaje no.

Señala también las siguientes similitudes entre el corretaje y la agencia:

  • En ambos se actúa por cuenta de otro.
  • El carácter independiente de los comerciantes.
  • Ambos tienen por objetivo genérico la gestión de intereses ajenos.

El contrato de corretaje es más informal, tanto que incluso puede ser verbal, en tanto el de agencia comercial por ser más complejo, requiere ser por escrito, o por lo menos es lo recomendable.

Diferencia entre el corretaje y la comisión.

El contrato de corretaje y el contrato de comisión tiene bastantes similitudes, pero diferencias sustanciales.

La principal diferencia es que en el corretaje no existe dependencia, mandato ni representación, en tanto en la comisión sí existe mandato como claramente lo señala el artículo 1287 del código de comercio:

«La comisión es una especie de mandato por el cual se encomienda a una persona que se dedica profesionalmente a ello, la ejecución de uno o varios negocios, en nombre propio, pero por cuenta ajena.»

El corretaje no es más que una mera intermediación en busca de contactar a dos partes interesadas en un negocio, es decir, que su papel no es otro que procurar la relación de las partes.

Es el típico caso del corretaje inmobiliario, donde el corredor presenta al interesado en comprar la casa al interesado en venderla, o viceversa, y luego el negocio se desarrolla entre comprador y vendedor sin intervención del corredor.

En el contrato de comisión es diferente, porque el comisionista es el que negocia con tercero la venta del producto, por cuenta del dueño o vendedor, como cuando se recurre a un vendedor profesional de vehículos quien busca el comprador y fija el precio con el comprador sin intervención del dueño del vehículo.

Retención en la fuente en el contrato de corretaje.

La remuneración que reciba el corredor, que puede llamarse comisión o simplemente honorarios, está sujeta a retención en la fuente a título de renta, y la tarifa de retención será del 10% o del 11%, según corresponde de acuerdo a lo que se explica a continuación.

Retención en la fuente por honorarios.Base sujeta a retención, y tarifas de retención en la fuente a título de renta por concepto de honorarios.

Cualquiera sea el nombre que se le de a la remuneración del contrato de corretaje, la retención será por concepto de honorarios o comisiones, será practicada siempre que el pago sea realizado por una persona que tenga la calidad de agente de retención.

Recomendados.

Compártalo en Facebook Compártalo en Twitter Compártalo en Whatsapp

Déjenos su opinión

3 Opiniones
  1. Miryi Dice:

    Gracias por incluirme en su página. Quiero saber si en una comisión de arriendo por corretaje de inmuebles, una persona que refiere a su familiar debe ser incluida como parte en la comisión o sólo tenderla en cuenta como un referido. Gracias. Miryi.

    Responder
  2. lucero Dice:

    tengo una pregunta el contrato de corretaje se cumplio pero la empresa continuo con los pagos de comision por dos años mas lo cual me dio a entender que el contrato continuaba ya que ninguno de los termino el contrato de corretaje pero se fueron apropiando de mis clientes ya que por confianza todo negocio se debia consignar a la empresa que representaba a que tengo derecho

    Responder
  3. Edith Ballesteros Dice:

    Tengo una pregunta el contrato de corretaje tiene el mismo concepto del contrato de comisiones, al momento del pago se aplican las retenciones correspondientes?

    Responder
En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio. Al seguir navegando acepta su uso.