Contrato de agencia comercial

Por 14 octubre, 2019

El contrato de agencia comercial es una forma de intermediación o colaboración empresarial que está regulada por el código de comercio a partir del artículo 1317.

Concepto de agencia comercial.

contrato-agencia-comercial

En el contrato de agencia comercial, el agente recibe el encargo de promover o explotar el negocio de una empresa.

El artículo 1317 del código de comercio lo define de la siguiente forma:

«Por medio del contrato de agencia, un comerciante asume en forma independiente y de manera estable el encargo de promover o explotar negocios en un determinado ramo y dentro de una zona prefijada en el territorio nacional, como representante o agente de un empresario nacional o extranjero o como fabricante o distribuidor de uno o varios productos del mismo.

La persona que recibe dicho encargo se denomina genéricamente agente.»

En resumen, es un contrato por medio del cual una persona o empresa encarga a otra persona o empresa denominada agente, para que venda sus productos, los produzca o preste sus servicios, en un determinado territorio, actuando de forma independiente y estable como representante de uno o varios de sus productos o servicios.

Características del contrato de agencia comercial.

El contrato de agencia comercial tiene unas características muy propias que lo distinguen de loas otras formas de intermediación o colaboración empresarial, que la sala civil de la Corte suprema de justicia en sentencia SC3645 del 9 de septiembre de 2019 resumió así:

  • Es una forma de intermediación.
  • El agente tiene su propia empresa y la dirige autónomamente.
  • La actividad del agente se encamina a promover o explotar los negocios de un empresario en un territorio determinado.
  • La intervención del agenciado en la ejecución del encargo encomendado es apenas natural.
  • El desempeño de la labor exige permanencia y estabilidad.
  • El gestor tiene derecho a una remuneración.

De lo anterior se debe resaltar la independencia o autonomía del agente comercial, que debe tener una empresa propia (o establecimiento de comercio), de manera que jurídicamente deben ser independientes.

Requisitos del contrato de agencia comercial.

El contrato de agencia comercial debe constar por escrito, y, lo más importante, debe ser inscrito en el registro mercantil de la cámara de comercio donde el agente desarrollará la agencia.

La inscripción del contrato en el registro mercantil es necesario, pues sin ese registro no tiene validez frente a terceros.

Contenido del contrato de agencia comercial.

El artículo 1320 del código de comercio señala que el contrato de agencia comercial debe contener lo siguiente:

  • Nombres, apellidos, domicilio, y documento de identificación de las partes intervinientes en el contrato (empresario y agente).
  • El objeto del contrato y el ramo de actividades a desarrollar.
  • Los poderes o facultades del agente y sus limitaciones.
  • El término de duración del contrato.
  • El territorio en el cual va a desarrollar sus actividades el agente.

Aspectos relevantes del contrato de agencia comercial.

Adicional a lo ya señalado, el contrato de agencia comercial tiene unos aspectos que deben ser considerados especialmente, y que son propios de esta figura, que señalamos a continuación.

Ubicación geográfica de agencia comercial.

El contrato de agencia comercial exige definir el área geográfica donde se desarrollará la agencia, y esta debe ser clara.

Por ejemplo en el contrato de agencia comercial se suele definir para un municipio en particular, o un grupo de municipios geográficamente relacionados, o un departamento o varios departamentos adyacentes.

Exclusividad de la agencia comercial.

Una de las características del contrato de agencia comercial es la exclusividad de un agente para desarrollar los negocios encargados en un área geográfica determinada.

Señala el artículo 1318 del código de comercio:

«Salvo pacto en contrario, el empresario no podrá servirse de varios agentes en una misma zona y para el mismo ramo de actividades o productos.»

Por lo general sólo hay un agente en cada área geográfica para evitar la competencia entre encargados de un mismo negocio.

Independencia y autonomía del agente comercial.

Una de las características del contrato de agencia comercial es la independencia del agente comercial con respecto dueño del negocio.

Esa independencia no es absoluta, y sólo lo es respecto a la organización empresarial del agente comercial, más no respecto a la ejecución de la agencia como tal, pues el empresario que encarga el negocio debe tener facultad para asegurarse que el agente comercial cumpla con determinados requisitos y estándares para gestionar el negocio.

Al respecto señaló la sala civil de la corte suprema de justicia en sentencia 3645 de 2019 ya referida:

«La intervención del empresario en la ejecución del objeto jurídico de la agencia comercial, esto es, en el encargo de promover o explotar negocios ajenos y dentro de una zona prefijada, y no en la organización empresarial del agente, también tiene su razón de ser, en que aquél, es quien a la postre se desprende de precisas facultades o potestades (artículo 1320 del Código de Comercio).

Esa injerencia igualmente abreva, según el artículo 1321, ibídem, en los correlativos derechos del productor de bienes y servicios de velar porque su representante cumpla las labores confiadas, y en la obligación que éste tiene de informar a aquél las condiciones del negocio en el territorio asignado y en cuanto sean útiles al empresario para valorar la conveniencia de continuar en el mercado.»

El agente comercial debe constituirse en un ente independiente, pero debe seguir los parámetros de gestión señalados en el contrato de agencia comercial, porque quien encarga el negocio debe asegurar la calidad de los productos y o servicios que agenda.

Diferencia entre agente comercial y simple distribuidor.

Se puede confundir la agencia comercial con la distribución, pues en lo esencial son lo mismo: una persona distribuye o vende productos o servicios de un tercero.

Que una persona compre un producto a una marca para luego venderlo (lo que hacen todos los comerciantes), y allí sólo existe un distribuidor o revendedor que no tiene relación alguna con el productor.

La Corte suprema de justicia en sentencia 3645 de 2019 señaló al respecto:

«En palabras de la Sala, «(…) cuando un comerciante difunde un producto comprado para el mismo revenderlo, o, en su caso, promueve la búsqueda de clientes a quienes revenderles los objetos que se distribuyen, lo hace para promover y explotar un negocio que le es propio, o sea, el de la reventa mencionada; pero tal actividad no obedece, ni tiene la intención de promover o explotar negocios por cuenta del empresario que le suministra los bienes, aunque, sin lugar a dudas, este último se beneficie de la llegada del producto al consumidor final (…)» .

Un simple distribuidor, al actuar en causa propia, es distinto del agente, porque debe asumir todas las contingencias de la operación, por ejemplo, la pérdida o el deterioro de las mercancías, el no pago de ellas, la insolvencia o iliquidez de los clientes, o la inestabilidad de los precios en el mercado.

La contraprestación de la actividad es otro de los elementos que distancian al revendedor en una agencia, pues los distribuidores no la derivan del empresario, sino que, por sí, la amasan y construyen, sacando provecho de la diferencia de precios entre las operaciones de compra y de reventa.

Igual que en la agencia, la simple distribución tampoco excluye la intervención de los empresarios en actividades de cooperación, como publicidad (avisos en locales, camisetas, regalos, etc.), y mercadeo (incentivos, garantías, en fin), entre otras; o en materia de restricciones, imponiéndolas, verbi gratia, para salvaguardar la notoriedad de la marca o del producto y los demás derechos materiales e intangibles comprometidos en la distribución.»

La agencia comercial tiene connotaciones muy diferentes al contrato de distribución, y mucho más al simple distribuidor o revendedor, que compra una mercancía de una marca y la coloca directamente al público.

Diferencia entre el contrato de agencia y el contrato de franquicia.

Se conoce como contrato de agencia comercial aquel por medio del cual una persona se obliga a promover, explotar, fabricar o distribuir negocios de un determinado ramo de manera independiente y en representación de un empresario nacional o extranjero.

La franquicia

Por otra parte, podemos definir la franquicia como el contrato por medio del cual una persona (franquiciado) puede explotar una marca bajo la gestión y direccionamiento del franquiciador con el objeto de obtener unas ganancias, pero con el cargo de pagar el derecho de usar dicha marca.

Como primera medida se puede diferenciar un contrato de agencia comercial de un contrato de franquicia, en que el primero se encuentra regulado por el Código de Comercio, mientras que el contrato de franquicia se clasifica en nuestro país como un contrato atípico. En la agencia la obligación del agente consiste en representar al empresario o actuar como intermediario de este, es decir, que la tarea del agente es promover el negocio del empresario con el que celebro el contrato bajo su propio riesgo.

La franquicia es la cesión del uso de una marca, y de su correspondiente gestión; el franquiciador cede su marca y le proporciona al franquiciado el plan estratégico para el desarrollo del negocio, situación que no ocurre en la agencia, ya que el agente distribuye el producto a nombre del empresario sin que se le seda marca alguna o se le entregue plan de gestión.

En cuanto a la remuneración en cada contrato, en la agencia el agente recibe una remuneración aunque el negocio no se complete por causas imputables al empresario o cuando el empresario decida dar por terminado de manera unilateral y sin justa causa el contrato; mientras que el franquiciado obtiene el producto de la explotación de la marca, pero debe pagar un valor inicial por esta y las regalías que se acuerden con el franquiciador.

En la franquicia el franquiciador transfiere el conocimiento del negocio al franquiciado, mientras que en la agencia solo se encomienda a agente distribuir o fabricar los productos del empresario sí que se ceda el derecho de uso a la marca, el agente solo actúa como intermediario o representante del empresario como ya se había mencionado.

El contrato de agencia comercial se encuentra regulada en el Código de Comercio artículo 1317 y subsiguientes; por su parte la franquicia es un contrato atípico y los aspectos normativos en esta materia básicamente se encuentran en la costumbre mercantil, y demás normas del Código de Comercio y Código Civil que no sean incompatibles con este tipo de contrato.

De igual forma hay que echar mano de las normas relacionadas con la protección de marcas, pero básicamente la costumbre mercantil es la que regula los aspectos más importantes de este contrato.

Terminación del contrato de agencia comercial.

El artículo 1324 del código de comercio señala que el contrato de agencia comercial termina por las mismas causa que el contrato de mandato, y naturalmente por vencimiento del término pactado en el contrato de agencia.

Al terminar el contrato de agencia comercial el agente tiene derecho a que el empresario le cancele una suma equivalente a la doceava parte de la utilidad recibida en los tres últimos años, por cada año de vigencia del contrato, según lo estipulado en el inciso primero de dicho artículo.

El legislador incluyó este pago que el empresario debe hacer a favor del agente como una recompensa por el tiempo en que aquel efectuó la tarea de fabricar o distribuir los productos del comerciante.

Por otro lado cuando el empresario sin justa causa de por terminado el contrato de agencia, además de la recompensa mencionada deberá pagar una indemnización al agente, como gratificación a sus esfuerzos, de igual manera habrá lugar a dicha indemnización cuando el contrato sea terminado por el agente por justa causa imputable al empresario.

Esta regla se encuentra establecida en el segundo inciso del artículo 1324, el cual dice lo siguiente:

«Además de la prestación indicada en el inciso anterior, cuando el empresario revoque o dé por terminado unilateralmente el contrato, sin justa causa comprobada, deberá pagar al agente una indemnización equitativa,  como retribución a sus esfuerzos para acreditar la marca, la línea de productos o los servicios objeto del contrato. La misma regla se aplicará cuando el agente termine el contrato por justa causa imputable al empresario.»

¿Qué pasa si la causa de terminación es imputable al agente?

Si es el agente el que da lugar a la terminación unilateral simplemente no tendrá derecho a pago alguno o a indemnización, pues por causa imputable a él se dio por terminado unilateralmente el contrato y por ende no es procedente recompensarlo.

Respecto a la terminación del contrato la Corte Suprema de Justicia en sentencia de 20 de octubre de 2000, expediente 5497, citando sentencia de 31 de octubre de 1995, dijo lo siguiente:

«Como cláusula accidental de un contrato, se pacta que puede darse por terminado en forma anticipada, o no prorrogarse por un término igual al inicialmente convenido, siempre y cuando se dé aviso a la otra parte contratante con la debida anticipación. Es claro entonces que el ejercicio por una de las partes de esa facultad, no puede, ni de lejos constituir abuso del derecho.»

Como toda indemnización, esta debe ser probada y cuantificada por quien la exige, teniéndose claro que la indemnización es diferente a la compensación de la doceava parte a que se refiere el artículo 1324 del código de comercio.

Prescripción de las acciones en el contrato de agencia comercial.

Cualquier acción derivada del contrato de agencia comercial prescribe a los 5 años, según lo establece el artículo 1330 del código de comercio.

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.

Propiedad horizontal