¿Qué es un legitimario preterido?

Por   27/05/2012

En el derecho susesoral se denominan legitimarios los hijos y los ascendientes, en la sucesión de una persona es una asignación forzosa entre otras las legitimas; se consideran asignaciones forzosas según lo establecido en el código civil, las que el testador está obligado a hacer y que deben suplirse cuando no han sido hechas por este, aun en detrimento de sus disposiciones testamentarias.

Pero, ¿Qué es un legitimario preterido? Se considera legitimario preterido aquel que es pasado en silencio en la sucesión, respecto a esta figura jurídica del derecho civil la Corte Suprema de Justica, sala de casación civil en sentencia de junio 16 de 1999, expediente 5162, en cual se refirió de la siguiente manera:

“Legitimarios preteridos o silenciados. En orden a determinar la procedencia del ejercicio de la acción de modificación del testamento, es imperativo distinguir entre el significado que tiene la simple omisión de un legitimario (preterición) y esa misma omisión unida al menoscabo de legitima que de ordinario se configura cuando se atribuyen cuotas de la correspondiente asignación forzosa  a personas extrañas  o a herederos no legitimarios.”

Cuando un legitimario ha sido pasado en silencio en el testamento de una persona no debe invocar la figura jurídica de reforma del testamento sino simplemente probar su calidad de legitimario para que se le asigne lo que le corresponde en su carácter de legitimario, ya que la reforma del testamento solo se puede invocar,  no cuando  se ha guardado silencio respecto a un legitimario, sino cuando a un legitimario no se le haya dejado lo que por ley corresponde.

La reforma del testamento se encuentra consagrada en el artículo 1274 del código civil, el cual dice lo siguiente:

“Los legitimarios a quienes el testador no haya dejado lo que por ley les corresponde, tendrán derecho a que se reforme a su favor el testamento, y podrán intentar la acción de reforma (ellos o las personas a quienes se hubieren transmitido sus derechos), dentro de los cuatro años contados desde el día en que tuvieron conocimiento del testamento y de su calidad de legitimarios.

Si el legitimario a la apertura de la sucesión, no tenía la administración de sus bienes, no prescribirá en él la acción de reforma antes de la expiración de cuatro años contados desde el día en que tomare esa administración.”

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.