Ajuste fiscal al costo de los activos fijos

Por 11 marzo, 2019

El contribuyente puede ajustar o reajustar el costo fiscal de los activos fijos en los términos establecidos por el artículo 70 del estatuto tributario.

Cada año el gobierno fija el porcentaje en que puede ser incrementado el costo fiscal de los activos declarados en el impuesto a la renta por el contribuyente.

Este ajuste busca reconocer el efecto de la inflación sobre el valor real de los activos, y tiene efectos fiscales únicamente.

La regulación legal del ajuste fiscal de los activos fijos.

Señala el artículo 70 del estatuto tributario:

«AJUSTE AL COSTO DE LOS ACTIVOS FIJOS. Los contribuyentes podrán ajustar anualmente el costo de los bienes muebles e inmuebles, que tengan el carácter de activos fijos en el porcentaje señalado en el artículo 868.»

Este incremento es voluntario, es decir que el contribuyente del impuesto a la renta puede o no aplicarlo, y aplica para cualquier contribuyente, persona natural o jurídica, obligado o no a llevar contabilidad.

Se debe precisar que se el contribuyente determina el costo fiscal de los activos fijos conforme al artículo 73 del estatuto tributario, no puede aplicar el ajuste al que se refiere el artículo 70 del estatuto tributario, tal como lo dispone el artículo 280 del estatuto tributario:

«Los contribuyentes podrán ajustar anualmente el costo de los bienes que tengan el carácter de activos fijos en el mismo porcentaje en que se ajusta la Unidad de Valor Tributario, salvo para las personas naturales cuando hubieren optado por el ajuste previsto en el artículo 73 de este Estatuto.»

Lo anterior se debe a que el artículo 73 ya incorpora un ajuste fiscal con los mimos propósitos qe el artículo 70.

Porcentajes históricos de reajuste fiscal para cada año.

Año. Porcentaje de ajuste fiscal.
2018 4.07%
2017 4.07%
2016 7.08%
2015 5.21%
2014 2.89%
2013 2.40%
2012 3.04%
2011 3.65%
2010 2.35%
2009 3.33%
2008 7.75%
2007 5.15%
2006 4.87%
2005 6.1%
2004 6.95%
2003 6.00%
2002 6.00%
2001 8.96%
2000 9.36%

Base para aplicar el reajuste fiscal de los activos fijos.

Los artículos 280 y 70 del estatuto tributario señalan el ajuste que se puede aplicar peor guardan silencio respecto a la base que se debe considerar, aunque se entiende que la base ha de ser el costo fiscal del activo, según como deba calcular de acuerdo a las diferentes alternativas que ofrece el estatuto tributario (artículos 69, 72 y 73).

Regularmente el costo fiscal está constituido por el costo de adquisición más la adiciones, reparaciones y mejoras.

Cada año la base se incrementa con el ajuste fiscal que se vaya practicando.

Calculando el ajuste fiscal de los activos fijos.

Supongamos un activo que se compró en el 2012 por $100.000.000 y debemos determinar su costo fiscal a 2018 aplicando los respectivos ajustes.

Año  Costo ajustado  Ajuste
*2.012 103.040.000 3.040.000
2.013 105.512.960 2.472.960
2.014 108.562.285 3.049.325
  2.015 114.218.380 5.656.095
2.016 122.305.041 8.086.661
2.017 127.282.856 4.977.815
2.018 132.474.724 5.191.868

Por simplicidad no se ha considerado la depreciación, que es un aspecto para otro artículo.

El costo base será el que figure a 31 de diciembre del año anterior al año en que se aplica el ajuste. Así, si se pretende aplicar el ajuste en el año gravable 2018, se tomará como base el costo determinado conforme al artículo 69 del estatuto tributario a 31 de diciembre de 2017.

El resultante se suma al para incrementar el costo que servirá de base para el ajuste del siguiente año.

*Si el activo fue comprado a mitad de año, debería ajustarse proporcionalmente, pues ni se puede aplicar el porcentaje pleno cuando este corresponde a un año y el actico no estuvo en poder el contribuyente durante todo el año.

Ajuste fiscal del costo fiscal de los activos fijos y la depreciación.

El ajuste al costo de los activos fijos al tenor del artículo 70 del estatuto tributario no es objeto de depreciación.

Así lo dispone expresamente el artículo 68 del estatuto tributario:

«Cuando se trate de bienes depreciables, agotables o amortizables, la deducción o el costo por depreciación, agotamiento o amortización, se determinará sobre el costo del bien, sin incluir los ajustes a que se refieren los artículos 70, 72 y 90-2 de este Estatuto (…)»

Significa esto que al realizar la depreciación se deben separar los reajustes realizados por este concepto y luego sí aplicar la depreciación.

Recordemos que los ajustes del artículo 70 son fiscales, es decir no tienen efectos contables, de manera que el contribuyente debe separarlos lo que facilita su exclusión al momento de calcular la depreciación.

¿Hacer el ajuste fiscal o no hacerlo?

Al inicio del artículo señalamos que este ajuste es voluntario, pues la norma utiliza término «podrán», por lo tanto es optativo para el contribuyente, luego surge la duda de si es mejor hacer el reajuste o no.

El ajuste fiscal incrementa el costo fiscal de los activos, algo que es muy positivo cuando el activo se vende, pues esa venta genera una ganancia ocasional y entre más alto sea el costo fiscal menor será esa ganancia ocasional.

Ganancia ocasional en la venta de activos fijos

En consecuencia, frente a la posible ganancia ocasional es mejor aplicar el ajuste fiscal para incrementar el costo, pero hay que tener presente que un costo fiscal elevado eleva también el patrimonio líquido del contribuyente, que es base para calcular renta presuntiva e impuesto al patrimonio.

En ese orden de ideas, cada contribuyente debe evaluar si le conviene o no ajustar el costo fiscal de sus activos fijos.

Prepara tu declaración de renta con garantía en Tributi.com, la declaración de renta más confiable de Colombia.

Temas relacionados

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.

¿Preocupado por su pensión?