Auditoria financiera

La auditoría financiera consiste en un proceso cuyo resultado final es la emisión de un informe, en el que el auditor da a conocer su opinión sobre la situación financiera de la empresa, este proceso solo es posible llevarlo a cabo a través de un elemento llamado evidencia de auditoria, ya que el auditor hace su trabajo posterior a las operaciones de la empresa.

La auditoría financiera es parte elemental del control que la empresa debe ejercer a su estructura y gestión financiera, puesto que de su buen desarrollo depende el éxito o fracaso de cualquier organización.

Por más que la gestión financiera sea  la adecuada e idónea, es pertinente que una persona externa, imparcial y sin intereses dentro de la empresa realice una revisión del estado financiero de la empresa, y de la gestión financiera que se ha desarrollado.

Una opinión experta y desinteresada siempre debe ser bienvenida para la empresa, los directivos y propietarios (socios o inversionistas), opinión que la brinda un auditor.

La auditoría financiera permite encontrar posibles falencias y plasmarles en un documento que relaciones los hallazgos encontrados y las posibles soluciones que pudieran implementarse.

La auditoría financiera es la herramienta ideal para que la dirección de la empresa se apoye y pueda detectar falencias que desde adentro no se pueden identificar, pero que con la experticia de un tercero pueden salir a relucir.

Además, la auditoría financiera tiene como propósito emitir una opinión respecto a la forma como se han elaborado los estados financieros, si se han cumplido con los principios contables y financieros en su elaboración, y si están sujetos a la normatividad respectiva.

La auditoría financiera busca asegurarse que la información financiera se presente de acuerdo a los criterios o estándares establecidos para ello, y si corresponde a la realidad contable y económica de la empresa.

Recordemos que los estados financieros y los informes financieros están basados en la contabilidad, y esta debe reflejar fielmente la situación económica de la empresa.

Como se puede ver, la auditoría financiera se puede tomar como un proceso para revisar los estados financieros y los informes financieros  para constatar que hayan sido elaborados e acuerdo a las políticas predefinidas para ello, y como una herramienta para evaluar esa realidad financiera que los estados financieros pretenden revelar, lo mismo que la gestión financiera que se ha llevado a cabo dentro de la empresa.

La primera es mucho más técnica y la segunda requiere un análisis y un entendimiento más profundo de la empresa.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.