Deducción de los aportes obligatorios a salud

Los aportes obligatorios a salud que realizan empleadores y trabajadores, son deducibles de la renta para los primeros e ingreso no constitutivo de renta para los segundos.

Aportes obligatorios a salud en el impuesto a la renta.

Todo contribuyente que contrate empleados mediante un contrato de trabajo debe pagar aportes a salud por ellos, y esos pagos son deducibles del impuesto a la renta por cuanto hacen parte de los gastos laborales.

Impuesto a la renta en las personas naturales

El trabajador también debe pagar aportes a salud, tanto si es asalariado como si es independiente, solo en el segundo caso la totalidad del aporte corre por su cuenta.

Los aportes obligatorios a salud que realice el trabajador se consideran como un ingreso no constitutivo de renta.

Así lo dispone expresamente el artículo 56 del estatuto tributario:

«Los aportes obligatorios que efectúen los trabajadores, empleadores y afiliados al Sistema General de Seguridad Social en Salud no harán parte de la base para aplicar la retención en la fuente por salarios, y serán considerados como un ingreso no constitutivo de renta ni de ganancia ocasional.»

De manera que, si el trabajador declara renta, los aportes obligatorios a salud que haga el trabajador incluidos los que realice el empleador, se declaran como un ingreso no constitutivo de renta.

Ingresos no constitutivos de renta ni ganancia ocasional

La deducción en renta es para el empleador, no para el trabajador, de manera que el trabajador no puede incluir esos pagos como una deducción en su impuesto a la renta, aunque el resultado final no sea el mismo.

Si el trabajador que declara renta, a su vez tiene contratados trabajadores, los aportes a salud que realice por esos trabajadores si debe declararlos como una deducción.

Recomendados.

Compártalo en Facebook Compártalo en Twitter Compártalo en Whatsapp
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y enviaremos a su correo nuestra información mas reciente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.