Derogatoria tácita

¿Cuando se configura la derogatoria tácita?

Quienes trabajamos en el área de los impuestos, nos enfrentamos a constantes reformas tributarias. Cambios constantes en las resoluciones, concepto y circulares que emiten las diferentes entidades de administración y control del estado.

Esta situación genera cierta inseguridad jurídica, que nos obliga a estar muy atentos a los continuos cambios en la normas, reglamentos, doctrinas y hasta de la misma jurisprudencia de las altas cortes.

Por lo general, estos cambios implican la derogación de una ley, decreto, concepto, resolución, etc.

Una ley puede ser derogada de formas; expresa o tácita, así lo establece el Código civil en su artículo 71.

Una derogación expresa es cuando la nueva ley taxativamente lo establece. Por lo general, toda ley incluye al final un artículo que suele llamarse Derogatorias, es allí donde expresamente señala que artículos y que leyes se derogan. Aquí no hay ningún problema o dudas frente a la vigencia de las normas que han sido derogadas de esta forma. No se requiere ninguna interpretación para determinan la vigencia o no de una ley anterior, sencillamente se excluye de la legislación o de la normatividad las leyes y los artículos expresamente señalados en la nueva ley.

La dificultad se presenta cuando la nueva norma no manifiesta expresamente la derogación de una norma anterior, pero que al comparar la norma nueva con la anterior, resultan claramente opuestas y/o contradictorias, por lo que se hace necesario proceder a interpretar la vigencia o no de la norma anterior.

En este caso, sucede el fenómeno de la derogatoria tácita, la cual sucede cuando la nueva norma contradice, pugna, o colisiona con la norma anterior. Cuando no es posible conciliar la norma nueva con la anterior.

La derogatoria tácita, no necesariamente deroga toda la norma anterior, sino solo aquella parte que no sea posible conciliar. La derogatoria tácita deja vigente en la norma anterior todo aquel aspecto que no riña directamente con la nueva norma. Es por eso que se da el caso en que una norma puede seguir parcialmente vigente, porque mientras que no sea contraria a la nueva norma, la anterior seguirá vigente en los aspectos conciliables con la nueva. Esto no sucede con la derogatoria expresa, en la cual la totalidad de la norma anterior queda derogada.

Sobre el respecto el artículo 72 del Código civil contempla:

“La derogación tácita deja vigente en las leyes anteriores, aunque versen sobre la misma materia, todo aquello que no pugna con las disposiciones de la nueva ley”.

Un ejemplo muy diciente sobre la vigencia parcial de una ley que no ha sido derogada expresamente, es el caso de la Ley 145 de 1960, que sigue vigente en algunos aspectos, pero los otros por entrar en conflicto con leyes posteriores como la Ley 43 de 1990, ya no están vigentes.

Existe un principio constitucional muy antiguo (artículos 2o. y 3o. de la ley 153 de 1.887), que establece el principio de la prevalencia de la ley posterior, y viene a ser el principio que da sustento a la derogatoria tácita, toda vez que cuando se expide una nueva norma, esta derogará toda norma anterior que le sea contraria o se le oponga.

Esto supone la necesidad de confrontar, comparar la totalidad, el 100% de la norma anterior con la nueva para determinar que aspectos o contenidos siguen vigentes y cuales han sido derogados tácitamente. Se debe hacer una interpretación profunda de ambas leyes para poder concluir si opera o no la derogatoria tácita.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

2 Opiniones
  1. wilmer dice:

    hola alguien me puede decir un ejemplo de de incompatibilidad de la nueva ley por otra de tacita

  2. annonimo dice:

    deberian ser mas directos, y no rellenar tanto, precisos y consisos por favor

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.