Escuela científica de administración

La escuela científica de la administración, también conocida como la administración clásica, se desarrolló a finales del siglo XIX y comienzos del XX. Se basó en los principios de la ciencia y la ingeniería, y se enfocó en la eficiencia y la productividad. Administradores como Frederick Winslow Taylor y Henri Fayol se centraron en la forma en que la administración podría mejorar el rendimiento de los trabajadores y la eficiencia de las organizaciones.

Origen de la Escuela científica de administración.

La escuela científica de la administración, también conocida como la teoría de la administración científica, fue desarrollada a finales del siglo XIX por el ingeniero norteamericano Frederick Winslow Taylor. En su obra clásica, "La administración científica de la empresa" (1911), Taylor propuso un enfoque sistemático para mejorar la eficiencia y la productividad en el lugar de trabajo.

La escuela científica de la administración se basa en la idea de que el trabajo debe ser analizado y descompuesto en tareas individuales, cada una de las cuales debe ser realizada de la manera más eficiente posible. Para llevar a cabo esta tarea, Taylor propuso el uso de métodos científicos para seleccionar y capacitar a los trabajadores, así como para establecer sistemas de incentivos que recompensaran a los trabajadores por su rendimiento.

Aunque tuvo un impacto significativo en la manera en que se llevaba a cabo el trabajo en la industria, también recibió críticas por su enfoque mecanicista y de "fábrica" del trabajo. En los últimos años, sin embargo, la teoría de la administración científica ha sido revisada y actualizada para tener en cuenta el papel de las personas en el lugar de trabajo.

Frederick Winslow Taylor el Autor de la Escuela científica de administración.

Frederick Winslow Taylor fue un pionero de la administración científica y una figura controversial en su tiempo. A finales del siglo XIX, Taylor era un ingeniero mecánico en Filadelfia que trabajaba para la firma de acero Midvale. En busca de mejorar la productividad de los operarios, Taylor llevó a cabo una serie de experimentos para determinar el tiempo óptimo para hacer cada tarea.

Sus conclusiones, publicadas en un artículo de 1881, atrajeron la atención de la industria y pronto se convirtió en una figura reconocida en el campo de la administración. Taylor propuso una nueva forma de organizar el trabajo, dividiendo las tareas en pequeños pasos y asignando a cada operario una tarea específica.

Esta "escuela científica de administración" se convirtió en la base de la administración moderna. Taylor también desarrolló el concepto de "tiempo y movimiento", que analiza el tiempo necesario para realizar una tarea y determina la manera más eficiente de realizarla. Aunque Taylor era un innovador, sus ideas también eran controvertidas.

En particular, sus métodos de administración se basaban en una visión mecanicista del trabajo y de los trabajadores, lo que sus críticos consideraban inhumane. En 1911, una huelga de 20.000 operarios en la fábrica de acero de Carnegie en Homestead, Pensilvania, se convirtió en un violento enfrentamiento entre los trabajadores y la Guardia Nacional, en el que murieron diez personas.

Los huelguistas culpaban a Taylor y a su "sistema" de las condiciones deplorables en la fábrica, y el incidente marcó el fin de la influencia de Taylor en la administración. Sus ideas, sin embargo, seguían siendo populares y seguían siendo utilizadas por muchas empresas.

Postulados de la Escuela científica de administración.

La Escuela Científica de Administración, también conocida como la administración científica, es una corriente de pensamiento que se desarrolló a finales del siglo XIX y principios del XX. Esta escuela se basa en la idea de que la administración debe ser una ciencia, y que los principios de la ciencia pueden y deben aplicarse a la administración de una empresa.

La administración científica se desarrolló principalmente en Europa y Estados Unidos, y fue liderada por Frederick Winslow Taylor. Taylor creía que la administración de una empresa debería basarse en el análisis de datos y la aplicación de principios científicos. Esta escuela de pensamiento tuvo un gran impacto en la forma en que se veía la administración, y muchos de sus principios se siguen utilizando hoy en día.

Los principios de la administración científica se pueden resumir en cuatro postulados:

  1. La administración debe ser una ciencia.
  2. La administración debe basarse en el análisis de datos.
  3. Los principios científicos pueden y deben aplicarse a la administración.
  4. La administración debe buscar la eficiencia en todos los aspectos de la empresa.

La administración científica tuvo un gran impacto en la forma en que se veía la administración, y muchos de sus principios se siguen utilizando hoy en día. Si bien la administración científica tuvo algunos detractores, la mayoría de los principios de la escuela se han incorporado a la administración moderna.

Aportes de la escuela científica de la administración.

La escuela científica de la administración es una de las corrientes más importantes del pensamiento administrativo. Su principal aporte fue el énfasis en el estudio de la administración como una ciencia. Esta escuela se basó en el trabajo de Frederick Winslow Taylor, quien fue el primero en aplicar el método científico a la administración de empresas.

El objetivo de la escuela científica de la administración era mejorar la eficiencia y la productividad de las empresas. Para ello, se enfocaba en el estudio de los métodos de trabajo y en la selección y capacitación de los trabajadores. También se preocupaba por establecer sistemas de incentivos adecuados para motivar a los trabajadores. La escuela científica de la administración tuvo un gran impacto en la forma en que se llevaba a cabo la administración de empresas.

Su método científico de estudio y análisis de los procesos de trabajo se convirtió en un modelo a seguir para muchos otros investigadores. Además, sus aportes en materia de selección y capacitación de personal se han utilizado ampliamente en la actualidad. Aunque la escuela científica de la administración enfocó principalmente su trabajo en la industria, sus aportes han sido útiles también para la administración de otros tipos de organizaciones, como las gubernamentales y las nonprofits.

Cuál es la importancia de la administración científica .

La administración científica tiene como objetivo principal mejorar la eficacia y eficiencia de los procesos administrativos a través del uso de la ciencia y la tecnología. Se basa en el principio de que la administración debe basarse en hechos y datos, y no en opiniones o suposiciones.

Se centra en el estudio de la administración y el diseño de sistemas más eficientes. También se enfoca en la estandardización de los procesos y el empleo de métodos científicos para tomar decisiones. La administración científica tuvo un gran impacto en la forma en que se lleva a cabo la administración y se ha convertido en una parte integral de la administración moderna.

Ha ayudado a mejorar la eficiencia y eficacia de los procesos administrativos en una gran variedad de áreas, incluyendo la manufactura, la logística, la planificación y el control de la calidad.

10 características de la escuela científica de administración.

Esta forma de administración se basa en la teoría de la administración científica de Frederick Winslow Taylor, que sostiene que el mejor rendimiento se logra mediante el estudio de los métodos y tareas de trabajo, y la aplicación de las leyes científicas para mejorar la eficiencia.

Las 10 características de la administración científica son:

  1. Se basa en el estudio de los métodos y tareas de trabajo.
  2. Aplica las leyes científicas para mejorar la eficiencia.
  3. Establece un sistema de incentivos para motivar a los empleados.
  4. Da prioridad a la eficiencia y el rendimiento sobre el bienestar de los empleados.
  5. Utiliza métodos estandarizados de producción y control.
  6. Se enfoca en la maximización de la producción.
  7. Requiere un alto nivel de control y coordinación.
  8. Es rígida y jerarquizada.
  9. Puede ser impersonal y mecanizada.
  10. Puede no ser adecuada para todas las empresas.

La escuela científica de la administración tuvo un gran impacto en la forma en que se veía y se practicaba la administración, y muchos de sus principios se siguen utilizando.

Forma de citar este artículo (APA):

Gerencie.com. (2022, septiembre 26). Escuela científica de administración [Entrada de blog]. Recuperado de https://www.gerencie.com/escuela-cientifica-de-administracion.html

Recomendados.

Compártalo en Facebook Compártalo en Twitter Compártalo en Whatsapp
Deje su opinión o su pregunta.

Regístrese para informarle cuando se responda su pregunta.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio. Al seguir navegando acepta su uso.