Exclusión del Iva en el servicio de hosting

Por

Los servicios digitales, incluso los prestados desde el exterior y por empresas en el exterior sin domicilio en Colombia, quedaron gravados con la tarifa general del Iva, excepto los servicios de hosting y computación en la nube.

La utilización de Internet por parte de las empresas ha masificado la utilización de los servicios de hosting que la ley 1819 de 2016 consideró como excluidos del impuesto a la ventas.

El numeral 24 del artículo 476 dice al respecto:

«Suministro de páginas web, servidores (hosting), computación en la nube (cloud computing) y mantenimiento a distancia de programas y equipos.»

Respecto al servicio de hosting, este es excluido del impuesto a las ventas, no obstante, algunos servicios asociados pueden no estarlo si se adquieren por separado.

El servicio de hosting es básicamente el arrendamiento de un espacio en disco, una disponibilidad de memoria y de procesos, pero puede llevar asociados otros servicios que hacen parte integral el servicio de hosting si se adquieren como una sola unidad.

Existen dos tipos de hosting:

  1. Administrados
  2. No administrados.

En el servicio administrado, el proveedor cobra un valor determinado que incluye el suministro del hosting físico y se encarga de administrarlo, de hacerle mantenimiento, de mantener actualizado el software requerido para el funcionamiento según lo solicitado por el cliente, etc. En este caso, en nuestro criterio el valor total es excluido, pues no se puede separar lo uno de lo otro, por cuanto el cliente contrata y paga por un servicio funcional, que sin una de las partes no tiene utilidad alguna.

En el servicio de hosting no administrado, el proveedor suministra el servidor pero el cliente se encarga de gestionarlo, de instalar aplicativos, actualizarlos, hacerles mantenimiento, etc.

Ese servicio de administración puede ser realizado por el mismo cliente, o ser contratado con un tercero, y en caso de ser contratado con un tercero ya no es un servicio excluido.

Servicio de computación en la nube.

En cuanto al servicio de computación en la nueve o cloud computing, la Dian se enredó en su concepto, tanto que hace una definición inteligible para el común de los mortales e incluso para personas conocedoras del campo.

En términos generales y castizos  el cloud computing no es más que un servicio de hosting pero descentralizado o redundante, de manera que ese servicio de hosting puede estar distribuido por todo el mundo,  lo que permite solventar fallos físicos en un servidor, pues al estar distribuidos en toda una red, si un punto falla otro punto entra a suplirlo por lo que no hay interrupción del servicio.

La computación en la nuble está basada en servidores físicos, en servidores reales (no están en la nube ni son imaginarios) y luego se conectan entre sí para formar esa nube o esa red que puede operar como una sola unidad, de manera que si el centro de datos ubicado en Houston falla, los procesos que este centro ejecutaba son ejecutados por el centro de datos ubicado en Chicago o en Europa, etc. Las cargas de balancean y distribuyen entre los distintos centros físicos de datos para prestar un servicio de alta velocidad y disponibilidad, pero es un servicio que no deja de estar basado en un hosting común y corriente solo que configurado de forma diferente, por lo que era innecesario complicar el asunto con una definición técnica como la que hizo la Dian en  un concepto unificado sobre este tema, definición  que se presta para interpretaciones que sin duda generarán discusiones y procesos de fiscalización innecesarios.

Suministro de páginas Web

Respecto a la exclusión de Iva al suministro de páginas web, es otro término desafortunado utilizado por un legislador que es analfabeta digital, por cuanto no es correcto afirmar que los sitios web se suministran, sino que se diseñan, se implementan, y están unidos con el servicio de hosting, pues un sitio web requiere de un hosting para que pueda funcionar.

Cuando un contribuyente necesita un sitio web, contrata a una empresa o persona para que se lo diseñe, se lo implemente, y en el proceso se requiere contratar un servicio de hosting para que sea accesible al público.

Probablemente lo que el legislador pretendió es que ese servicio en su conjunto esté excluido del Iva, es decir que si un contribuyente contrata a una empresa o persona  para que le diseñe e  implemente su página web y se la mantenga en línea,  no pague Iva por ello. Veremos con qué definición nos  aparece la Dian.

Mantenimiento de programas y equipos a distancia

Los servicios de mantenimiento de programas (software) y equipos (hardware o u otros) están excluidos del Iva, y como la norma no hace distinciones, aplica para cualquier programa o equipo.

Es de tener en cuenta que la palabra mantenimiento es diferente a instalación, por lo que la Dian seguramente opinará que si el contribuyente paga para que le instalen un software debe pagar Iva, pero si paga para que le hagan mantenimiento a ese software no debe pagar Iva.

Es el caso de los programas o software contables.

Cuando se compra y se instala el software contable en el computador, técnicamente no es un mantenimiento; el mantenimiento viene luego de la instalación…

Y aquí surge una duda con respecto al servicio de hosting cuando la administración de este se contrata por separado, pues parte de esa administración se puede clasificar como mantenimiento de equipos y programas que es  excluido del Iva, así que allí  habrá otra fuente de conflicto con la Dian con su manía de complicar las cosas.

Contenido relacionado:
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

Una opinión
  1. Felipe Dice:

    No comprendo cual es el argumento jurídico bajo el cual se excluyen servicios que individuamente se consideran gravados, bajo el criterio consistente en que un servicio no se puede separar del otro. En mi criterio, son dos servicios independientes. Y hay muchas razones para que la DIAN rechace esa interpretación siendo consecuentes con su linea doctrinal para hechos económicos semejantes.

    Luis Felipe Zuluaga M.
    Abogado tributarista

    Responder
En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.