Objetivos específicos

A la hora de realizar un proyecto o una tarea de redacción, puede ser una tarea difícil definir los objetivos generales y específicos o incluso de una misma empresa. Es útil saber que los objetivos específicos se han subdividido a partir del objetivo general para que sean precisos y reflejen correctamente lo que se pretende conseguir con el trabajo.

¿Qué es un objetivo?

Los objetivos son lo que se pretende conseguir al desarrollar una tarea que requiere varias acciones o actividades por parte de una o varias personas en general. Sin ellos, el resto del trabajo no puede existir, ya que constituyen la base fundamental del proyecto. También es útil saber que hay que seguir las normas estándar para lograr los objetivos.

Los objetivos definen el resultado futuro que ha de alcanzarse. Cada uno de los objetivos contribuye a la consecución de la declaración de intenciones. Mientras que la declaración de intenciones debe ser concisa, los objetivos pueden entrar en detalles sobre los resultados que han de alcanzarse y desarrollar las posibles soluciones a los impedimentos descritos en la base de referencia.

Todos los objetivos deben ser SMART, es decir, específicos, medibles, alcanzables, pertinentes y con plazos establecidos «specific, measurable, attainable, relevant and time bound».

¿Por qué son necesarios los objetivos específicos?

Los objetivos específicos son necesarios por las siguientes razones:

  • Proporcionan directrices específicas para el plan en su conjunto.
  • Proporcionan criterios para determinar el éxito o el fracaso del plan del proyecto y su relevancia.
  • Mejoran la capacidad de anticipar el futuro.
  • Desarrollan una parte detallada de la estructura del plan del proyecto y definen las acciones necesarias para alcanzar el objetivo.
  • Promueven la participación, la comunicación y el trabajo en equipo y crean un entorno favorable para la preparación del plan del proyecto.

Componentes del objetivo específico

El objetivo específico consta de las siguientes partes, que a su vez responden a las siguientes preguntas:

¿Qué hay que cambiar?...

La primera condición que hay que analizar para formular el objetivo específico es la identificación de la situación que se quiere cambiar, indicando el resultado esperado.

Para quién…

Este elemento se refiere al grupo objetivo al que va dirigido el cambio o la intervención.

¿Cuál es el grado de cambio necesario?

Cuantificar el cambio, el alcance que tendrá, establecer normas y criterios para medir el éxito o el fracaso (%, €, etc.).

Dónde…

Lugar de aplicación. Es la zona o el entorno donde se desarrolla la actividad.

Cuando…

La duración del cambio, es decir, el plazo en el que se debe desarrollar y alcanzar el objetivo.

La necesidad de encontrar respuestas a estas preguntas es, de hecho, la razón de ser de una disciplina como la investigación de mercados. Decidir qué hay que cambiar, el alcance de los cambios necesarios, los productos, servicios, comunicaciones, actividades, canales, etc.

Que se verán afectados por estos cambios, y luego definir los objetivos a corto, medio y largo plazo, que deben ser lo más precisos posible. Se trata de analizar el mercado, los clientes actuales y los potenciales. A veces, para resolver problemas muy concretos, y probablemente siempre, al menos para las empresas con cierto grado de liderazgo, de forma continuada.

Los Objetivos SMART

Para aclarar que son estos objetivos. Los objetivos de desarrollo profesional SMART son objetivos que pueden dar un impulso a tu carrera. No deben limitarse a la ampliación de sus conocimientos o al desarrollo de nuevas habilidades, sino que también pueden incluir, por ejemplo, la ampliación de su red de contactos y más.

Los Específicos: los objetivos deben ser concretos. Deben estar definidos de forma clara e inequívoca. Consejo: un buen punto de partida es definir los objetivos a partir de seis preguntas básicas (quién, qué, cuándo, dónde, por qué, cómo).

Los Mensurables: los objetivos deben incluir criterios para medir el progreso y si se han alcanzado los objetivos.

Capacidad de realización: los objetivos deben ser realistas, pero también desafiantes. Los objetivos demasiado simples o demasiado complejos pueden desmotivar a los participantes.

Pertinencia: Los objetivos deben ser significativos. Deben contribuir a la aplicación de la Declaración de intenciones sobre la facilitación del comercio.

El Calendario: Los objetivos deben estar limitados en el tiempo. Para ello, los objetivos pueden incluir un calendario. Consejo: Antes de fijar un objetivo, puede ser útil establecer un marco temporal. Las partes interesadas deben responder primero a la pregunta: ¿qué puede lograrse en este plazo? Esto ayuda a gestionar las expectativas y garantiza que las conversaciones con las partes interesadas sean realistas. Al trabajar con un calendario claro, es más fácil saber qué es posible y qué no.

Ejemplos:

Ejemplo 1: Reducir el tiempo de las transacciones en un [XX%] mediante la implantación de un entorno electrónico para el comercio exterior para el [fecha]. Los comerciantes podrán presentar todos los documentos de exportación necesarios por vía electrónica.

Ejemplo 2: Reducir los tiempos de despacho de las importaciones en un [XX%] mediante la mejora del sistema de gestión de riesgos en las aduanas y la implantación de sistemas de gestión de riesgos en otros organismos implicados en el control, como el Ministerio de Agricultura y el Ministerio de Sanidad, en un [XX%].

Establecimiento de indicadores objetivos de rendimiento

El plan de acción debe establecer indicadores de rendimiento para medir la consecución de los objetivos “indicadores objetivos de rendimiento”. Estos indicadores son puntos de referencia que definen las condiciones que demuestran el éxito de un objetivo determinado o la ejecución satisfactoria de una acción. En otras palabras: los indicadores muestran resultados.

Los indicadores deben ser medibles, deben tener una unidad de medida. Algunos ejemplos de indicadores son el tiempo que se tarda en despachar las importaciones en la aduana, el coste del transporte de un contenedor o el número de inspecciones. El indicador de rendimiento objetivo «TPI» puede referirse a los principales indicadores definidos anteriormente en la hoja de ruta. Por ejemplo, la reducción de los costes de transporte debe medirse con respecto a los costes reales en el momento de elaborar la hoja de ruta. Por lo tanto, los puntos de referencia que se utilizarán en los indicadores de rendimiento deben incluirse y documentarse adecuadamente.

Los indicadores de resultados pueden también o alternativamente utilizar referencias internacionales que comparen la situación de un país con la de otros. Estos puntos de referencia son especialmente útiles si los objetivos de la hoja de ruta son mejorar la posición comercial del país en relación con otros países.

Las clasificaciones internacionales sobre logística y otros indicadores de facilitación del comercio son buenos puntos de referencia. Por ejemplo, el índice Doing Business del Banco Mundial, que incluye indicadores sobre el comercio transfronterizo, y el Índice de Desempeño Logístico pueden utilizarse como puntos de referencia.

Sin embargo, siempre hay que tener cuidado al utilizar las clasificaciones internacionales como indicadores de rendimiento. Es importante ponerlos en perspectiva. En primer lugar, las metodologías de recogida de datos no siempre se basan en criterios objetivos.

Como ya hemos dicho. Los objetivos específicos de un proyecto, una investigación o una organización son metas a corto plazo que deben alcanzarse para lograr el objetivo central o principal, llamado objetivo general. Por lo tanto, los objetivos específicos suelen ser diferentes y variados, mientras que el objetivo general es uno y, como su nombre indica, global.

Además, los objetivos específicos se derivan del objetivo general en el sentido de que representan los pasos individuales que hay que dar para lograr ese objetivo, es decir, cada objetivo general se compone de objetivos específicos.

El Objetivo y el subjetivo

Otro uso del término "objetivo" está relacionado con la objetividad, palabra derivada del nombre de las lentes de los microscopios, telescopios y otros instrumentos que nos permiten ver con claridad lo que normalmente es invisible. En este sentido, el término objetivo se refiere a aquello que no está oscurecido por consideraciones externas, es decir, por causas que no tienen nada que ver con lo que se observa.

Por ejemplo, cuando se pide a otra persona una opinión objetiva sobre un estilo de vestir, se le pide su opinión sin endulzarla, con honestidad, para dejar de lado la precaución o el miedo a ofender a la otra persona con su opinión y decir simplemente lo que piensa.

En este sentido, lo opuesto es lo subjetivo: lo que depende de la perspectiva, los sentimientos y las opiniones personales. El juicio objetivo no depende de las emociones o los sentimientos, al contrario, es subjetivo.

Características de los objetivos específicos.

Los objetivos específicos suelen centrarse en el corto o medio plazo y representan etapas secundarias en el camino hacia el objetivo general. Suelen corresponder a secciones de un determinado proyecto, es decir, a su estructura o composición interna, ya sean capítulos “monografía”, departamentos “empresa”, etc. o el propio proyecto.

Suelen ser resultados incrementales y medibles que pueden apoyarse mutuamente, es decir, que uno debe lograrse antes que el otro. Al redactar un documento o una presentación, los objetivos específicos deben escribirse de forma infinita, al igual que el objetivo general, con los detalles separados a continuación.

Objetivos específicos de la investigación.

La investigación, sea cual sea su naturaleza, siempre tiene un objetivo general, es decir, lo que se pretende probar, refutar o demostrar, y un conjunto de objetivos específicos, es decir, las acciones que hay que llevar a cabo para alcanzar el objetivo principal de la investigación. Suelen coincidir con los capítulos de un artículo científico, que suelen versar sobre un tema o etapa de investigación concretos.

Por ejemplo, si una monografía trata un tema en tres capítulos diferentes, cada capítulo se centrará en uno o dos objetivos específicos, de modo que el tema se trate progresivamente de forma clara y verificable.

Objetivos específicos de la empresa.

En el mundo empresarial, los objetivos específicos se refieren a los distintos puntos de referencia y metas que conducen a los objetivos generales, es decir, lo que se propone en la misión y la visión de la empresa.

En este caso, los objetivos generales se derivan de un análisis de las prioridades y procedimientos de la organización para determinar cómo alcanzar el objetivo en términos económicos, operativos, legales e incluso éticos. Además, la correcta formulación de estos objetivos es fundamental para definir las líneas de actuación, es decir, los procedimientos.

Muchas organizaciones tienen departamentos u órganos de coordinación, cada uno de los cuales es responsable de un objetivo estratégico. Desde este punto de vista, una organización sólo puede alcanzar su objetivo global mediante la sinergia de sus departamentos o divisiones internas.

Ejemplos de objetivos específicos.

Tanto si se trata de un estudio experimental “para demostrar la eficacia de un medicamento en el tratamiento del cáncer” como de un estudio monográfico (para demostrar la influencia de una determinada tendencia filosófica en la obra de un escultor), siempre tenemos un objetivo general que se corresponde con el nombre del proyecto y describe brevemente su finalidad.

A partir del conocimiento de este objetivo general, se pueden definir los objetivos específicos. En el caso de la investigación experimental, sin duda perseguiremos los siguientes objetivos específicos:

  • Conocer la dinámica bioquímica de los tumores y desarrollar posibles tratamientos farmacológicos.
  • Derivar diferentes cepas de medicamentos y describir sus propiedades específicas.
  • Probar los medicamentos en sujetos de prueba y anotar la eficacia en cada caso.
  • Sacar conclusiones para mejorar los medicamentos en futuros estudios.
  • En cambio, para un artículo monográfico, los objetivos específicos serán los siguientes
  • Identifique los principales elementos filosóficos del movimiento en cuestión.
  • Seleccione la obra del escultor que mejor represente estos elementos.
  • Identifique las relaciones entre ellos en cada caso.
  • Saque las conclusiones adecuadas del estudio de caso.

Tipos de objetivos específicos.

Los objetivos suelen clasificarse de dos maneras diferentes:

  • En relación con el tiempo necesario para conseguirlos. Los objetivos se dividen en tres categorías, según lo cerca que estén de alcanzarse:
  • Objetivos a corto plazo. Los que ya se lograrán en breve o sólo durarán un tiempo.
  • Objetivos a medio plazo. Aquellos que no pueden ser alcanzados inmediatamente, pero que pueden serlo en un futuro muy lejano.
  • Objetivos a largo plazo. Aquellos que fijamos para un futuro indefinido, normalmente lejano, pero que guían nuestras acciones actuales.
  • Desde su punto de vista. Los objetivos pueden ser de dos tipos, según su finalidad:
  • Objetivos generales. Son muy amplias o se refieren a una tarea en sentido amplio.
  • Objetivos específicos. Que son limitados o específicos de la tarea.

Otros tipos de objetivos específicos.

  • En las organizaciones. Los objetivos son valores y tareas que deben alcanzarse en un futuro próximo. En la ciencia del marketing, los objetivos se refieren a las innovaciones de productos destinadas a aumentar las ventas, la productividad, etc. En el ámbito empresarial, también se puede hablar de metas cuando se trata de objetivos que un profesional quiere alcanzar como tal, por ejemplo, la obtención de un alto cargo en una profesión o la posibilidad de obtener un doctorado o un puesto honorífico, todo lo cual enriquecería su currículum.
  • En formación. Se trata de hitos que se alcanzan gradualmente y que sirven como prueba de que se han adquirido conocimientos. Los profesores suelen realizar evaluaciones periódicas para comprobar si todos los alumnos están al mismo nivel de aprendizaje, por ejemplo, si han alcanzado un objetivo mensual.
  • También hablamos de los objetivos cuando disparamos a blancos para ganar experiencia. El blanco se coloca a una distancia determinada y los tiradores practican a esa distancia. Por ejemplo, se puede disparar a un objetivo a 25 o 30 metros.
  • En el ejército. Un objetivo es un lugar o un objeto que debe ser alcanzado con un disparo específico. En este caso, el objetivo puede ser derribar un avión, tomar el control de una zona o rescatar a alguien.
  • En el campo de la óptica. Un objetivo es una lente que actúa como un instrumento colocado en una zona determinada y dirigido a un objeto.

Importancia de los objetivos específicos.

Al igual que los objetivos generales, estos otros objetivos también son importantes para la planificación estratégica. La empresa debe saber no sólo qué dirección tomar, sino también cómo hacerlo. Por lo tanto, son esenciales para la alta dirección y otros departamentos, sin los cuales es imposible alcanzar los objetivos principales.

Por otro lado, permiten evaluar y controlar las desviaciones y las acciones resultantes. Además, el conocimiento de los objetivos permite una gestión eficaz de los recursos humanos, técnicos y financieros necesarios para alcanzarlos. Además, permite una planificación adecuada de cada departamento, coordinada con los demás. Por último, facilita la comunicación y el trabajo en equipo.

Criterios para la formulación de objetivos generales y específicos.

Para formular un objetivo general o específico, empieza con el infinitivo del verbo. El verbo debe describir específicamente la acción causada por el resultado. Ejemplos de verbos en infinitivo son: diagnosticar, aumentar, rentabilizar, evaluar, lograr, determinar y otros.

  • Cada objetivo específico se refiere a los principales elementos del problema.
  • El objetivo general y los objetivos específicos deben ser alcanzables en un plazo razonable.
  • Evite las palabras con distintos significados o que puedan interpretarse de distintas maneras.
  • Los objetivos deben estar organizados de tal manera que muestren el progreso hacia el objetivo general.

Errores que hay que evitar al formular los objetivos generales y específicos.

No escribas en lenguaje coloquial: es importante que en el proyecto o trabajo que escribas no utilices expresiones que sólo se entienden en tu país. Hoy en día, los trabajos o proyectos se pueden presentar en línea para que sean útiles a otros investigadores. Por lo tanto, es necesario que sean lo más específicos posible para todos los públicos lingüísticos.

Objetivo vinculado a objetivos específicos: es importante que el objetivo general esté vinculado al objetivo específico, ya que los objetivos específicos permiten desglosar el objetivo general en partes para alcanzarlo de forma organizada y en un plazo determinado.

Repetición de verbos entre objetivos: Esto ya se ha demostrado en artículos profesionales publicados en línea. Pero, ¿por qué repetir los verbos en objetos específicos cuando hay tantos para elegir? Hay infinidad de palabras para describir una acción, busque sinónimos e intente no vincular dos objetivos diferentes a la misma actividad.

Recomendados.

Compártalo en Facebook Compártalo en Twitter Compártalo en Whatsapp

Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio. Al seguir navegando acepta su uso.