La Responsabilidad Contractual y Extracontractual

Desligados los conceptos de CULPA y RESPONSABILIDAD, retomando aquel como una subjetiva “omisión de conducta” u “omisión del deber de cuidado”, y esta como un objetivo incumplimiento de las obligaciones o cuidado al hacer o decidir algo”, nos ocuparemos de la clasificación mayormente significativa de la responsabilidad.

La Responsabilidad Contractual

Cuántas veces hemos escuchado que “el contrato es ley para las partes”, y cuantas otras nos cuestionamos frente al real significado y alcance de la expresión; pues bien, teniendo por base que un Contrato no es más que un acuerdo o compromiso por el que dos o más intervinientes se obligan recíprocamente a respetar y cumplir una serie de condiciones, entendemos que de esta forma la palabra empeñada, escrita o no, se convierte en un código de conducta que debe ser escrupulosamente seguido por quienes convinieron en su estructuración.

De esta forma, la inejecución o ejecución imperfecta o tardía de las obligaciones estipuladas en un contrato válidamente celebrado, constituye fuente de responsabilidad privada, tanto de lo expresamente convenido, como a lo derivado de las consecuencias que en silencio de las partes, la ley disponga para ello,  limitada a los intervinientes del contrato y únicamente respecto de los perjuicios nacidos de ese negocio en particular.

La Responsabilidad Extracontractual

Delictual o aquiliana, es aquella que no tiene origen en un incumplimiento contractual, sino en un “hecho jurídico”, ya se trate de un hecho delictuoso en materia penal, o culposo de carácter civil, que produciendo un daño, compromete los derechos absolutos de la víctima (a la propiedad, la vida, al honor, la salud, , -por citar algunos ejemplos-) el cual debe ser resarcido, de tal forma que, el daño cuyo resarcimiento se persigue, debe estar originado en la intención positiva tanto de causar un perjuicio, o causado este, por la omisión o incumplimiento del deber de cuidado.

Podemos citar como referencia de este tipo de responsabilidad, los daños causados en accidente de tránsito.

Diferencias entre la responsabilidad contractual y extracontractual

Quizás la principal diferencia radica en la carga de la prueba, pues en la responsabilidad derivada de un contrato, el contratante cumplido no está obligado a demostrar la culpa del incumplido, ya que ésta se presume en tanto el segundo no demuestre que su incumplimiento o el atraso no le son imputables, por caso fortuito o fuerza mayor; en cambio, en la extracontractual, es la victima la obligada a  demostrar no solo el daño causado, sino la relación de causalidad entre el hecho y el daño, así como los perjuicios ocasionados por el daño.

La responsabilidad contractual puede ser restringida, aunque con excepciones, mediante una cláusula limitadora o excluyente de responsabilidad; la extracontractual al no provenir de contrato alguno, no prevén estas limitaciones documentales, aunque si pudieran presentarse hechos de compensación que la aminoren o compartan con la víctima.

La responsabilidad contractual, proviene exclusivamente de un hecho propio atribuible al contratante incumplido, en tanto la responsabilidad extracontractual, puede provenir por un hecho propio; o bien, por una conducta de otro, o por hecho ajeno, cuyo autor no ha tenido ninguna relación jurídica previa con la víctima.

Recomendados.

Compártalo en Facebook Compártalo en Twitter Compártalo en Whatsapp
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y enviaremos a su correo nuestra información mas reciente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.