Venta de bienes y propiedades del interdicto

Una persona interdicta, por su condición tiene dificultades para tomar decisiones que lo obliguen, lo que genera duda respecto a su capacidad o facultad para vender bienes o propiedades.

Figura de la interdicción.

Sea lo primero señalar que la interdicción ya no existe en Colombia, es decir, ya no es posible que la justicia declare interdicta a una persona.

La ley 1996 de 2019 eliminó la figura de la interdicción, por lo tanto, hoy no es posible que una persona solicite a un juez que declare interdicto a un familiar.

Esto deja sin efecto las consecuencias que tradicionalmente tenían la declaración de interdicción, por lo que una persona no puede ser privada de su autonomía para decidir sobre sus asuntos, así que estos siempre podrán vender sus bienes por su propia cuenta, y en caso de tener designada una persona de apoyo, se debe contar con la participación de ella para que el acto tenga validez.

¿El curador puede vender los bienes del interdicto?

Como ya señalamos, la figura del interdicto ya no existe, pero sí existen curadores para el caso por ejemplo de los memores de edad, donde los padres actúan como guardadores de los bienes que el menor de edad pudiera tener.

En tal caso, el curador o representante, puede vender los bienes de su representado siempre que se cuente con la autorización judicial.

Para ello se debe recurrir a un proceso de jurisdicción voluntaria a que se refiere el artículo 577 y siguientes del código general del proceso.

¿Una persona con Alzheimer puede vender una propiedad?

En razón a que esta persona ya no puede ser declarada como interdicta, sí puede vender sus propiedades.

Se debe tener en cuenta que estas personas, si hay adjudicado un apoyo en los términos de la ley 1996 de 2019, para poder hacer la venta deben contar con ese apoyo, pues de no hacerlo el acto adolece de nulidad relativa, tema explicado en el siguiente artículo.

Proteja su patrimonio y dignidad por si pierde lucidez mental.Evite que sus hijos o nietos decidan por usted y malversen sus propiedades y recursos, con los acuerdos de apoyo que reemplazaron la interdicción.

Es claro que actualmente una persona enferma con Alzheimer no puede ser declarada interdicta, por lo que tiene la facultad de vender sus propiedades, aunque deba contar con la persona de apoyo si esta fue designada.

Autorización notarial para enajenar propiedades de personas incapaces.

Teniendo claro que no existe la figura de la interdicción, si existen personas con incapacidad legal para vender sus propiedades, como el caso de los menores de edad, caso en el cual es posible solicitar autorización notarial.

Al respecto el artículo 2.2.6.15.2.1.1 del decreto 1664 de 2015, señala lo siguiente:

«Sin perjuicio de la competencia judicial, la solicitud y trámite correspondiente de autorización para enajenar bienes o cuotas partes de estos, cuya propiedad sea de menores de edad o de incapaces mayores de edad podrá hacerse por escritura pública, ante notario. La solicitud la suscribirán los padres del menor o los guardadores según el caso.»

Señala el parágrafo de este artículo que la autorización notarial no puede utilizare para enajenar una universalidad de bienes, caso en el cual se debe recurrir a la autorización judicial.

Contenido de la solicitud de autorización notarial.

La solicitud que se presente ante el notario para la autorización de venta o enajenación de una propiedad por parte de un curador o guardador, debe contener lo señalado en el artículo 2.2.6.15.2.1.2 del decreto 1664 de 2015:

  1. La designación del notario a quien se dirija. Será competente para tramitar la solicitud el notario del domicilio del incapaz.
  2. Nombres, apellidos, identificación, edad, nacionalidad, domicilio y residencia de los solicitantes a que se refiere el artículo anterior, quienes afirmarán y acreditarán la calidad en que hacen la solicitud.
  3. Nombres, apellidos, edad, domicilio, residencia del menor o del mayor incapaz, cédula de ciudadanía de este último, fecha y lugar de nacimiento, número del registro civil de nacimiento y número de la tarjeta de identidad, si fuere mayor de 7 y menor de 18 años.
  4. Lo que se pretende, identificando el bien o los bienes objeto de la enajenación, con precisión y claridad, y si se trata de bien o bienes inmuebles identificándolos por su ubicación, dirección, número de matrícula inmobiliaria y cédula catastral; en este caso no se exigirá transcripción de linderos cuando estos se encuentren contenidos en alguno de los documentos anexos a la solicitud. Los demás bienes se determinarán por su cantidad, calidad, peso o medida, o serán identificados según fuere el caso.
  5. Declaración expresa del valor catastral del bien o de los bienes que se pretenden enajenar. Si versa sobre bienes muebles, el valor estimado de los bienes para cuya enajenación se da inicio al trámite.
  6. Las razones por las cuales se justifica la necesidad de enajenar el bien o los bienes o una cuota parte de los mismos. Los interesados manifestarán en forma expresa cuál ha de ser la destinación del producto de la enajenación, a la que se comprometen.
  7. El contenido de la solicitud se formulará bajo la gravedad del juramento, el que se entenderá prestado con la presentación de la misma.

Es muy importante que le solicitante justifique las razones por las que pretende vender el bien, y además debe indicar el destino o uno que dará al dinero producto de la enajenación.

Procedimiento que debe seguir el notario al recibir la solicitud de autorización.

El notario no tiene autonomía para autorizar o desautorizar la solicitud de autorización para le venta de bienes por parte de un curador o guardador, sino que es autorización la extiende el defensor de familia.

Señala el artículo 2.2.6.15.2.1.3 del decreto 1664 de 2015 sobre el trámite que debe seguir el notario:

  • Recibida la solicitud, el notario verificará, en primer término, su competencia y, luego, si los requisitos y anexos establecidos en este decreto están completos y ajustados a la ley.
  • Recibida la solicitud de autorización de enajenación, el notario comunicará a la Defensoría de Familia del domicilio del menor o a la Personería Distrital o Municipal del domicilio del mayor incapaz, para que en el término de quince (15) días hábiles contados a partir del tercer día hábil siguiente al envío por correo certificado de la comunicación, el defensor o el personero se pronuncie aprobando, negando o condicionando la enajenación del bien o de los bienes objeto de la solicitud. Si transcurrido dicho término, no se pronuncian, el notario continuará con el trámite, dejando constancia de lo ocurrido en la escritura pública correspondiente.
  • Cuando el concepto del Defensor de Familia o del Personero Distrital o Municipal sea desfavorable, el notario remitirá la documentación al juez competente de lo cual informará a los solicitantes y a dichas autoridades, según corresponda.

Quien autoriza o niega la solicitud es el defensor de familia, y ante el silencio de este, la autorización la extiende el notario.

Es decir que el llamado a velar por los derechos de las personas incapaces es el defensor de familia, a fin de evitar que el guardador o curador defraude o malverse sus bienes.

Autorización judicial para que el curador o guardador pueda vender un bien.

La autorización judicial para le venta de propiedades por parte de un curador o guardador, se debe presentar ante un juez de familia, sujeto al trámite de jurisdicción voluntaria en términos del artículo 577 del código general del proceso.

La demanda que debe cumplir con los requisitos señalados en los artículos 82 y 83 del código general del proceso según dispone el artículo 578 del CGP, debiéndose acreditar el interés del demandante.

La Corte constitucional en sentencia C-716/06 se refirió en los siguientes términos frente a este tipo de procesos:

  • El trámite judicial que deben adelantar los representantes legales de los incapaces para obtener la licencia judicial para enajenar bienes inmuebles de su representados es un procedimiento ágil, en el cual los términos son cortos.
  • Dentro de ese trámite, el representante legal del incapaz tiene que demostrar ante el juez el interés que existe en el acto de enajenación, es decir la utilidad o necesidad concreta de tal acto.
  • Dentro del trámite interviene un agente del Ministerio público, lo que representa una garantía adicional para los intereses del menor.

Tanto notarial como judicialmente el guardador, curador o representante legal de la persona incapaz, deben justificar la venta del bien o bienes, y explicar o indicar el destino de los recursos obtenidos con la venta.

Recomendados.

Compártalo en Facebook Compártalo en Twitter

Déjenos su opinión

Una opinión
  1. Ramon Alfonso Perez Dice:

    Si una cooperativa hace una rifa de un apartamento entre sus afiliados, que clase de escritura debe otorgarse al asociado que se gane el apartamento en la rifa

    Responder
En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio. Al seguir navegando acepta su uso.