Tasa interna de retorno (TIR)

La tasa interna de retorno (TIR), es un indicador que mide la rentabilidad de un proyecto con base a una inversión inicial y a unos ingresos periódicos proyectados.

Qué mide la tasa interna de retorno.

La tasa interna de retorno mide la rentabilidad que pueda tener un proyecto a partir de los flujos de ingresos que se proyecte tener ende terminados periodos.

Toda inversión tiene un potencial para generar ingresos y ganancias, y ese potencial debe ser medido en el tiempo, lo que se hace con la tasa interna de retorno.

El nombre se origina precisamente del retorno futuro que obtendremos de la inversión realizada. Se trata de medir el retorno de la inversión con base a los flujos proyectados en el tiempo.

Para qué sirve la tasa interna de retorno.

La TIR sirve para evaluar proyectos y decidir si es razonable hacer la inversión o no.

Cuando se hace un proyecto de inversión, es necesario en primer lugar conocer cuánto dinero o capital se debe invertir, y luego proyectar los ingresos o ganancias que ese capital generará periódicamente, ya sea mensual o anualmente.

A partir de esa proyección se puede identificar qué tan rentable es ese proyecto utilizando la tasa internad de retorno, y de esa manera se tiene una idea aproximada de la rentabilidad que tendrá el proyecto.

Cómo calcular la tasa interna de retorno.

El procedimiento técnico para calcular la TIR es el descuento que hace igual a cero del valor netos actualizado, o valor presente neto.

Para hacer el cálculo se parte del capital que invierte, el flujo que se proyecta tener en cada periodo, y la cantidad de periodos en los que se espera recuperar la inversión.

Formula tasa interna de retorno.

La fórmula para calcular la tasa interna de retorno es la siguiente:

Fórmula TIR

Las variables de la fórmula son las siguientes:

i = Inversión inicial que va siempre en negativa.

F = Los flujos de dinero de cada uno de los periodos proyectados.

N = Al número de periodos evaluados por los que se ha proyectado un flujo de dinero.

Es una fórmula compleja en la que no profundizaremos debido a que Excel incluye una función que hace el cálculo automáticamente, como pasamos a explicarlo.

Tasa interna de retorno en Excel.

Excel incorpora la función financiera TIR que precisamente calcula la TIR a partir de una matriz que contiene los datos proyectados.

Supongamos que se hace una inversión de USD100.000 dólares y se espera recuperar la inversión en 10 años, proyectando para cada año el siguiente flujo de dinero:

Inversión inicial          -100.000
Flujo año 1                       0
Flujo año 2              10.000
Flujo año 3              25.000
Flujo año 4              35.000
Flujo año 5              40.000
Flujo año 6              42.000
Flujo año 7              45.000
Flujo año 8              47.000
Flujo año 9              50.000
Flujo año 10              55.000

Vamos a Excel y escribimos la siguiente función suponiendo que los flujos de dinero están en la columna B desde la celda 1 a la 11:

=TIR(B1:B11)

Esto nos arroja una TIR de 0,22 o 22%.

La inversión inicial siempre se coloca en negativo (-50.000), ya que representa una salida de dinero, y sólo los flujos de ingresos se colocan en positivo, pues es dinero que ingresamos gracias al proyecto o inversión.

Descargar archivo de ejemplo.

Cómo interpretar la tasa interna de retorno.

La TIR puede tener 3 resultados posibles:

  1. Mayor que cero.
  2. Igual que cero
  3. Menor que cero.

Si la TIR es mayor que cero, significa que es un proyecto rentable. ¿Qué tan rentable? Depende de qué tan lejos está de cero y de las expectativas del inversionista.

Por ejemplo, una TIR de 0.05 (5%), es bajo, pero una TIR de 0.3 (30%), es un proyecto que puede ser rentable dependiendo de si el capital inicial es financiado o no, aspecto que la TIR no contempla, pues el costo del capital inicial no es una variable considerada en su cálculo.

Fiabilidad de la tasa interna de retorno.

La TIR es un indicador que ayuda a identificar la rentabilidad de una inversión, pero no es un indicador infalible porque se basa en proyecciones, en supuestos futuros que pueden o no ocurrir.

En el ejemplo trabajado aquí, el proyecto supone unos ingresos anuales, pero al ser una simple proyección o estimación, no hay garantía que así sea.

Por lo anterior, más importante que la TIR es evaluar el cómo se ha elaborado el proyecto que estamos evaluando para identificar cómo llegaron a esas cifras de ingresos anuales.

¿Son razonables esos flujos de dinero? ¿Esos cálculos se hicieron correctamente? ¿Se valoraron todas las variables necesarias para llegar a esas cifras?

Sentarse, soñar y plasmar los sueños en una tabla de proyecciones que arroja una TIR elevada no significa que el proyecto sea bueno por el simple hecho de reflejar una TIR superior a cero.

Recomendados.

Compártalo en Facebook Compártalo en Twitter Compártalo en Whatsapp

Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio. Al seguir navegando acepta su uso.