Tratamiento de las retenciones en la fuente asumidas

Las retenciones en la fuente que el agente retenedor no aplique y en razón a ello deba asumirlas, no pueden ser deducidas del impuesto a la renta.

Una de las obligaciones de todo agente de retención es precisamente practicar las retenciones cuando haya lugar a ello, y si lo olvida o se equivoca, debe asumir las consecuencias de ello.

El artículo 370 del estatuto tributario contempla que el agente de retención deberá responder por las retenciones dejadas de practicar, lo cual no es otra cosa que una especie de sanción, pues tendrá que pagar de su patrimonio el valor que el sujeto pasivo debió pagar por concepto de retenciones, y que por negligencia, error o acuerdo mutuo, el agente de retención no retuvo.

Quiere decir esto, que las retenciones que un contribuyente asuma, deben ser contabilizadas en la cuenta de gastos denominada “Impuestos asumidos”, gasto que no cumplirá los principios de necesidad ni de causalidad con la generación de la renta, por tanto, no será posible deducirlo.

No sobra recordar que las retenciones asumidas deben ser declaradas y pagadas por el agente de retención, por lo que este deberá contabilizarlas en la cuenta 2365 como cualquier otra retención.

Según la Dían, las retenciones asumidas deben ser certificadas

La Dian, mediante concepto número 042076 de 2004, afirmó que las retenciones asumidas deben ser certificadas por el agente retenedor, esto es, por quien las asumió.

Y naturalmente la certificación será expedida en cabeza del sujeto pasivo al que se le debió retener pero que no se le retuvo, por lo que este, con certificado en mano, podrá descontar estas retenciones de su impuesto de renta y complementarios.

Así, el sujeto pasivo tendría un doble beneficio: por un lado, el agente retenedor no le aplicará la retención, es decir, no le descontará valor alguno y recibirá el 100% del pago, y por otro lado, podría solicitar la retención no practicada pero certificada de su declaración de renta.

Claro que esa retención que fue pagada efectivamente al estado, debe ser descontada por alguien, puesto que de lo contrario implicaría un beneficio económico del estado injustificado, y si el agente retenedor que fue quien la pagó, no la puede recuperar vía deducciones, pues no será otro el que la descuente que el sujeto pasivo.

Y efectivamente el sujeto pasivo podrá descontar dicha retención asumida y certificada, puesto que el certificado que se le expida, no diferenciará si la retención certificada fue efectivamente practicada o asumida, y por otro lado, esa retención certificada coincide con la retención efectivamente pagada, y por corresponder esta a un pago anticipado de un impuesto, debe ser descontada del impuesto respectivo.

Por supuesto que el agente de retención puede solicitar al sujeto pasivo que le reembolse las retenciones que dejó de practicarle tal como lo dispone el artículo 370 del estatuto tributario.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.