Deducción de retenciones e impuestos asumidos

Los impuestos y retenciones en la fuente que el contribuyente asuma no son deducibles del impuesto a la renta.

Qué son los impuestos retenciones asumidas.

El contribuyente puede asumir retenciones en la fuente que no le corresponden en distintas situaciones, como cuando olvida practicar las retenciones y debe responder por ellas.

Puede suceder que en un negocio el beneficiario del pago exija un pago neto, lo que obligue al contribuyente a asumir esa retención, algo que suele suceder cuando se pagan servicios al exterior, donde el proveedor extranjero exige un pago neto según lo contratado.

Respecto a los impuestos asumidos, se puede dar cuando la empresa regala productos en promisiones y no le cobra el Iva al quien recibe el premio, debiendo asumirlo pues en todo caso debe responder por él.

En fin, esos conceptos sin duda se constituyen en un gasto para la empresa, pero que no pueden ser deducido del impuesto la renta por no cumplir con los requisitos propios de las deducciones señalados en el artículo 107 del estatuto tributario.

Requisitos para la procedencia de costos y deducciones en renta.Requisitos que se deben cumplir para la procedencia de los costos, gastos y deducciones en el impuesto a la renta.

Cuando la empresa asume un pago que no le corresponde no se puede predicar que ese pago es necesario para generar renta, y menos que tenga relación de causalidad con la generación de renta.

En ese sentido, la Dian no acepta como deducción ningún impuesto o retención asumida, pues son pagos que legalmente no están en cabeza del contribuyente, sino de un tercero a quién el contribuyente por distintas razones optó por asumirlo o pagárselo.

Es claro el principio aquel según el cual los acuerdos entre particulares no son oponibles al fisco, de modo que, si un contribuyente decide pagar el impuesto de otro, no podrá descontárselo de su propia obligación tributaria.

Recomendados.

Compártalo en Facebook Compártalo en Twitter

Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio. Al seguir navegando acepta su uso.