La corte constitucional entre romper el principio de igualdad ante la ley y legislar

En medio de la debacle institucional causada por el paro judicial de cada fin de año a que nos tiene acostumbrados los mamertos de ASONAL JUDICIAL, el 15 de diciembre de 2014, la Corte Constitucional en Sede de Revisión de Tutela, con ponencia de la Mag. Gloria Stella Ortiz Delgado, REVOCA Sentencia de Segunda Instancia de la Sala de Casación Civil de la Corte Suprema de Justicia de 11 de octubre 2013 dentro de la Acción de Tutela de Diana Eugenia Roa Vargas, contra el Juzgado 4° de Familia de Bogotá y en gracia navideña deja sin efecto la sentencia dictada, el 28 de mayo de 2013, por el Juzgado 4º de Familia de Bogotá dentro del proceso de divorcio promovido por Roa Vargas en contra de Jorge Humberto Mesa Mesa, ordenándole proferir un nuevo fallo acorde a lo sapiens adó por esta.

El servicio militar obligatorio y el conscripto lisiado o muerto en combate

Entre tantos ires y venires de las lánguidas negociaciones de La Habana, en las que se habla de todo pero poco se concluye, entra uno que guarda relación con el futuro de los conscriptos lisiados y el dolor de las familias de aquellos que murieron en una guerra a la que no querían ir, pero les tocó asumir.

Yo no firmo…

Traemos a referencia de las anédoctas del diario de la consulta profesional, el yo no firmo:

“… no estuve de acuerdo con el Agente de Transito y no firmé el comparendo y ahora me están cobrando una multa…”; “… no estuve de acuerdo con el memorando que me pasó mi jefe y no firmé, ahora me terminan el contrato de trabajo y como no estaba de acuerdo tampoco firmé la carta ni la liquidación y me la consignaron a un juzgado…”; “… hace como 6 meses el arrendador me envió por correo una carta avisándome que el contrato terminaba al finalizar el periodo pero como estoy muy amañado,  no firmé y ahora me llega la notificación de un juzgado…”; “…vinieron del acueducto a hacer una medición y como no estaba de acuerdo con lo que marcó el aparato ese, no firmé…”

El Fundraising y los Fundraisers

Cuantos de nosotros de niños con una alcancía de la Cruz Roja al cuello salimos orgullosos a pedir una colaboración, o con los años, organizamos colecta de vecinos para juntar lo de la operación del perrito de la cuadra; o en nuestra sitio de trabajo, a escondidas rifamos un simbólico reproductor de mp3 para reunirle lo del arriendo a aquel que le robaron el sueldito, o vamos por un camino terciario cuando encontramos una cuerda tendida que nos impide el transito y un cartel mal escrito pidiendo una ayudita para el reinado de la vereda. Hasta el momento quizá como me pasó, participamos de buena o resignada gana, pero más allá del momento no consideramos de trascendencia la situación.

Se extiende plazo para obtener certificado de aptitud psicofísica para el porte y tenencia de armas

El Ministerio de Defensa Nacional mediante el Decreto N. 018 de 8 de Enero de 2015 estableció lo siguiente respecto al pazo para obtener el certificado de aptitud psicofísica para el porte y tenencia de armas:

Artículo 1.  Modificación del Artículo 8° del Decreto 738 de 2013, modificado por el artículo 1° del Decreto 931 de 2014. Modifíquese el artículo 8° del Decreto 738 de 2013, modificado por el artículo 1° del Decreto 931 de 2014, el cual quedará así:

El derecho de petición entre la crisis, el limbo y la incertidumbre

Recordemos que la Sentencia C-818 de 2011 que no obstante declaró la inexequibilidad de los Artículos 13 a 20 de la Ley 1437 de 2011 o nuevo Código de Procedimiento Administrativo y de lo Contencioso Administrativo que pretendían regular el Derecho Constitucional Fundamental de Petición, y que según la Corte Constitucional debía estar sometido a una Ley Estatutaria siguiendo lo dispuesto en el literal a) del Artículo 152 de la Constitución Política para los derechos fundamentales, difirió los efectos de dicha declaratoria hasta el 31 de diciembre de 2014 dándole un prudente compás de espera de más de 3 años al legislativo para que tramitara la Ley Estatutaria correspondiente.

La actividad de policía, autoridades de policía y policía judicial

La  actividad de policía.

Comprendida como la ejecución material del poder y de la función de policía, está bajo competencia subordinada de la Policía Nacional como Institución, siendo por esencia de naturaleza preventiva manifestada en “…medidas lícitas, razonables y proporcionadas…” tendientes a la conservación y restablecimiento de la convivencia pacífica.

De la noción de policía en general a la policía judicial. El Poder y la Función de Policía

El PODER DE POLICIA, entendido como potestad y autoridad se precisa en la facultad que en principio ejerce el Congreso de la República como órgano legislativo para dictar normas generales abstractas, impersonales y absolutas que restringen o limitan el ejercicio de los derechos fundamentales de  nacionales y extranjeros, con el propósito de mantener más allá de la convivencia ciudadana, el orden público interno en todo el territorio nacional.

De la noción de policía en general a la policía judicial. Contextualización

En el imaginario popular y vivencial mediático se tiene como referencia a policía, en el mejor de los casos, al funcionario de uniforme verde que debería cuidar de nuestra vida, honra y bienes. Quizá esta concepción no esté del todo alejada de la realidad, pero la noción engendra un visión cosmogónica de mayor amplitud, que dentro del criterio de la extrema sencillez que ha caracterizado el manejo de temas de profundo contenido teórico, traemos a referencia para la exposición de futuros temas sobre el particular.

Motoratones a un click del artículo 131 del código nacional de transito

A efecto de evitar suspicacias en cuanto a que el significado de MOTORATON varía de una región a otra, e incluso dentro de una misma ciudad, delimitaremos como MOTORATONES a aquellos y aquellas que explotan en cunchos de testosterona transformándose en remachos de quinta y superchachas de burlesque al “conducir” ese esperpento con una rueda a cada extremo del motor, a titulo de desempleados, domiciliarios, estudiantes, mensajeros, ´mototaxistas´, supervisores, ejecutivos, carteros, cobradores, escoltas, acompañantes, auxiliares de lo que sea, repartidores, o como la situa o chamba los obligue a denominarse,  para quienes las normas de transito no es que no existan, sino que tal y cual en contubernio generalizado con las “Autoridades de Transito”, sea Policía, Agentes, Guardas o Alférez, les importa un pito cumplirlas y hacerlas cumplir.