Clasificación de los activos

Para una mejor comprensión y análisis de los activos, estos se clasifican según su capacidad para convertirse en efectivo, o según la destinación o uso que se le dé, y según su naturaleza.

Qué es un activo.

Un activo es un bien o derecho que tiene la capacidad de generar beneficios para la empresa, de generar ingresos o contribuir a generarlos.

Activos corrientes.

Se considera activo corriente, todo aquel activo que es susceptible de convertirse en efectivo en un plazo igual o inferior a un año.

Es corriente todo aquel activo que se puede vender en un tiempo corto permitiendo a la empresa disponer de capital de trabajo en un tiempo razonable.

Activos no corrientes.

Caso contrario, se denominan activos no corrientes a los activos que, para poderlos convertir en efectivo, se requiere de un plazo mayor a un año.

Generalmente los activos fijos se consideran no corrientes, pero para ser exactos hay que hacer una clasificación individual para cada caso.

Vemos que la clasificación del activo depende del tiempo esperado para su realización.

La clasificación del activo de esta forma es importante para medir la liquidez de la empresa, su capacidad de cubrir pagos de corto plazo. De allí que el capital de trabajo esté fundamentado en el activo corriente.

Una empresa donde la gran mayoría de sus activos sean convertibles en dinero en plazos mayores a un año, es una empresa que tendrá dificultades para cumplir con sus obligaciones.

Otras clasificaciones de los activos.

Según nuestro plan de cuentas, los activos se dividen así:

  • Disponible.
  • Inversiones.
  • Cuentas por cobrar.
  • Inventarios.
  • Activos fijos.
  • Activos intangibles
  • Activos diferidos.

Veamos cada uno de ellos para determinar cuales se pueden catalogar como corrientes y cuales como no corrientes.

El disponible por sobradas razones es un activo corriente puesto que ya es efectivo.

Las inversiones, según su objetivo o plazo, pueden ser activos corrientes o no corrientes.

Por costumbre, se suelen calificar las inversiones como activo corriente, pero esto no siempre es así, puesto que aquellas inversiones permanentes son indiscutiblemente no corrientes.

En esto juega un papel importante las políticas de la empresa, puesto que, si en su política no está vender un activo que por su naturaleza es corriente, pues entonces se debe clasificar como no corriente.

Las cuentas por cobrar por lo general son activos corrientes. Muy pocas empresas, por ejemplo, dan créditos superiores a un año. Aunque pueden existir algunas cuentas por cobrar a más de un año, las cuentas por cobrar son básicamente activos corrientes.

Los inventarios son activos corrientes puesto que su objetivo es precisamente ser enajenados dentro del giro ordinario de la empresa.

Los activos fijos o lo que conocemos también como propiedad, planta y equipo, son siempre activos no corrientes, puesto que están destinados para ser utilizados por la empresa y no para ser vendidos.

Los activos diferidos, que son gastos pagados por anticipado y cargos diferidos, por ser un gasto o una erogación ya ocurrida, no se puede esperar obtener efectivo de ellos en ningún tiempo, por lo que no se podrían clasificar como activo corriente, aún en los casos en que se trate de activos amortizables en un corto tiempo.

Recomendados.

Compártalo en Facebook Compártalo en Twitter

Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio. Al seguir navegando acepta su uso.