Despido del trabajador por enfermedad ¿Cuándo se puede?

Por 5 abril, 2019

El trabajador que sufre de una enfermedad que lo incapacite para trabajar puede ser despedido con justa causa pero con indemnización, con las limitaciones y requisitos que exige la ley.

El despido del trabajador por enfermedad crónica o contagiosa.

En principio ningún trabajador puede ser despedido por enfermedad, pero en casos excepcionales la terminación del contrato de trabajo es posible cuando el estado de salud del trabajador es incompatible con su actividad laboral.

En consecuencia, si un trabajador a causa de su enfermedad no puede desarrollar ninguna actividad, no queda otra alternativa que la desvinculación del trabajador.

Esta causa está contenida en artículo 62 del código sustantivo del trabajo que señala lo siguiente:

«La enfermedad contagiosa o crónica del trabajador, que no tenga carácter de profesional, así como cualquiera otra enfermedad o lesión que lo incapacite para el trabajo, cuya curación no haya sido posible durante ciento ochenta (180) días. El despido por esta causa no podrá efectuarse sino al vencimiento de dicho lapso y no exime al empleador de las prestaciones e indemnizaciones legales y convencionales derivadas de la enfermedad.»

Desde que esta norma fue redactada es mucho lo que ha evolucionado la protección constitucional de los trabajadores, de suerte que hoy es inaplicable este artículo tal como está su redacción, pues la corte constitucional ha condicionado la norma en varios sentidos.

Terminación del contrato de trabajo con justa causa

La necesidad de extender el periodo de 180 días.

La norma habla que la causal para despedir al trabajador se activa luego de 180 días, pero la Corte constitucional ha considerado que ese plazo se debe extender más allá, y que le corresponde a al fondo de pensiones asumir el pago de la incapacidad, previo concepto favorable de la EPS.

En consecuencia, no es posible despedir al trabajador en el día 181 de la evolución de la enfermedad, requiriéndose primero surtir una serie de trámites para que proceda el despido.

Recordemos que el proceso inicia con incapacidades temporales en ocasión a cualquier enfermedad,  por lo tanto, el tratamiento que se debe seguir es el previsto para las incapacidades laborales.

Incapacidades laborales

El deber de reubicar al trabajador.

Antes de despedir al trabajador, es necesario primero reubicarlo en un cargo que se adapte a sus condiciones de salud, es decir, que si la recuperación del trabajador luego de 180 días de incapacidad, o de los días que sea, es apenas parcial, es deber del empleador ofrecerle un cargo y un medio que se adapte a su capacidad laboral limitada.

La terminación del contrato de trabajo llega cuando la EPS determina que el trabajador no puede desempeñar ninguna tarea o actividad laboral, pero en caso que el diagnóstico médico disponga que el trabajador puede laborar en determinadas condiciones, el despido se hace improcedente, a no ser que la empresa demuestre no poder ofrecer un cargo que se ajuste a las limitaciones del trabajador.

La obligación de pedir autorización al ministerio del trabajo para despedir al trabajador enfermo.

Si bien la norma no contempla tal procedimiento, la Corte constitucional ha dispuesto que así debe ser, en consecuencia el empleador debe solicitar ese permiso.

Ese permiso se debe solicitar si el trabajador va a ser despedido en razón a su enfermedad, y para ello el empleador debe probar que se siguió con el procedimiento de recuperación médica y no fue posible, y en caso de que la recuperación haya sido parcial, debe demostrar que no puede reubicar al trabajador.

Lo anterior se puede encontrar en la sentencia T-468-10 de 2010 entre otras.

El despido solo procede por enfermedad común y laboral.

trabajador-enfermo

La norma en principio aclara que esta causal aplica sólo cuando se traga de una enfermedad no profesional o no laboral, es decir, de origen común, pero luego dice «así como cualquiera otra enfermedad o lesión que lo incapacite para el trabajo», de modo que cualquier sea el origen de la incapacidad del trabajador para laborar, procede la terminación del contrato de trabajo.

Si se trata de una enfermedad de origen laboral, el asunto ya es competencia de la Arl, y de ser el caso, se debe tramitar una pensión por invalidez, y si se trata de una enfermedad común, corresponde al fondo de pensiones reconocer una eventual pensión de invalidez.

Pensión de invalidez - Riesgo común y laboral

Es decir, si la enfermedad da para reconocer una pensión por invalidez, el contrato se puede terminar cuando se reconozca la pensión, y si no, cuando se surtan todos los trámites y el ministerio del trabajo autorice el despido.

Lo normal es que cualquier enfermedad de trata por el sistema de seguridad social y ya cuando se configure la causa legal para terminar el contrato, entonces se hace. Se insiste: no es tan sencillo como despedir el trabajador el día 181 de la enfermedad.

En cualquier caso, la decisión del empleador debe estar soportada en un diagnostico médico en el que sea claro que el trabajador no puede trabajar, ya sea por su estado de enfermedad o por el tipo de enfermedad que coloca en riesgo a los demás trabajadores.

De manera pues que la decisión no puede ser producto de una opinión o creencia del empleador.

El pago de la indemnización por despido injustificado.

S bien la norma faculta al empleador para terminar el contrato de trabajo, se trata de una causa legal pero no precisamente justa, razón por la cual en todo caso el empleador debe pagar la respectiva indemnización por despido injustificado.

Indemnización por despido sin justa causa

Ha de ser así porque la norma lo dice, y ello tiene sentido en razón a que no ha sido culpa del trabajador estar enfermo, por lo tanto tiene derecho ser indemnizado.

El preaviso para despedir el trabajador por enfermedad.

El artículo 62 del código sustantivo del trabajo prevé la obligación de notificar al trabajador con una antelación de 15 días antes de terminar el contrato:

«En los casos de los numerales 9 a 15 de este artículo, para la terminación del contrato, el empleador deberá dar aviso al trabajador con anticipación no menor de quince (15) días.»

Sin ese preaviso el despido será ilegal, ineficaz y el trabajador puede conseguir el reintegro si llegara a demandar.

Conozca sus derechos y obligaciones como trabajador o empleador con nuestra Guía Laboral 2019.

Temas relacionados

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

Una opinión
  1. Maria Eugenia Ortiz Dice:

    Trabaje 22 años en la ufps tengo 53 años me despidieron de mi trabajo de servicios generales donde me enferme de artrosis degenerativa en ccadera y rodilla, debido s los movimientos repetitivos de mi trabajo, me encuentro desesperada.

    Responder
En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.

¿Preocupado por su pensión?