Ecuación contable

La contabilidad moderna tiene como pilar central la llamada ecuación contable que permite llegar a una igualdad entre las cuentas del patrimonio de la empresa.

Qué es la ecuación contable.

La ecuación contable es la representación matemática de la igualdad presente en la conformación patrimonial de la empresa, donde lo que se debe es igual a lo que se tiene.

La ecuación contable tiene las siguientes variables:

  1. Activo.
  2. Pasivo.
  3. Patrimonio.

Y la ecuación contable nos dice que la suma de los pasivos y del patrimonio debe ser igual al total de activos de la empresa, y por ello la fórmula de la ecuación es la siguiente:

Activo = Pasivo + Patrimonio.

La ecuación tiene su sentido en el concepto del haber y deber de la contabilidad, que nos enseña que lo poseído por la empresa es igual a lo que esta debe.

Para que la empresa obtenga o construya los activos, debieron suceder dos cosas o una de dos cosas:

  1. Prestó plata a un banco, por ejemplo (Pasivo)
  2. Los socios colocaron la plata (Patrimonio).

Las empresas no surgen de la nada, sino que son creadas, así que los recursos que la empresa tiene fueron aportados por los socios y los terceros que las financiaron, y por eso es que el activo es igual a la suma de los pasivos más el patrimonio.

El concepto de la ecuación contable se basa en que el valor del activo debe ser financiado en un 100%, 100% que puede ser financiado en parte con deudas y parte con capital propio, siendo las deudas el pasivo y el capital propio el patrimonio, o que puede estar financiado en su totalidad por patrimonio o aporte de los socios.

Para qué sirve la ecuación contable.

Como ya señalamos, la ecuación contable es el pilar de la contabilidad moderna, que se complemente con la partida doble, donde lo que sale es igual a lo que ingresa, y lo que se tiene es igual a lo que se debe.

Por ello, la ecuación contable es una igualdad, que permite determinar el balance de una empresa.

Por consiguiente, la ecuación contable nos sirve para identificar y construir ese balance en el patrimonio de la empresa, balance que representa los activos de la empresa, y los correspondientes pasivos y patrimonio.

El balance general de toda empresa no es más que la aplicación de la ecuación contable, puesto que el balance muestra precisamente los activos, pasivos y patrimonio de la empresa.

Ejemplo de la ecuación contable.

La ecuación se caracteriza porque permite conocer una variable desconocida llamada incógnita, a partir de dos variables conocidas.

Como toda ecuación, estas variables se pueden intercambiar y variar su valor y siempre llegaremos a la misma igualdad, ya que en ella está también incorporado el concepto de la partida doble, que permite mantener la igualdad en la medida que toda partida tiene una contrapartida del mismo valor, impidiendo así que pueda presentarse una diferencia que pueda afectar el equilibrio de la ecuación contable.

Por ejemplo, si tenemos un activo de 100 y un pasivo de 40, ¿Cuál es el patrimonio?

Activo  100.
Pasivo  40.
Patrimonio  X

En esta ecuación X es el patrimonio, que desconocemos y debemos hallar.

Recordemos la fórmula:

Activo = Pasivo + Patrimonio.

Reemplazando tenemos:

100 = 40 + X

Entonces;

X = 100 - 40

Luego,

X = 60.

La respuesta es:

  • Activos: 100.
  • Pasivos: 40.
  • Patrimonio: 60.

Se aprecia que en efecto el pasivo más el patrimonio es igual al activo.

Recomendados.

Compártalo en Facebook Compártalo en Twitter

Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio. Al seguir navegando acepta su uso.