Planeación tributaria

La planeación tributaria es una herramienta que permite optimizar la carga tributaria de una empresa, gestionando inversiones a fin de aprovechar los diferentes beneficios tributarios.

Qué es la planeación tributaria.

La planeación tributaria es el proceso mediante el cual la empresa diseña los objetivos y decisiones que tomará a fin de realizar hechos económicos que optimicen el hecho generado del impuesto.

La planeación tributaria busca prever situaciones y acciones a fin de evitar cargas tributarias innecesarias.

Se trata de beneficiarse de la misma norma tributaria sin recurrir a la evasión ni a la elusión tributaria. Es tomar las decisiones adecuadas para aprovechar los distintos beneficios o tratamientos especiales que contempla la norma tributaria.

Objetivos de la planeación tributaria.

El objetivo de la planeación tributaria es optimizar la carga tributaria del contribuyente, de manera que no pague más impuestos de los que la ley ha considerado.

Como ya lo señalamos, no se trata de evadir ni eludir impuestos, ni siquiera de incurrir en abuso tributario; simplemente se trata de aplicar las normas fiscales plenamente, pero eligiendo inversiones y decisiones para que la realidad económica de la empresa se adapte a esas normas fiscales.

Cómo hacer una planeación tributaria.

Para hacer una planeación tributaria se requieren 2 elementos principales:

  1. Conocer la norma tributaria a profundidad.
  2. Conocer la realidad económica del contribuyente.

Conocer la norma fiscal es de vital importancia porque se tiene claro cómo y cuándo se causa un impuesto, y conocer la realidad económica el contribuyente permite planar las decisiones y las inversiones para que coincidan con la norma tributaria a fin de pagar el impuesto justo.

Por ejemplo, sabemos que la venta de un activo antes de los 2 años genera renta ordinaria, y que si lo vendemos luego de los dos años se genera ganancia ocasional, que tiene una menor tarifa de impuesto.

¿Cómo se planea en ese caso? Se toma la decisión de vender el activo luego de 2 años.

Y así se hace con cada decisión o inversión que la empresa realice, para tener claro cómo aprovechar al máximo la norma bien aplicada.

¿La ley brinda un beneficio por contratar empleados con ciertas condiciones? Pues se contratan esos. ¿Si hacen donaciones se obtiene un beneficio tributario?, pues e hacen.

¿Invertir en determinadas áreas o sectores otorga un beneficio? Se invierte en esas áreas, etc.

Fases de la planeación tributaria.

La planeación tributaria tiene 3 grandes fases:

  1. Conocimiento de la actividad económica del contribuyente.
  2. Estudio de la realidad tributaria del contribuyente.
  3. Desarrollo de la planeación.

Conocer la actividad económica del contribuyente permite saber cómo se causa el impuesto, cuál es el hecho generador, y a partir de ese conocimiento se sientan las bases para planear las decisiones internas como inversiones, ventas, contratación, etc.

El estudio de la realidad tributaria de la empresa permite conocer cómo se están cumpliendo las obligaciones tributarias, cuánta es la carga tributaria según la actividad de la empresa, y determinar si hay lugar a la optimización de esa carga tributaria.

Por último, con base los estudios anteriores se desarrolla el plan a seguir por parte de la empresa, para lo cual se presentan informes y análisis en los que se explican las medidas a tomar y por qué se deben tomar.

Campos que compiten a la planeación tributaria.

La planeación tributaria no es un aspecto individual y separado en la empresa, y debe analizarse e implementarse en conjunto con la planeación financiera y operativa de la empresa.

Si la empresa pretende hacer una inversión, debe evaluarse el efecto tributario de esa inversión, y adaptarse de tal forma que la carga tributaria se optimice.

Las decisiones financieras y de inversión son las que a final causan el impuesto, y por eso debe hacerse planeación tributaria para saber cuándo, dónde y cómo invertir a fin de pagar el menor impuesto posible.

Importancia de la planeación tributaria.

Planear permite optimizar el resultado, que en este caso pagar el menor impuesto que la ley permite.

Cuando hace planeación tributaria, el contribuyente logra cumplir cabalmente con sus obligaciones fiscales, al tiempo que paga lo justo según la norma.

Cuando no se planea, se paga más impuesto, y en ocasiones, se terminan pagando sanciones e intereses.

La planeación señala el camino que la empresa debe seguir para tener más rentabilidad sin que su carga tributaria se incremente, y por lo general, se disminuya en la medida en que se optimizar la causación del impuesto.

Recomendados.

Compártalo en Facebook Compártalo en Twitter Compártalo en Whatsapp

Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio. Al seguir navegando acepta su uso.