¿Retención a hoteles por servicio de parqueadero, alquiler de salones, entre otros?

El artículo 207-2 del estatuto tributario señala una renta exenta aplicable “los servicios hoteleros” que se presten ya sea por los nuevos hoteles, los hoteles que se amplíen o remodelen por un término de 30 años.

En el impuesto sobre la renta y complementarios, por tratarse de una renta exenta no debe operar retención en la fuente alguna a dichos servicios hoteleros. Sin embargo ¿dicha exención opera para los servicios de parqueaderos, bares, alquiler de salones entre otros?

Pues bien, el dilema está en definir que debe entenderse por servicios hoteleros. Dentro de una sana interpretación cualquier servicio que preste un hotel debería esta cobijado por la renta exenta de que trata el estatuto tributario.

Al respecto, el decreto reglamentario 2755 de 2003 en el artículo 9 señala que debe entenderse por servicios hoteleros:

“Artículo 9°. Servicios hoteleros. Para efectos de la exención a que se refieren los artículos 4° y 6° del presente decreto, se entiende por servicios hoteleros, el alojamiento, la alimentación y todos los demás servicios básicos y/o complementarios o accesorios prestados directamente por el establecimiento hotelero o por el operador del mismo.” (Subrayado propio)

El hecho de que el decreto no sujete la renta exenta al servicio de alojamiento (pues dice y/o) implicaría que los servicios se parqueadero, alquiler de salones, alimentación, entre otros, sean considerados renta exenta.

Pero ¿Qué piensa la DIAN sobre este tema? La Administración Tributaria mediante concepto 036386 de 2005 manifestó lo siguiente:

“Tesis jurídica

La exención del impuesto sobre la renta y complementarios contenida en los numerales 3 y 4 del artículo 207-2 del Estatuto Tributario relativa a los servicios hoteleros se extiende a los servicios accesorios y complementarios como los de bar, discoteca, banquetes, salones de convenciones o eventos y centros de negocios; entre otros, siempre y cuando estén vinculados al servicio básico de alojamiento.

Interpretación jurídica

El artículo 207-2 del Estatuto Tributario consagra en sus numerales 3 y 4 la exención del impuesto sobre la renta y complementarios por treinta años para los servicios hoteleros, referida a los ingresos que perciban los nuevos hoteles construidos dentro de los quince años siguientes a partir de la vigencia de la Ley 788 de 2002. Cuando se trate de hoteles remodelados o ampliados en el mismo término, se prevé la exención por el mismo periodo señalado, limitada a la porción que represente el valor de la remodelación y/o ampliación en el costo fiscal del inmueble remodelado o ampliado.

El Ministerio de Comercio, Industria y Turismo mediante la Resolución 0657 de abril 8 de 2005 por medio de la cual reglamenta la categorización por estrellas de los establecimientos hoteleros o de hospedaje define en su artículo 1° a los hoteles, así:

"...Hotel. Establecimiento en que se presta el servicio de alojamiento en habitaciones y otro tipo de unidades habitacionales en menor cantidad, privadas, en un edificio o parte independiente del mismo constituyendo sus dependencias un todo homogéneo y con entrada de uso exclusivo. Dispone además como mínimo del servicio de recepción, servicio de desayuno y salón de estar para la permanencia de los huéspedes, sin perjuicio de otros servicios complementarios".

El Decreto 2755 de 2003 "por medio del cual se reglamenta el artículo 207-2 del Estatuto Tributario" define en su artículo 9° los servicios hoteleros, así:

Artículo 9°. Servicios hoteleros. Para efectos de la exención a que se refieren los artículos 4° y 6° del presente decreto, se entiende por servicios hoteleros, el alojamiento, la alimentación y todos los demás servicios básicos y/o complementarios o accesorios prestados por el establecimiento hotelero o por el operador del mismo.

La Ley General del Turismo Ley 300 de 1996 define en su artículo 79 al contrato de hospedaje así:

"Artículo 79. Del contrato de hospedaje. El contrato de hospedaje es un contrato de arrendamiento, de carácter comercial y de adhesión, que una empresa dedicada a esta actividad celebra con el propósito principal de prestar alojamiento a otra persona denominada huésped, mediante el pago del precio respectivo día a día, por un plazo inferior a 30 días".

Con base en estos elementos jurídicos es claro que el servicio hotelero incluye como servicio básico al hospedaje y es sobre el mismo que se predica lo accesorio y complementario. De este modo todos los servicios vinculados al servicio básico de hospedaje tanto accesorios como complementarios tales como los de bar, discotecas, banquetes, convenciones o eventos, entre otros, gozan de la exención prevista en los numerales 3 y 4 del artículo 207-2 del Estatuto Tributario y en el Decreto 2755 de 2003.” (Subrayado propio)

Tal como se resalta, a juicio de la administración los servicios en cuestión se encuentran exentos SIEMPRE que sean complementarios al servicio de alojamiento, lo que implicaría que el solo alquiler de un salón para un evento no sería considerado renta exenta sino existe conjuntamente un servicio de alojamiento inherente.

No compartimos de ninguna manera la postura de la administración tributaria, y en esa medida consideramos que no debería efectuarse retención en la fuente por estos servicios amparados en la definición de servicios hoteleros que trae el decreto 2755 de 2003.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.