Deducción de los gastos de viaje en el impuesto a la renta

Los gastos de viaje que deba pagar un contribuyente son deducibles del impuesto a la renta si cumplen con los requisitos generales de las deducciones.

Gastos de viaje que paga un contribuyente.

Un contribuyente debe pagar gastos de viaje a sus trabajadores y directivos para fines destinos relacionados con el desarrollo del objeto social del negocio, y por lo general, esos gastos de viaje son deducibles del impuesto a la renta.

Requisitos para la procedencia de costos y deducciones en renta

La deducción depende de que el gasto de viaje sea necesario para la generación de renta, lo que implica que deba tener relación de causalidad.

Para ilustrar la anterior transcribimos el siguiente aparte de la sentencia 18792 del 18 de junio de 2015 de la sección cuarta del Consejo de estado con ponencia de la magistrada Carmen Teresa Ortiz:

«En ese contexto, la Sala considera que en este caso no está probada la relación de causalidad entre los gastos por los viajes realizados por unas personas que presuntamente son empleados de la empresa demandante a Venezuela y Estados Unidos, entre estos el pago del impuesto de salida, con la actividad generadora de renta, pues la actora se limitó a afirmar, sin ningún sustento probatorio, que el gasto cumplía con lo establecido en el artículo 107 del Estatuto Tributario, lo que no logra demostrar la procedencia de la deducción.

En efecto, la sociedad debió demostrar el vínculo que tienen las personas que viajaron, con la empresa, y el propósito del viaje, omisión que no se satisface con la simple manifestación de que el gasto corresponde a un viaje realizado para evaluar una posible asesoría a una compañía en Venezuela o a Estados Unidos a una feria de productos plásticos.»

En razón a lo anterior no todo lo que se pague por gastos de viajes es deducible del impuesto a la renta, sino aquellos que se demuestren necesario y que tuvieron relación de causalidad con la actividad generadora de ingresos.

Por ejemplo, si se le pagaron gastos de viaje al representante legal para que firmara un contrato, es un gasto deducible del impuesto a la renta, pero si se pagaron para que asistiera un club social, no será deducible.

Lo anterior exige que el contribuyente documento debidamente los pagos que realice por gastos a viaje a fin de probar la necesidad y la conexidad del gasto.

Es importante recordar que no se debe probar que de ese gasto se generó un ingreso, como se precisa en la misma sentencia:

«Que el artículo 107 del E.T no exige que a instancia del gasto se genere un ingreso, lo que exige es que tenga relación de causa y efecto, pero no como gasto-ingreso, sino como gasto-actividad. Por eso, la Sala considera que la injerencia que tiene el gasto puede probarse con el ingreso obtenido, pero esa no necesariamente es la única prueba de la injerencia, si por tal se entiende la acción de “Entremeterse, introducirse en una dependencia o negocio”.»

No se debe probar que con cada erogación se generó un ingreso, pues la norma no exige tal cosa.

Supóngase que se pagaron gastos de viaje para que el representante legal junto con sus asesores firmase un contrato para la empresa. Ese gasto a todas luces es deducible del impuesto a la renta, pues el contrato generará ingresos para la empresa.

Ahora supóngase que luego de firmado el contrato por alguna razón no se ejecutó y la empresa no obtuvo ningún ingreso de esa gestión. Esa circunstancia no convierte el gasto en no deducible, pues a pesar de no haberse generado un ingreso, está directamente relacionado con la actividad generadora de renta.

Recomendados.

Compártalo en Facebook Compártalo en Twitter
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y enviaremos a su correo nuestra información mas reciente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.