Impuestos deducibles

Por   23/10/2017

Por disposición expresa del artículo 115 del estatuto tributario son deducibles del impuesto de renta, los impuestos de industria y comercio, de avisos y tableros y el impuesto predial.

Para que estos impuestos sean deducibles, deben haberse pagado efectivamente en el periodo gravable objeto de declaración, y además deben tener relación de causalidad con la actividad generadora de renta.

Igualmente es deducible el 50% del gravamen a los movimientos financieros [cuatro por mil], que sea certificado por la respectiva entidad y que hayan sido efectivamente pagados por el contribuyente.

Para que sea deducible el 50% del gravamen a los movimientos financieros, no es necesario que exista relación de causalidad entre el impuesto y la actividad generadora de renta del contribuyente.

Igualmente son deducibles las contribuciones que las empresas realicen a las entidades de control que la vigilen, como la superintendencia de sociedades, entre otras.

El artículo 115 limita los impuestos como deducción, por lo que si un impuesto es resulta imputable como costo, debe ser aceptado fiscalmente, pues así se infiere del mismo artículo 115 del estatuto tributario:

«… La deducción de que trata el presente artículo en ningún caso podrá tratarse simultáneamente como costo y gasto de la respectiva empresa.»

Por un lado, el artículo 115 sólo se refiere a las deducciones, por tanto, no le es aplicable a los costos, que en la normatividad fiscal son completamente diferentes, y de otra parte, el mismo artículo 115 advierte que un impuesto deducible no puede tratarse simultáneamente como costo y como gasto, por lo que está reconociendo implícitamente la posibilidad de tratar como costo los impuestos, y en aquellos eventos no podrá tratarse también como deducción, aunque la ley permita tratarlo como deducción.

No se trata de clasificar como costo un impuesto de forma caprichosa, sino que debe corresponder a la correcta aplicación de la norma y técnica contable.

En este orden de ideas, es posible que algunos contribuyentes puedan imputar como costo el impuesto a los vehículos o el impuesto de timbre.

En el caso del impuesto a las ventas pagado, si  no es posible descontarlo, se puede tratar como costo o deducción, siempre que el bien o servicio gravado adquirido tenga relación de causalidad con la actividad generadora de renta del contribuyente.

El impuesto de renta y complementarios no es deducible ni es imputable como costo aunque contablemente se trate como gasto.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.