Servicio de parqueadero

1. Contrato de depósito
El Código Civil define el contrato de depósito como aquel “en que una de las partes entrega a la otra una cosa corporal o mueble para que la guarde, y la restituya en especie, a voluntad del depositante”. El contrato de depósito es un contrato real en la medida que se perfecciona con la entrega de la cosa al depositario.

Valga precisar que por su naturaleza el contrato de depósito mercantil
es remunerado y el civil gratuito. No obstante, en este último caso,
si se estipula remuneración el contrato deviene en un arrendamiento de
servicio, el cual está sujeto en lo relativo a quien presta el servicio
a las obligaciones y derechos del depositario excepto en lo relativo a la responsabilidad,
pues en este caso ella se extiende hasta la generada en culpa leve.


2. Responsabilidad del depositario

En tal virtud, el contrato de depósito comporta la responsabilidad del
depositario frente al bien depositado, en los términos señalados
en los artículos 1171 del Código de Comercio y 2244 y 2247 del
Código Civil, como sigue:
“Art, 1171. [Código de Comercio]El depositario responderá
hasta de culpa leve en la custodia y conservación de la cosa. Se presumirá
que la pérdida o deterioro se debe a culpa del depositario, el cual deberá
probar la causa extraña para liberarse.” (Negrilla fuera de texto)
“Art. 2244. [Código Civil] El depósito propiamente dicho
es gratuito.
“Si se estipula remuneración por la simple custodia de una cosa,
el depósito degenera en arrendamiento de servicio, y el que presta el
servicio es responsable hasta de culpa leve; pero bajo todo otro respecto, está
sujeto a las obligaciones del depositario y goza de los derechos de tal.”
(Negrilla fuera de texto)
“Art. 2247. [Código Civil] Las partes podrán estipular que
el depositario responda de toda especie de culpa.
“A falta de estipulación responderá solamente de la culpa
grave.
“Pero será responsable de la leve en los casos siguientes:
“1. Si se ha ofrecido espontáneamente o ha pretendido se le prefiera
a otra persona para depositario;
“2. Si tiene algún interés personal en el depósito,
sea porque se le permita usar de él en ciertos casos, sea porque se le
conceda remuneración.” (Negrilla fuera de texto)


3. Prestación de servicios que suponen la entrega de un bien

Sin perjuicio de las normas del derecho común que regulan lo relativo
al contrato de depósito, el legislador ha consagrado una protección
especial para los consumidores a este respecto. En efecto, conforme a lo establecido
en el artículo 39 del Decreto Ley 3466 de 1982, llamado Estatuto de Protección
del Consumidor, aplicable a los contratos que tienen por objeto la prestación
del servicio de parqueadero, “Todo contrato de prestación de servicios
que suponga o exija la entrega de un bien respecto del cual se desarrollará
la actividad objeto de la prestación de servicios, está sometido
a las siguientes reglas de orden público, y por consiguiente irrenunciables:

“(…)
“b) La persona natural o jurídica obligada a la prestación
del servicio asume la custodia y conservación adecuada del bien dejado
en depósito y, por lo tanto de la integridad de los elementos que lo
componen así como la de sus equipos anexos o complementarios si los tuviere.”
(Negrilla fuera de texto)
En concordancia con lo anterior, el artículo 40 del mismo decreto dispone:
“En todo caso en que una persona haya sufrido daños y perjuicios
por celebración o ejecución de un contrato de prestación
de servicios con entrega del bien respecto del cual recae la actividad objeto
de la prestación, podrá acudir en demanda para establecer la responsabilidad
y la indemnización correspondiente ante las autoridades jurisdiccionales
competentes conforme al procedimiento verbal previsto en el Título XXIII
del Código de Procedimiento Civil, con observancia de las normas sobre
ejercicio de la abogacía, salvo en los procesos de mínima cuantía
y en la primera instancia de los de menor cuantía cuando ésta
sea hasta de $50.000.”
De todo lo expuesto se concluye que cuando se contrata un servicio de parqueadero
en el cual se entrega un vehículo para que sea guardado y luego restituido,
independientemente de que se pacte una remuneración o no por ello, se
entiende de suyo que quien presta el servicio asume la custodia y conservación
del vehículo entregado por el depositante, por lo cual hace entrega al
depositante de un documento en el que se relaciona la fecha y hora de entrada
y los datos del vehículo que permiten individualizarlo, condicionando
la restitución del vehículo así individualizado a la devolución
de tal documento al depositario.
Lo anterior no quiere decir que el contrato de depósito deba constar
por escrito. No obstante, tal documento se expide para efectos probatorios.
Así las cosas, quien presta el servicio de parqueadero, sea de manera
gratuita o remunerada, tiene la obligación de custodia y restitución
del vehículo y, en principio, debe responder por los daños que
sufra éste, salvo que demuestre la ocurrencia de una causal de exoneración
de la responsabilidad. Tal responsabilidad, como se dijo, se extiende hasta
la culpa leve si el servicio se presta de manera onerosa.
No sobra precisar que las acciones encaminadas a la obtención de una
indemnización de perjuicios deben presentarse ante las autoridades judiciales.


Superintendencia de Industria y comercio. Concepto 06097620 del 08 de Noviembre de 2006


Código Civil, artículo 2240.
Ibídem, artículo 2237.
Código de Comercio, artículo 1170.
Código Civil, artículo 2244.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.