Unión marital de hecho

En Colombia existe la figura de la unión marital de hecho, aplicable a las parejas que conviven en unión libre sin vínculo matrimonial por un termino no inferior a 2 años.

Qué es la unión marital de hecho.

union-marital-de-hecho

La unión marital de hecho o unión libre como comúnmente se le conoce a esta figura jurídica, está regulada por la ley 54 de 1990.

Se define como la decisión libre y consentida de dos personas quienes deciden conformar un hogar.

En la unión marital de hecho las partes se conocen como compañeros permanentes, y no cónyuges, y pueden ser parejas del mismo sexo.

Requisitos para que se conforme una unión marital de hecho.

Para que se configure una unión marital de hecho se requiere que las parejas convivan por lo menos dos años.

No se requiere más que probar una convivencia durante por lo menos dos años para poder declarar o reconocer la existencia de la unión marital de hecho.

Declaración y reconocimiento de la unión marital de hecho.

La unión marital de hecho puede ser declarada judicialmente en los casos señalados en el artículo 2 de la ley 54 de 1990:

  • Cuando exista unión marital de hecho durante un lapso no inferior a dos años, entre un hombre y una mujer sin impedimento legal para contraer matrimonio.
  • Cuando exista una unión marital de hecho por un lapso no inferior a dos años e impedimento legal para contraer matrimonio por parte de uno o de ambos compañeros permanentes, siempre y cuando la sociedad o sociedades conyugales anteriores hayan sido disueltas antes de la fecha en que se inició la unión marital de hecho.

Acreditados estos requisitos la unión marital de hecho podrá ser declarada judicialmente.

Adicionalmente, los compañeros permanentes por voluntad propia pueden declarar la unión marital de hecho considerando:

  1. Por mutuo consentimiento declarado mediante escritura pública ante Notario donde dé fe de la existencia de dicha sociedad y acrediten la unión marital de hecho y los demás presupuestos que se prevén en los literales a) y b) del presente artículo.
  2. Por manifestación expresa mediante acta suscrita en un centro de conciliación legalmente reconocido demostrando la existencia de los requisitos previstos en los literales a) y b) de este artículo.

En cualquier caso se debe acreditar la convivencia por lo menos durante 2 años, de manera que si se tiene una convivencia inferior a 2 años, no puede existir la unión marital de hecho, y por extensión, la sociedad patrimonial de hecho.

Coexistencia entre el matrimonio y la unión marital de hecho.

La unión marital de hecho supone la circunstancia de no existir vínculo matrimonial entre las personas que la conforman, pero la jurisprudencia tanto de la Corte suprema de justicia como de la Corte constitucional, consideran que sí es posible, siempre que la sociedad conyugal se haya disuelto.

Si una persona está casada mediante matrimonio puede conformar una unión marital de hecho con otra parte, siempre que se haya disuelto la sociedad con conyugal respectiva.

La Corte constitucional en sentencia señala C-193 de 2016:

«En relación con (i), referido al propósito de la norma de evitar la existencia simultánea de sociedades, la Corte Constitucional acoge la interpretación de la Sala de Casación Civil de la Corte Suprema de Justicia, según la cual la intención de la ley 54 de 1990, en análisis de su texto y tratamiento jurídico histórico, es que la consagración de efectos patrimoniales a la unión marital de hecho encuentra inconveniente la coexistencia de sociedades patrimoniales y conyugales. Como ejemplo de esto se hace alusión a la medida adoptada por el legislador en el caso del numeral 12 del artículo 140 del Código Civil, en el cual el segundo matrimonio no genera sociedad conyugal (artículo 25 de la ley 1 de 1976 que reformó el artículo 1820 del Código Civil), cuya intención es claramente impedir la concurrencia de una sociedad conyugal y otra patrimonial.»

Lo que se prohíbe es la coexistencia de sociedades patrimoniales, de allí que se exige la disolución de la sociedad conyugal, y una vez separados los patrimonios se puede constituir una unión marital de hecho, aunque no exista divorcio como tal.

Divorcio, separación de cuerpos, de bienes, y liquidación de sociedad conyugal

Además, el matrimonio puede coexistir con la unión marital de hecho siempre que las convivencias no sean simultáneas como lo señala la sala civil de la Corte suprema de justicia en sentencia CSJ SC, 22 Mazo de 2011 con radicación 2007-00091-01:

«La unión marital de hecho, bien se sabe, supuestos los elementos que la caracterizan, tiene la virtud de hacer presumir la sociedad patrimonial, siempre que aquélla haya perdurado un lapso no inferior a dos años, con independencia de que exista impedimento legal para contraer matrimonio por parte de uno o de ambos compañeros permanentes, pues si concurre, por ejemplo, un vínculo vigente de la misma naturaleza, lo único que se exige para que opere dicha presunción, es la disolución de las respectivas sociedades conyugales, que es cuando el estado abstracto en que se encontraban, por el simple hecho del matrimonio, se concretan y a la vez mueren, y no su liquidación.»

Lo que la sociedad conyugal previa frustra en el nacimiento de la sociedad patrimonial de hecho, no la unión marital de hecho.

¿Quien esté en unión marital de hecho puede contraer matrimonio?

Quien esté casado con matrimonio vigente puede constituir una unión marital de hecho según lo ya expuesto, y ahora se plantea lo contrario: quien esté en una unión de marital de hecho que quiere contraer matrimonio con una pareja distinta.

Le código civil no contempla como causal de nulidad del matrimonio la existencia previa de una unión marital de hecho.

La única causal similar que encontramos en el artículo 140 del código civil es la siguiente:

«Cuando respecto del hombre o de la mujer, o de ambos estuviere subsistente el vínculo de un matrimonio anterior.»

Y en el artículo 8 de la ley 54 de 1990 encontramos lo siguiente:

«Las acciones para obtener la disolución y liquidación de la sociedad patrimonial entre compañeros permanentes, prescriben en un año, a partir de la separación física y definitiva de los compañeros, del matrimonio con terceros o de la muerte de uno o ambos compañeros.»

De lo anterior se entiende que sí es posible el matrimonio con un tercero de una persona con unión marital de hecho.

Sin embargo, considerando que no pueden coexistir sociedades patrimoniales, si existe una sociedad patrimonial de hecho, tendría que liquidarse antes de contraer matrimonio para evitar conflictos posteriores.

Recomendados.

Compártalo en Facebook Compártalo en Twitter
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y enviaremos a su correo nuestra información mas reciente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.