Aprende a calcular el EBITDA

El EBITDA es una de las magnitudes contables más conocidas. Tanto en la prensa económica como en los informes financieros se menciona el EBITDA como una cifra representativa de la marcha económica de la empresa.

Qué es el EBITDA.

ebitda

El EBITDA es un indicador financiero de rentabilidad, que muestra el desempeño financiero de la empresa, antes de impuestos, amortización y depreciación, y en general excluye cualquier gasto financiero que no supone salida de dinero.

El EBITDA muestra el desempeño financiero de la empresa, es decir, la generación de ingresos de la empresa sin el efecto de las deducciones contables y financieras, de modo que una vez el EBIDTA es positivo, el resultado de final dependerá de la gestión financiera del proyecto.

¿Para qué sirve el EBITDA?

El EBITDA sirve para hacer una estimación rápida del flujo de efectivo operativo de la empresa.

En contabilidad se pretende siempre alcanzar la exactitud. Cuando calculamos el Resultado neto, debemos registrar todos los gastos y contabilizar la depreciación.

Puede parecer sorprendente que el EBITDA sea una magnitud contable útil precisamente por poder calcularse con rapidez. Vamos a ver por qué.

EBITDA es el acrónimo inglés de Earnings Before Interest, Taxes, Depreciation and Amortization.

La traducción al español es Ganacias (resultados) antes de intereses, impuestos y amortizaciones.

Una aclaración sobre la traducción de “depreciation” y “amortization”.

En inglés, “depreciation” es el reconocimiento contable del deterioro de los activos tangibles, “amortization” se aplica a los activos intangibles.

Técnicamente, en la traducción al español se usa “amortización” indistintamente para activos tangibles e intangibles. Para el deterioro de activos, por ejemplo, stocks, se usa “deterioro de valor”, lo que en inglés se denomina “impairment”.

En la práctica, en español usamos muchas veces amortización y depreciación indistintamente. Vamos a seguir este criterio, usando la palabra “amortización” de forma genérica. Al fin y al cabo, el EBITDA es un cálculo informal del flujo de caja operativo.

¿Por qué es tan útil el EBITDA? Nos dice cuál es la capacidad o necesidad financiera de nuestras operaciones. Por ejemplo, una empresa con grandes activos, es posible que tenga un resultado pequeño debido a la amortización, pero generación de efectivo puede ser grande. El EBITDA permite visualizar la parte del flujo de efectivo relacionada con las operaciones de la empresa.

Podríamos obtener la misma información a partir de un estado de flujos de efectivo (que incluye el flujo operativo) pero la virtud del EBITDA es la facilidad de cálculo y la rapidez de su uso. Por el contrario, no incluye las variaciones de los saldos de activo y pasivo circulante. Por eso no es tan exacto.

Pasos para calcular el EBITDA

  1. Empezamos a partir de la Cuenta de resultados completa. Por tanto calculamos todos los márgenes. Entre los elementos importantes:
    1. Resultado neto
    2. Intereses
    3. Impuesto de beneficios
  2. Calculamos el resultado operativo. Resultado operativo = Resultado neto- Intereses-Impuesto beneficios
  3. Calculamos el total de la amortización. Como hemos dicho antes, usamos el término en sentido amplio. Por lo tanto incluye:
    1. Amortización de bienes tangibles
    2. Amortización de bienes intangibles
    3. Deterioro de valor de activos, incluyendo stocks, saldos a cobrar
  4. Sumamos el Resultado operativo + Amortización

Un ejemplo de cálculo del EBITDA

Nuestra empresa se dedica a la compraventa de automóviles. La cuenta de resultados durante el último año es la siguiente:

Concepto. Valor.
Ventas. 50.000.
Compra de mercancías. (-) 25.000.
Gastos varios. (-) 5.000
Provisión impago clientes (Cartera) (-) 2.000
Provisión por deterioro de inventarios. (-) 3.000
Gastos de personal. (-) 10.000
Intereses. (-) 1.000
Impuesto de beneficios (Renta) (-) 1.000
Resultado neto. (-) 3.000

En primer lugar calcularemos el Resultado operativo.

Resultado operativo = 3.000 -(-1.000) -(1.000)= 5.000 unidades monetarios

A continuación calculamos la suma de la amortización.

Nos interesan todos los costes que no implican una salida de efectivo. En nuestro caso:

  • Provisión por impago de clientes: representa una provisión al haber riesgo de que algunos clientes no nos paguen. No es una salida de efectivo, sino una posibilidad de recibir menos efectivo en el futuro.
  • Provisión por deterioro del inventario de automóviles: este apunte contable representa el menor precio que esperamos obtener respecto al precio al que contabilizamos inicialmente los automóviles en nuestro inventario.

Total amortización= 2.000 + 3.000= 5.000

Finalmente, vamos a sumar al resultado operativo, la amortización.

EBITDA= Resultado operativa + Amortización= 5.000+ 5.000= 10.000

La cifra del EBITDA nos resulta útil porque nos indica cuál es la capacidad financiera que generan las operaciones durante el año.

Trabajemos otro ejemplo comparativo donde se aprecia el efecto de las partidas que se excluyen del EBITDA.

Proyecto A. Proyecto B.
Capital invertido 100.000.000

Ingresos 50.000.000

Costos y gastos 30.000.000

Ebitda = 20.000.000

 

Gastos financieros por endeudamiento 6.000.000

Depreciaciones y amortizaciones 4.000.000

Utilidad antes de impuestos = 10.000.000

Impuestos = 3.500.000

Utilidad a distribuir = 6.500.000.

Capital invertido 100.000.000

Ingresos 50.000.000

Costos y gastos 30.000.000

Ebitda = 20.000.000

Gastos financieros por endeudamiento 0

Depreciaciones y amortizaciones 4.000.000

Utilidad antes de impuestos = 16.000.000

Impuestos = 5.600.000

Utilidad a distribuir = 10.400.000

Aquí vemos que en los dos proyectos el Ebitda es de 20.000.000, sin embargo, el proyecto A que tiene un alto costo financiero por estar financiado en un 60%, resulta siendo menos rentable que el B a pesar de tener el mismo monto de ingresos y gastos.

De allí que si el EBIDTA es positivo, la viabilidad del proyecto puede estar en la gestión financiera y administrativa de la empresa.

El Ebitda nos dice si un proyecto en principio puede ser o no rentable, y una vez el Ebitda sea positivo, el que el proyecto sea rentable o no depende de la gestión que cada uno realice respecto a las políticas de financiamiento, tributación, etc.

Recomendados.

Compártalo en Facebook Compártalo en Twitter
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y enviaremos a su correo nuestra información mas reciente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.