Autonomía de la obligación contenida en un titulo valor, alcances de la transferencia y formas de circulación

La autonomía de la obligación contenida en un titulo valor consiste,  en que la persona que suscribe un titulo se obliga autónomamente, es decir, que si la obligación de los otros signatarios por alguna situación se llegara a  invalidar,  no afectara la de los demás, según lo contemplado en el artículo 627 del código de comercio.

La autonomía es una características de los títulos valores que no solo se da en la obligación contenida en el, pues también hay autonomía de la voluntad o un conjunto de voluntades  que se ejercen cuando las partes del título lo suscriben.

Por otro lado también se puede hablar de autonomía cuando el tenedor del título persigue el cumplimiento del derecho incorporado en el titulo, es decir, presenta el titulo para la aceptación, para el pago ya sea judicial o extrajudicial, para protestarlo en los casos que así se requiera.

Respecto al alcance de la transferencia de un titulo valor, además de transferirse el derecho incorporado, también se transfieren todos los derechos accesorios a él, es decir, que si se estipularon interés al transferirse el titulo también se transfiere el derecho de cobrar los respectivos interés, según lo establecido en el artículo 628 del código de comercio, el cual dice lo siguiente:

“La transferencia de un titulo implica no solo la del derecho principal incorporado, sino también la de los derechos accesorios.”

En cuanto a la forma de circulación, el creador del título tiene la facultad de cambiarla, por ende si el tenedor del título desea cambiar dicha forma de circulación, no lo puede hacer sin el consentimiento del creador;  respecto a este tema la Corte Constitucional en sentencia C-041 de 2000, se refirió de la siguiente manera:

“No puede el girador abusar de las posibilidades que la ley de circulación del título le ofrece, y por tanto, si bien esta llamado a decidir en principio si cruza o no el cheque que expide, o si exige o no su abono en cuenta, debe retirar tales restricciones si así lo solicita la persona a cuyo favor se expide el cheque. La facultad del librador de restringir la negociabilidad o la forma de pago del chaqué no tiene un carácter absoluto y se justifica en la medida en que mediante las restricciones se protege al mismo beneficiario del instrumento negociable , evitando que sea cobrado con facilidad por un tenedor ilegitimo.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.