Pasivos por costos y gastos estimados en el impuesto a la renta

Los costos y pasivos estimados que se tratan como un pasivo estimado o provisión, no son deducibles del impuesto a la renta.

Tratamiento de los costos y gastos estimados.

Contablemente y en aplicación de las NIIF (21.4), sólo es casos muy puntuales se puede reconocer una provisión en el pasivo por concepto de costos o gastos estimados, y en tal caso no procede la deducción del impuesto a la renta de esos conceptos.

Esto en aplicación de los artículos 59 y 105 del estatuto tributario, que tratan sobre la realización de las costos y deducciones del contribuyente, que aplica la siguiente regla general:

«Para los contribuyentes que estén obligados a llevar contabilidad, las deducciones realizadas fiscalmente son los gastos devengados contablemente en el año o período gravable que cumplan los requisitos señalados en este estatuto»

Pero estas normas contemplan una serie de excepciones que impiden el reconocimiento fiscal de cosos y gastos estimados que contablemente no se reconocieron como tal.

Esto en razón a que las NIIF limitan el reconocimiento de pasivos estimados, y obligan a que ciertos costos y gastos que el 2649 permitía tratar como provisiones hoy no se pueda hacer, y en razón a ello la norma tributaria impide que estos costos a pesar de haberse devengado contablemente, no sean deducibles a pesar de lo que digan las normas contables.

El legislador no ha abandonado completamente la posición histórica de la norma fiscal reflejada muy bien en la sentencia 16736 del 26 de octubre de 2009, de la sección cuarta del Consejo de estado:

«Ahora bien, la estimación de tales costos y gastos se hace reconociendo en el respectivo ejercicio contable, una provisión en los pasivos, concretamente en la cuenta 2605, la cual, una vez se hace efectivo o real el costo o gasto, debe reclasificarse en la cuenta del pasivo en la que se refleje la obligación como tal y ajustarse por defecto la respectiva provisión al valor exacto de la erogación.

No obstante, la Sala debe precisar, que contrario a lo estimado por el Tribunal y por la parte demandada, tal estimación de costos o gastos tiene reconocimiento contable pero no fiscal, por cuanto de conformidad con los artículos 59 y 105 E.T., la causación del costo o deducción, para los obligados a llevar contabilidad como ocurre en el sub lite, se presenta sólo cuando nace la obligación.

Entonces, para la fecha en que se estima el costo o gasto y se hace la provisión, todavía no ha surgido la obligación y, por tanto, no puede ser reconocida para efectos tributarios, de acuerdo con las normas antes citadas, sino hasta el momento en que sea contabilizado como un costo o gasto real. Es por lo anterior, que la actora no podía haber solicitado la deducción en el año gravable 1998.»

Es claro que la provisión de pasivos o pasivos estimados no son deducibles del impuesto en la renta, y aquellos conceptos señalados como excepciones en los artículos 59 y 105 del estatuto tributario, que contablemente no se hayan tratado como provisión, tampoco serán deducibles porque la norma tributaria, contrariando la norma contable, los considera como pasivos estimados.

Recomendados.

Compártalo en Facebook Compártalo en Twitter
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y enviaremos a su correo nuestra información mas reciente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.