Imputación proporcional de pagos a impuestos, sanciones e intereses

Cuando el contribuyente paga una obligación tributaria vencida, el valor pagado se imputa proporcionalmente a la deuda por impuestos, sanciones e intereses, conforme la prelación fijada en el artículo 804 del estatuto tributario.

Imputación proporcional del pago a cada concepto adeudado.

imputacion-pago-impuestos

Cuando se presenta una declaración tributaria encontramos que en algunas ocasiones se deben pagar tres conceptos:

  1. Impuesto.
  2. Sanciones.
  3. Intereses.

Cuando el contribuyente hace un pago no tiene libertad para elegir a qué concepto se abonará el pago que hace, sino que el pago se imputará conforme lo señala el artículo 804 del estatuto tributario, que en su primer inciso señala:

«… los pagos que por cualquier concepto hagan los contribuyentes, responsables, agentes de retención o usuarios aduaneros en relación con deudas vencidas a su cargo, deberán imputarse al período e impuesto que estos indiquen, en las mismas proporciones con que participan las sanciones actualizadas, intereses, anticipos, impuestos y retenciones, dentro de la obligación total al momento del pago.»

El contribuyente no puede elegir el concepto que abonará, sino que automáticamente se abona a cada concepto en la proporción en que cada uno de ellos participa dentro del total de la deuda.

Cálculo de la proporción en la imputación de los pagos.

El norma dice que el pago se imputa en la misma proporción en que cada concepto participa respecto al total de la deuda.

Entonces, la totalidad de la deuda es el 100%, y cada concepto representa una proporción de ese 100%.

Para ilustrar el cálculo supongamos un ejemplo básico:

Concepto adeudadoMonto adeudado.
Impuestos$70.000.000
Intereses$20.000.000
Sanciones$10.000.000
Total$100.000.000

Aquí vemos que cada concepto participa en la siguiente proporción:

Concepto adeudadoPorcentaje o proporción
Impuestos70%
Intereses20%
Sanciones10%
Total100%

Cuando se hace un pago ese pago se imputa en esa misma proporción.

Supongamos que abonamos $80.000.000 a esa deuda total del $100.000.000, pago que se imputará así:

Concepto adeudadoValor abonadoSaldo adeudado.
Impuestos$56.000.000$14.000.000
Intereses$16.000.000$4.000.000
Sanciones$8.000.000$2.000.000
Total$80.000.000$20.000.000

La única forma de pagar la totalidad del impuesto es pagando la totalidad de la deuda, junto con intereses y sanciones.

Costos financieros indirectos por no hacer el pago completo.

Se supone que los interese se causan sobre el impuesto adeudado, pero al imputar de esta forma cualquier pago, siempre quedaremos debiendo algo del impuesto que seguirá generando intereses hasta que se pague el 100% de los intereses y sanciones.

Con esta medida el estado busca evitar que el contribuyente decida pagar la totalidad del impuesto y quedar debiendo intereses y sanciones, para así dejar de seguir causando intereses.

Con esta forma de imputar los pagos se obliga al contribuyente a sumir un costo financiero por cualquier saldo que quede adeudando.

Efectos de la imputación de pagos en la eficacia de la declaración de retención en la fuente.

Esta forma de imputar los pagos tiene un efecto peligroso en la declaración de retención en la fuente, pues es suficiente con que nos equivoquemos en liquidar los intereses o las sanciones para que no se produzca el pago total y la declaración de retención en la fuente se convierta en ineficaz.

Ineficacia de las declaraciones de retención en la fuente sin pago total

El artículo 580-1 del estatuto tributario reclama el pago total de la retención, y ese pago total sólo se produce si se paga el 100% de las retenciones, y los intereses y sanciones si los hay.

Equivocarnos en $1.000 es suficiente para que una declaración de retención en la fuente sea ineficaz, y para demostrarlo hemos elaborado un modelo en Excel que simula la imputación de los pagos que se hacen a la Dian, donde se aprecia el resultado de la aproximación de valores.

Descarga

Dejar de pagar $1.000 es suficiente para quedar debiendo una pequeña suma de las retenciones declaradas, hecho que impide el pago total de la declaración de retención como exige la ley, generando la ineficacia de la declaración.

Esto llega al absurdo de tener que pagar millonarias sanciones por dejar de pagar $1.000, pues una declaración de retención en la fuente ineficaz implica presentarla de nuevo liquidando y pagando la sanción por extemporaneidad, que será tan elevada como el monto de las retenciones declaradas.

Por lo anterior, se debe tener sumo cuidado en la liquidación de intereses y sanciones para evitar pagar menos de lo debido, pues ese menor valor, por irrisorio que sea, hará que parte del impuesto o de las retenciones quede pendiente de pago.

Recomendados.

Compártalo en Facebook Compártalo en Twitter

Déjenos su opinión

2 Opiniones
  1. Juan Rua Dice:

    No sé si se cambió el procedimiento pero la DIAN lo que hace es tomar el valor del abono, saldar sanciones e intereses a la fecha y lo que quede se lo abona al impuesto que se adeuda. Para el caso del ejemplo, el pago de 80 millones cancela la sanción por 20MM, los intereses por 10MM y los restantes 50MM se lo abona al impuesto con lo cual el saldo de 20MM comienza a generar intereses desde el día siguiente del abono. En mi concepto esta es la forma más práctica de aplicar un pago en tales circunstancias.

    Responder
  2. efrain Dice:

    Juan, la forma en que que se explica en el articulo 804 esta establecida desde el año 2006. Tal como lo explican aquí.

    Responder
En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.