Intereses a favor del contribuyente

Por

Así como el contribuyente debe pagar intereses moratorios cuando paga sus obligaciones después del plazo que tenía para hacerlo, el contribuyente también tiene derecho a que el estado le pague intereses por sus pagos en exceso y sus saldos a favor.

El interés que se debe pagar, tanto a favor del contribuyente como a favor del estado, a partir de la vigencia de la ley 1066 de 2006, se debe hacer mediante la figura de interés compuesto.

Respecto al pago de intereses a favor del contribuyente, reza el artículo 863 del estatuto tributario:

«Cuando hubiere un pago en exceso o en las declaraciones tributarias resulte un saldo a favor del contribuyente, sólo se causarán intereses comentes y moratorios, en los siguientes casos:

Se causan intereses corrientes, cuando se hubiere presentado solicitud de devolución y el saldo a favor estuviere en discusión, desde la fecha de notificación del requerimiento especial o del acto que niegue la devolución, según el caso, hasta la ejecutoria del acto o providencia que confirme total o parcialmente el saldo a favor.

Se causan intereses moratorios, a partir del vencimiento del término para devolver y hasta la fecha del giro del cheque, emisión del título o consignación.

En todos los casos en que el saldo a favor hubiere sido discutido, se causan intereses moratorios desde el día siguiente a la ejecutoria del acto o providencia que confirme total o parcialmente el saldo a favor, hasta la fecha del giro del cheque, emisión del título o consignación.»

En el pago de intereses a favor del contribuyente se pueden presentar dos situaciones:

  1. El contribuyente solícita la devolución de su pago en exceso o su saldo a favor, y la Dian tiene un término para devolver. Una vez vencido ese término y si la Dian no ha realizado el pago, empiezan a correr intereses moratorios a favor del contribuyente hasta el día en que se haga efectivo el pago.
  2. El contribuyente solícita la devolución de su pago en exceso o su saldo a favor, y la Dian, en lugar de aprobar la devolución la rechaza y profiere requerimiento especial [El que va por lana y sale trasquilado]. En este caso, corren intereses corrientes a favor del contribuyente desde la fecha de notificación del requerimiento especial o la resolución que niega la devolución, hasta la fecha en que se notifique el acto que confirma la devolución [Si es que al final del proceso queda algo a favor del contribuyente, pues en muchos casos quien resulta pagando es el contribuyente]. A partir de la fecha en que se confirma el saldo a favor corren intereses moratorios hasta cuando se haga efectivo el pago al contribuyente.

En los dos casos de la segunda situación, esto es, cuando el saldo a favor queda en discusión, en primer lugar se generan intereses corrientes y luego moratorios, los dos tipos de intereses son compuestos, puesto que a partir de la vigencia de la ley 1066 de 2006, todos los intereses relacionados con las obligaciones tributarias se calculan aplicando el principio del interés compuesto.

Contenido relacionado:
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

Comentarios cerrados temporalmente