Pérdida de activos fijos deducible del impuesto a la renta

La pérdida de activos fijos es decible del impuesto a la renta en las condiciones señaladas por el artículo 148 del estatuto tributario.

Pérdidas en activos que son deducibles del impuesto a la renta.

activo-perdido

El inciso primero del artículo 148 del estatuto tributario señala lo siguiente sobre la deducción por pérdida de activos fijos:

«Son deducibles las pérdidas sufridas durante el año o período gravable, concernientes a los bienes usados en el negocio o actividad productora de renta y ocurridas por fuerza mayor.»

La norma no señala qué tipo de pérdidas son procedentes, pero se entiende que son aquellas que deriven en la destrucción, desaparición y desmejoramiento del activo, que afecten su capacidad para generar ingresos.

Tal es el caso de un activo que se extravía, es hurtado, o sufre un daño que disminuye su valor o su operatividad.

Aquí la norma no clasifica ni distingue el tipo de activo, si es fijo, movible o intangible.

En el caso del dinero en efectivo, el Consejo de estado ha señalado que no es un activo sino un medio de pago, y por tanto su pérdida no es deducible del impuesto a la renta, excepto para los bancos, que para ellos sí constituye un activo.

Requisitos para deducir la pérdida en activos.

Se puede deducir del impuesto a la renta la pérdida de los activos que cumplan las siguientes condiciones:

  1. El activo fue utilizado para generar renta.
  2. La pérdida ocurrió por fuerza mayor.

Demostrar que un activo que ha sufrido una pérdida generaba renta es sencillo; lo difícil es demostrar que la pérdida ocurrió debido a un evento de fuerza mayor.

Fuerza mayor o caso fortuito

La fuerza mayor exige unas condiciones que descartan la desidia, negligencia y falta de precaución del contribuyente, razón por la cual eventos como el robo o pérdida por falta de mantenimiento no son aceptados por la Dian como deducibles del impuesto a la renta.

La fuerza mayor exige que el hecho o circunstancia sea imprevisible, y además irresistible, lo que limita el campo de aplicación de la norma.

Calculo del valor a deducir per pérdida de activos fijos.

La forma en que se calcula el valor que se puede deducir por concepto de pérdida de activos está señalada en el inciso segundo del artículo 148 del estatuto tributario:

«El valor de la pérdida, cuando se trate de bienes depreciados, es el que resulte de restar las depreciaciones, amortizaciones y pérdidas parciales concedidas, de la suma del costo de adquisición y el de las mejoras. La pérdida se disminuye en el valor de las compensaciones por seguros y similares, cuando la indemnización se recibe dentro del mismo año o período gravable en el cual se produjo la pérdida. Las compensaciones recibidas con posterioridad están sujetas al sistema de recuperación de deducciones.»

En los casos en que el contribuyente ha recibido alguna indemnización por parte de alguna aseguradora como consecuencia de la pérdida, el valor del seguro se debe disminuir de la pérdida. Si después de la deducción de la pérdida se llegare a recibir alguna indemnización, esta se convertirá en renta líquida.

Indemnización por lucro cesante y daño emergente en el impuesto a la renta

La norma contempla que en el caso que la pérdida por activos fijos no pueda ser deducida todas o en parte por «Carencia o insuficiencia de otras rentas» estas se pueden deducir dentro de los cinco años siguientes, excepto en el caso en que se liquide la sociedad, caso en el cual se puede deducir en su totalidad en el año en que se produzca la liquidación de la sociedad.

Cuando la norma habla de la imposibilidad de deducir la pérdida de activos fijos por la “Carencia o insuficiencia de otras rentas” debe entenderse que la deducción de pérdida de activos fijos no puede generar pérdidas fiscales, por lo que esta deducción está limitada hasta la concurrencia de la renta líquida, y el saldo deberá deducirse en los años siguientes. En este caso no existen límites en cuanto a porcentajes o montos a deducir por cada año, a excepción del hecho de no generar una pérdida.

Las pérdidas de activos movibles [Inventarios] son deducibles siempre y cuando no se hayan reflejado en el juego de inventarios, puesto que, de ser así, esa pérdida ya se ha incluido en el costo de venta, por lo que deducirla como pérdida de activos sería deducirla dos veces.

La pérdida de inventarios de que trata este artículo [que debe ser por fuerza mayor] es diferente de la deducción de la disminución del inventario final por faltante de mercancías de fácil destrucción o pérdidas de que trata el artículo 64 del Estatuto tributario, en donde se permite deducir hasta un 3%.

Contribuyentes que pueden deducir las pérdidas de activos.

La norma no discrimina los contribuyentes a quienes les aplica el artículo 148 del estatuto tributario, de manera que todos, personas naturales y jurídicas pueden deducir la pérdida de activos, siempre que acrediten los requisitos de ley.

La ley tampoco condiciona la deducción a que el contribuyente esté obligado a llevar contabilidad, de suerte que, si no lo está, puede deducir la pérdida de activos fijos si cumple los dos requisitos ya señalados.

Pérdida en la venta de activos fijos.

Una cosa es perder un activo porque se dañó o se lo robaron, y otra cosa muy distinta es perder dinero al venderlo, lo que sucede cuando el precio de venta es inferior al costo fiscal, y en tal caso no es aplicable el artículo 148 del estatuto tributario del que nos hemos ocupado en esta nota.

Por regla general la pérdida en la enajenación de activos fijos no es deducible del impuesto a la renta, en especial los señalados en los artículos 151 a 156 del estatuto tributario:

  • Pérdida en la venta de activos a vinculados económicos.
  • Pérdida en la venta de activos de sociedades a socios.
  • Pérdida en la venta de acciones y cuotas de interés.
  • Pérdida en la enajenación de intangibles por separado.
  • Pérdida en la venta de bonos de financiamiento especial.

La regla general es que se aceptan utilidades y ganancia ocasional pero no pérdida ocasional ni de la normal.

Recomendados.

Compártalo en Facebook Compártalo en Twitter
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y enviaremos a su correo nuestra información mas reciente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.