Indemnización por lucro cesante y daño emergente en el impuesto a la renta

Los ingresos que se reciban por concepto de indemnización por daño emergente y lucro cesante se den incluir en la declaración de renta, considerando el tratamiento que la ley señala para cada tipo de indemnización.

Tratamiento tributario del daño emergente y el lucro cesante.

indemnizacion-seguro

Las indemnizaciones por seguro de daño se consideran ingresos no constitutivos de renta ni ganancia ocasional, en la parte que corresponde a la indemnización por daño emergente, pero la parte del seguro que corresponda a indemnización por lucro cesante está sujeta al impuesto de renta común y corriente.

Señale el artículo 45 del estatuto tributario:

«Las indemnizaciones por seguro de daño. El valor de las indemnizaciones en dinero o en especie que se reciban en virtud de seguros de daño en la parte correspondiente al daño emergente, es un ingreso no constitutivo de renta ni de ganancia ocasional. Para obtener este tratamiento, el contribuyente deberá demostrar dentro del plazo que señale el reglamento, la inversión de la totalidad de la indemnización en la adquisición de bienes iguales o semejantes a los que eran objeto del seguro.

Parágrafo. Las indemnizaciones obtenidas por concepto de seguros de lucro cesante, constituyen renta gravable.»

El tratamiento depende del tipo de indemnización pagada, así que detallemos un poco más estos conceptos.

Lucro cesante y daño emergente

Daño emergente en el impuesto a la renta.

Ya señalamos que la indemnización por daño emergente es un ingreso que no constituye renta ni ganancia ocasional.

Respecto a lo que se debe entender por daño emergente para efectos tributarios, el artículo 1.2.1.12.2 del decreto 1625 de 2016 señala:

«Para los efectos del artículo 32 de la Ley 20 de 1979 (hoy artículo 45 del Estatuto Tributario), se entiende por indemnización correspondiente a: daño emergente los ingresos en dinero o en especie percibidos por el asegurado por sustituir el activo patrimonial perdido, hasta concurrencia del valor asegurado; y por indemnización correspondiente al lucro cesante, los ingresos percibidos para sustituir una renta que el asegurado deja de realizar.»

Es decir que, si se destruye un vehículo que estaba asegurado, la indemnización que se pague para comprar un nuevo vehículo que reemplace el destruido, constituye daño emergente.

Para que el valor recibo por indemnización por daño emergente se pueda tratar como ingreso no constitutivo de renta ni ganancia ocasional, se debe cumplir con lo señalado en el artículo 1.2.1.12.3 del decreto 1625 de 2016:

«Para obtener el tratamiento previsto en el artículo 32 de la Ley 20 de 1979, (hoy artículo 45 del Estatuto Tributario), el contribuyente deberá demostrar dentro del término que tiene para presentar la declaración de renta la inversión de la totalidad de la indemnización recibida en la adquisición de bienes iguales o semejantes a los que eran objeto del seguro.

Si no es posible efectuar la inversión dentro del término señalado, el interesado deberá demostrar, que con la indemnización recibida se constituyó un fondo destinado exclusivamente a la adquisición de los bienes mencionados.

Parágrafo. La constitución de dicho fondo se demostrará con certificado expedido por el revisor fiscal y a falta de este por contador público.

En el año en el cual se le diere a este fondo una destinación diferente, lo recibido por indemnización constituirá renta gravable.»

Lo ideal es poder reponer el activo en el mismo periodo en que se recibe la indemnización para evitar tener que dar explicaciones a la Dian.

Ingresos no constitutivos de renta ni ganancia ocasional

Lucro cesante en el impuesto a la renta.

El ingreso recibo por indemnización a título de lucro cesante está gravado con el impuesto a la renta, en razón a que corresponde a los ingresos futuros que se dejaron de percibir por el percance, que en todo caso hubieran sido gravados con el impuesto a la renta.

Recordemos que e lucro cesante es el lucro, ingreso o renta que cesa de generarse en ocasión al daño o pérdida sufrida, de modo que la indemnización compensa esa pérdida que se traduce en un ingreso percibido el día en que se paga la indemnización respectiva.

El ingreso que se obtendría en un futuro ya no será posible pero se recibe en el presente por medio de la indemnización, y por ser un ingreso que incremente el patrimonio del contribuyente, constituye renta gravable.

Retención en la fuente en la fuente en la indemnización por daño emergente y lucro cesante.

Los ingresos correspondientes a la indemnización por lucro cesante, están sometidos a retención en la fuente, en los términos establecidos en el artículo 401-2 del estatuto tributario, el cual contempla.

Recomendados.

Compártalo en Facebook Compártalo en Twitter

Déjenos su opinión

Una opinión
  1. Carlos Dice:

    Y que pasa si hay una aseguradora de por medio y el seguro está cubriendo la muerte de un familiar? Cómo se clasificaría contablemente este tipo de compensación? Se declara sobre este dinero?

    Responder
En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.