¿Qué son las deudas manifiestamente perdidas?

Por

Las deudas manifiestamente pérdidas son aquellas deudas que el contribuyente tiene a u su favor (cartera), que resultan imposibles de cobrar incluso jurídicamente.

En el giro ordinario de cualquier empresa o negocio, es común vender productos o prestar servicios a crédito que luego no es posible cobrar.

Esta situación representa una pérdida para el contribuyente, pues este ha declarado unos ingresos y unos activos que luego no son recuperados, situación que se debe reconocer tanto contablemente como desde el punto de vista fiscal.

Disminución del patrimonio por créditos incobrables

Las deudas manifiestamente pérdidas son aquellas deudas que el contribuyente tiene a u su favor (cartera), que resultan imposibles de cobrar incluso jurídicamente. En el...

Requisitos para que la provisión de cartera sea deducible del el impuesto a la renta

Las deudas manifiestamente pérdidas son aquellas deudas que el contribuyente tiene a u su favor (cartera), que resultan imposibles de cobrar incluso jurídicamente. En el...

Tratamiento del Iva generado en cuentas incobrables

Las deudas manifiestamente pérdidas son aquellas deudas que el contribuyente tiene a u su favor (cartera), que resultan imposibles de cobrar incluso jurídicamente. En el...

El artículo 1.2.1.18.23 del decreto 1625 de 2016 define las deudas manifiestamente perdidas de la siguiente forma:

«Se entiende por deudas manifiestamente pérdidas o sin valor aquellas cuyo cobro no es posible hacer efectivo por insolvencia de los deudores y de los fiadores, por falta de garantías reales o por cualquier otra causa que permita considerarlas como actualmente perdidas, de acuerdo con una sana práctica comercial.»

El artículo 146 del estatuto tributario permite la deducción del impuesto a la renta de las deudas manifiestamente perdidas en los siguientes términos:

«Son deducibles para los contribuyentes que lleven contabilidad por el sistema de causación, las deudas manifiestamente perdidas o sin valor que se hayan descargado durante el año o período gravable, siempre que se demuestre la realidad de la deuda, se justifique su descargo y se pruebe que se ha originado en operaciones productoras de renta. Cuando se establezca que una deuda es cobrable sólo en parte, puede aceptarse la cantidad correspondiente a la parte no cobrable. Cuando los contribuyentes no lleven la contabilidad indicada, tienen derecho a esta deducción conservando el documento concerniente a la deuda con constancia de su anulación.»

Si un contribuyente ha realizado una venta a crédito que luego resulta imposible cobrar, tiene derecho a deducir el valor no recaudado, al igual que puede disminuir su patrimonio por igual valor, pues recordemos que cuando se hace una venta el valor de esta se lleva a la cuenta de ingresos, y otro valor igual se lleva al activo como cartera (para cuadrar la partida doble), por tanto cuando se “da de baja” una cartera se deben afectar los dos rubros.

¿Cómo se prueba que la deuda es incobrable?

La norma no dispuso una forma precisa y particular de probar la incobrabilidad de la deuda, de manera que cualquier medio de prueba que lleve a la certeza de los hechos es suficiente para probarlo. En esto hay libertad probatoria siempre que de los medios allegados se llegue a la conclusión de veracidad que se pretende.

Es importante anotar que no se requiere la existencia de un procedimiento judicial en contra del deudor para que proceda esta deducción, como bien lo expusimos en esta nota.

Contenido relacionado:
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.