Microeconomía

En su estudio de la economía, los economistas realizan una división de la misma y sus actividades en dos categorías: macroeconomía y microeconomía. La primera destaca por su estudio a un nivel global de la economía, moviéndose con conceptos generales, centrando su atención en variables económicas absolutas y dejando de lado los detalles. Mientras que por otro lado la microeconomía, como su nombre indica, centra su estudio en una parte mucho más concreta de la economía, como son los consumidores y  productores, englobando a los trabajadores, las empresas y los inversores.

La microeconomía es por tanto una rama de la economía que se centra en el día a día  y los factores que nos afectan directa o indirectamente, dirigiendo su mirada a partes individuales y no totales de la economía. Su campo de estudio son los bienes y servicios, e investiga el cómo, el porqué, y para quién se producen, prestando especial atención al estudio de las empresas y los consumidores. Toda sociedad debe saber cómo administrar sus recursos, por lo que la microeconomía es fundamental para organizar toda actividad económica.

Si queremos conocer el motivo por el que un producto se vende más que otro, o cuál es el tipo de cliente potencial que más le interesa a la hora de enfocar su publicidad y cual va a ser su comportamiento, es la microeconomía la que se encargará de dar respuesta gracias a la teoría de la demanda. Por otro lado, el comportamiento de los productores es el campo de estudio de la teoría de la oferta, centrándose en todos los factores de su producción y los procesos que ayudan a maximizar sus beneficios. Es por tanto fundamental para entender los mercados financieros, donde personas físicas y entidades intercambian bienes y servicios en función a la la demanda y la oferta.

Gracias a la microeconomía se pueden establecer leyes a varios niveles y predecir comportamientos o al menos planificarlos. Su aplicación práctica es fundamental en los mercados financieros, donde es necesario realizar análisis y tomar decisiones con seguridad, por lo que los conocimientos en microeconomía se convierten en un seguro en las actividades económicas. Es por ello que en la sociedad de la oferta y la demanda en la que vivimos y donde los bienes y servicios son su principal activo económico, la microeconomía es fundamental a la hora de moverse con soltura por los mercados financieros y entender su funcionamiento.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.