¿Cómo se debe entender la buena fe de que trata el artículo 65 del código sustantivo del trabajo?

Por

La buena fe contemplada por el artículo 65  del código sustantivo el trabajo, resulta de capital importancia, pues dependiendo de que ella se pruebe, el empleador puede resultar exonerado del pago de la sanción contemplada en el artículo 65 del código sustantivo del trabajo.

Bueno, en realidad el artículo 65 del código sustantivo del trabajo no contiene  la expresión “buena fe” ni considera una razón para exonerar el pago de la sanción allí prevista, no obstante, la jurisprudencia laboral ha desarrollado la teoría de la buena fe, que en caso de probarse su existencia, exonera al empleador del pago de la sanción por el no pago oportuno de los valores adeudados al trabajador a la terminación del contrato de trabajo.

Resulta relevante, pues, la correcta interpretación de la buena fe para saber si es posible recurrir a ella para librarse de la susodicha sanción.

Al respecto en varias oportunidades la sala laboral de la corte suprema se ha pronunciado, y en la sentencia de marzo 16 de 2005 expediente 23987 ha dicho:

«La buena fe se ha dicho siempre que equivale a obrar con lealtad, con rectitud, de manera honesta, en contraposición con el obrar de mala fe; y se entiende que actúa de mala fe "quien pretende obtener ventajas o beneficios sin una suficiente dosis de probidad o pulcritud" (Gaceta Judicial, Tomo LXXXVIII, pág. 223), como lo expresó la Sala Civil de esta Corte en sentencia de 23 de junio de 1958.

Esa buena fe que la jurisprudencia ha encontrado en el artículo 65 del Código Sustantivo del Trabajo y que le ha servido, si se halla suficientemente probada, para exonerar al empleador del pago de la indemnización moratoria cuando se le encuentra judicialmente responsable de la falta de pago de salarios y prestaciones a la terminación del contrato, es la creencia razonable de no deber, pero no es una creencia cualquiera sino una debidamente fundada, pues aunque igualmente se ha admitido que corresponde a la que se ha dado en denominar buena fe simple, que se diferencia de la buena fe exenta de culpa o cualificada, debe entenderse, con todo, que es aquella que cabe definir como la conciencia de haber obrado legítimamente y con ánimo exento de fraude.»

Entender la buena fe, permite  al empleador evaluar si le conviene intentar ampararse en ella y proseguir con un litigio laboral, y al trabajador  evaluar la posibilidad de refutar la existencia de la buena fe en caso que su empleador la esgrima en el  juicio.

Conozca nuestra Guía Laboral 2018

Contenido relacionado:
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.