Renta presuntiva ¿Qué es y cómo se calcula?

Todo contribuyente que declare impuesto de renta debe determinar y calcular la renta presuntiva, según las reblas contempladas por el artículo 189 y 189 del estatuto tributario, que para el 2019 es del 1.5%.

¿Qué es la renta presuntiva en el impuesto a la renta?

renta-presuntiva

La renta presuntiva, como de su nombre se puede intuir, es una presunción de ley, o una ficción legal, ya que se trata de la presunta ocurrencia de un hecho que se puede convertir en base gravable aunque no haya existido.

La renta presuntiva es aquella renta que la ley asume que debe producir un determinado patrimonio. Todo patrimonio, que es un conjunto de bienes y derechos, se supone que debe ser productivo, así que la ley asume que ese patrimonio durante un año gravable debe generar un mínimo de renta, que hoy en día es del 3.5%.

Así las cosas, si un contribuyente a 31 de diciembre del 22018 tenía un patrimonio de $100.000.000, asume la ley que en el 2019 debe generar una renta de por lo menos un 3.5%, es decir, $3.500.000; esa es en esencia la renta presuntiva.

La renta presuntiva es una base gravable sobre la cual eventualmente hay que pagar el impuesto de renta.

Tarifas o porcentaje de renta presuntiva.

Respecto a las tarifas de la renta presuntiva señale el artículo 188 del estatuto tributario:

«Para efectos del impuesto sobre la renta, se presume que la renta líquida del contribuyente no es inferior al tres y medio por ciento (3.5%) de su patrimonio líquido, en el último día del ejercicio gravable inmediatamente anterior.

El porcentaje de renta presuntiva al que se refiere este artículo se reducirá al cero punto cinco por ciento (0,5%) en el año gravable 2020; y al cero por ciento (0 %) a partir del año gravable 2021.

Los contribuyentes inscritos bajo el impuesto unificado bajo el Régimen Simple de Tributación -SIMPLE no estarán sujetos a renta presuntiva.»

Esta norma corresponde a la modificación que hiciera la ley 2010 2019, de manera que para el año gravable 2019 que se declara en el 2020 aplica la tarifa en vigencia de la ley 1943 de 2019 que señalaba en el segundo inciso:

«El porcentaje de renta presuntiva al que se refiere este artículo se reducirá al uno y medio por ciento (1,5%) en los años gravables 2019 y 2020; y al cero por ciento (0%) a partir del año gravable 2021.»

En razón a lo anterior, las tarifas de la renta presuntiva son las siguientes:

Año Tarifa
2019 1.5%
2020 0.5%
2021 y siguientes 0%

El 3.5% estuvo vigente para los años gravables 2018 y anteriores.

¿Cómo se calcula la renta presuntiva?

La renta presuntiva se calcula aplicando el 3.5% sobre el patrimonio que el contribuyente tenía a 31 de diciembre del año anterior.

La base sobre la que se calcula la renta presuntiva es el patrimonio líquido del contribuyente, pero esa base puede depurarse con algunos conceptos que el artículo 189 del estatuto tributario permite.

Depuración de la base en la renta presuntiva.

Para depurar la base sobre la que se debe calcular la renta presuntiva se detraen o restan los siguientes conceptos del patrimonio líquido del contribuyente:

  1. El valor patrimonial neto de los aportes y acciones poseídos en sociedades nacionales.
  2. El valor patrimonial neto de los bienes afectados por hechos constitutivos de fuerza mayor o caso fortuito, siempre que se demuestre la existencia de estos hechos y la proporción en que influyeron en la determinación de una renta líquida inferior.
  3. El valor patrimonial neto de los bienes vinculados a empresas en período improductivo.
  4. A partir del año gravable 2002 el valor patrimonial neto de los bienes vinculados directamente a empresas cuyo objeto social exclusivo sea la minería distinta de la explotación de hidrocarburos líquidos y gaseosos.
  5. Las primeras diecinueve mil (19.000) UVT de activos del contribuyente destinados al sector agropecuario se excluirán de la base de aplicación de la renta presuntiva sobre patrimonio líquido.
  6. Las primeras ocho mil (8.000) UVT del valor de la vivienda de habitación del contribuyente.
  7. El valor patrimonial neto de los bienes destinados exclusivamente a actividades deportivas de clubes sociales y deportivos.

Los anteriores conceptos se restan del patrimonio líquido del contribuyente, y sobre ese resultado se aplica el 3.5%, y a ese resultado se le suman la renta gravable que hayan podido generar los activos que se excluyeron del patrimonio, y el resultado final es la renta presuntiva que se declara.

Un aspecto que se debe resaltar respecto a la deducción de los activos de empresas en periodo improductivo, tiene que ver con que la norma se refiere a las empresas en periodo improductivo, y no a los activos improductivos de una empresa plenamente operativa.

La sección cuarta del consejo de estado en sentencia del 5 de mayo de 2011 expediente 17595 manifestó que:

«Por otra parte, la exclusión del literal c) del artículo 189 E.T, no hace referencia a que los “bienes” individualmente considerados sean improductivos, sino que permite detraer el valor de los “bienes” “vinculados a empresas en período improductivo”, de forma que es la EMPRESA y no cada uno de los bienes que la conforman los que deben tener la característica de la improductividad.»

Hay una gran diferencia entre una empresa en periodo improductivo y un activo improductivo, pues la primera obedece a empresas nuevas que aún no están en capacidad de generar renta.

Ejemplo de renta presuntiva. Así se calcula.

Un contribuyente obligado a liquidar renta presuntiva tiene los siguientes datos.

  • Patrimonio Bruto: $500.000.000.
  • Patrimonio Líquido: $380.000.000

Sin embargo, dentro de su patrimonio bruto están incluidas unas acciones que ascienden a $100.000.000 y dichas acciones generaron unos dividendos gravados de $2.500.000.

Para hallar  el valor patrimonial de las acciones de  debe dividir el patrimonio líquido entre el patrimonio bruto lo que nos da un porcentaje del 76%:

380.000.000 ÷ 500.000.000 = 76%.

En ese sentido la renta presuntiva excluyendo dichas acciones y sin excluirlas, sería la siguiente:

ConceptoCon exclusionesSin exclusiones
Patrimonio líquido380.000.000380.000.000
Valor patrimonial de las acciones76.000.0000
Base renta presuntiva304.000.000380.000.000
Renta presuntiva10.640.00013.300.000
Renta gravable de las acciones2.500.0000
Renta presuntiva definitiva13.140.00013.300.000

Como se puede observar, dependiendo de los dividendos que generen las acciones, en un momento determinado puede ser más favorable para el contribuyente optar por no excluir el valor patrimonial de las acciones, y con eso evitará tributar por el sistema de renta presuntiva. Para un análisis más completo el ejemplo de debe comprender entendiendo que por el sistema ordinario, dichos dividendos deberán tributar.

Si las acciones hubieran tenido un rendimiento superior a 3.000.000, la renta presuntiva hubiera sido mayor de haber excluido el valor patrimonial de las acciones.

Recordemos que la obligación de sumar la renta producidas por las acciones aplica sólo si se excluyen dichas acciones del patrimonio respecto al cual se calcula la renta presuntiva.

Esta es una forma en la que el contribuyente dentro de la legalidad, puede planear sus impuestos.

Es importante anotar que el contribuyente puede optar o no por depurar el patrimonio para determinar la renta presuntiva, de manera que si no le conviene por las razones antes expuestas, no requiere hacerlo.

Es así porque la norma utiliza el verbo «podrá, podrán», por lo que es optativo para el contribuyente recurrir a esa posibilidad que le ofrece a ley.

Contribuyentes excluidos del cálculo de la renta presuntiva.

Los siguientes contribuyentes están excluidos de la renta presuntiva, es decir, no deben calcular renta presuntiva según el artículo 191 del estatuto tributario:

  1. Las entidades del régimen especial de que trata el artículo 19.
  2. Las empresas de servicios públicos domiciliarios.
  3. Los fondos de inversión, de valores, comunes, de pensiones o de cesantías contemplados en los artículos 23-1 y 23-2 de este Estatuto.
  4. Las empresas del sistema de servicio público urbano de transporte masivo de pasajeros, así como las empresas de transporte masivo de pasajeros por el sistema de tren metropolitano.
  5. Las empresas de servicios públicos que desarrollan la actividad complementaria de generación de energía.
  6. Las entidades oficiales prestadoras de los servicios de tratamiento de aguas residuales y de aseo.
  7. Las sociedades en concordato.
  8. 8 ) Las sociedades en liquidación por los primeros tres (3) años.
  9. Las entidades sometidas al control y vigilancia de la Superintendencia Bancaria que se les haya decretado la liquidación o que hayan sido objeto de toma de posesión, por las causales señaladas en los literales a) o g) del artículo 114 del estatuto orgánico del sistema financiero.
  10. Los bancos de tierras de las entidades territoriales, destinados a ser urbanizados con vivienda de interés social.
  11. Los centros de eventos y convenciones en los cuales participen mayoritariamente las Cámaras de Comercio y los constituidos como empresas industriales y comerciales del estado o sociedades de economía mixta en las cuales la participación de capital estatal sea superior al 51%, siempre que se encuentren debidamente autorizados por el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo.
  12. Las sociedades anónimas de naturaleza pública, cuyo objeto principal sea la adquisición, enajenación y administración de activos improductivos de su propiedad, o adquiridos de los establecimientos de crédito de la misma naturaleza.
  13. A partir del 1o de enero de 2003 y por el término de vigencia de la exención, los activos vinculados a las actividades contempladas en los numerales 1o, 2o, 3o, 6o y 9o del artículo 207-2 de este Estatuto, en los términos que establezca el reglamento.

Estos contribuyentes no deben calcular ni deben declarar renta presuntiva, dejando en ceros la casilla respectiva del formulario del impuesto de renta.

Renta presuntiva cuando se declara por primera vez.

Cuando una persona jurídica declara por primera vez no debe calcular renta presuntiva, en cambio, una persona natural que declara por primera vez, según la Dian, sí debe calcular renta presuntiva.

Para el caso de las personas jurídicas, cuando declaran por primera vez no existe un periodo anterior, por tanto no habrá base para el cálculo de la renta presuntiva.

Recordemos que una persona jurídica deberá declarar renta desde el primer periodo en que se ha constituido, así sea por una fracción de año, de modo que en la primera declaración, así sea por fracción de año, es materialmente imposible calcular la renta presuntiva por no existir un patrimonio sobre el cual se pueda calcular.

En el caso de las personas naturales es diferente, puesto que cuando estas declaran, es perfectamente posible que haya existido un periodo anterior, así no se haya declarado ese periodo.

Una persona natural declara siempre y cuando supere alguno de los topes contemplados por la ley para no estar obligado a declarar,  por lo tanto, si en el 2018 debe declarar por primera vez, significa que en el 2017 no declaró, pero eso no significa que en ese año no tuviera un patrimonio líquido, por tanto sí existe una base para el cálculo de la renta presuntiva.

En el año anterior, si la persona no declaró, fue porque su patrimonio era inferior al monto que ha establecido la ley para no estar obligado a declarar, pero efectivamente si existió un patrimonio, aunque sea poco, y en el caso de la renta presuntiva, no existe patrimonio mínimo, sino que cualquiera que sea su monto se debe calcular la renta que presuntamente debió generar ese patrimonio.

En consecuencia, y según lo conceptuado por la Dian [Oficio 28005, 6 de mayo de 2004], toda persona natural debe calcular renta presuntiva.

Renta presuntiva en las personas naturales.

La forma como se calcula la renta presuntiva en las personas naturales ha cambiado drásticamente apartándose de los principios generales que consagra los artículos 188 y 189 del estatuto tributario, aunque se estos se toman como referencia, y ese cambio obedece al sistema cedular que opera en el impuesto a la renta de las personas naturales.

El decreto 2250 de 2017 precisó la forma en que se debe determinar la renta presuntiva para el caso de las personas naturales a quienes les aplica el sistema cedular para la determinación del impuesto a la renta.

Como una persona puede tener al mismo tiempo varias cédulas, había dudas sobre cómo se debería determinar la renta líquida gravable en caso de que se debiera tributar sobre renta presuntiva.

El decreto 2250 de 2017 adicionó el artículo 1.2.1.19.15 al decreto 1625 de 2016, que dice al respecto:

«Procedimiento para la asignación de la renta presuntiva cedular. Las personas naturales residentes contribuyentes del impuesto sobre la renta, determinarán la renta presuntiva de conformidad con lo establecido en el artículo 188 y 189 del Estatuto Tributario.

La renta presuntiva obtenida se comparará contra la sumatoria de todas las rentas líquidas cedulares. En caso que la renta presuntiva sea mayor, la adicionará como renta líquida gravable a la cédula de rentas no laborales.

Del procedimiento aplicado anteriormente, se generará un exceso de renta presuntiva, que corresponde a la diferencia de la renta líquida cedular y la renta líquida determinada por el sistema de renta presuntivo. El exceso generado se compensará de conformidad con lo establecido en el artículo siguiente.»

La renta presuntiva se debe comparar con la sumatoria de todas las cédulas, y si la renta presuntiva resulta superior a la sumatoria de las rentas de cada una de las cédulas,  ¿se adiciona a la cédula de rentas no laborales como dice la norma?

Aquí es importante anotar que la norma procedimental dice que la renta presuntiva determinada se adicionará a la cédula de rentas no laborales, pero la Dian en concepto unificado de renta de las personas naturales (0912 de julio 19 de 2018) precisa que no se trata de una adición sino de una imputación.

Vemos lo que dijo la Dian:

«En este punto es importante precisar que este despacho interpreta que el término “adición” en la norma anteriormente transcrita debe entenderse como la imputación del resultado del cálculo de la renta presuntiva en la renta líquida de la cédula de rentas no laborales. En ningún caso, esa imputación debe entenderse cómo una sumatoria de ambas rentas líquidas (la determinada por el sistema ordinario cedular y la determinada por renta presuntiva) pues sólo una de dichas rentas líquida –la mayor entre ambas- puede ser entendida como renta gravable.»

En consecuencia, si la renta presuntiva resulta mayor que la sumatoria de todas las rentas líquidas cedulares, la renta presuntiva se declara en la cédula de rentas no laborales pero sin hacer la sumatoria con la renta líquida ordinaria de esta cédula, es decir, el valor de la renta presuntiva reemplaza el valor que hubiere en dicha cédula.

Respecto a la forma como se debe compensar el exceso de renta presuntiva, dice el artículo 1.2.1.19.16 del mismo decreto:

«Procedimiento para la compensación de la renta presuntiva cedular. Las personas naturales residentes contribuyentes del impuesto sobre la renta, podrán compensar los excesos en renta presuntiva, hasta el valor de la renta líquida gravable de la cédula de rentas no laborales del periodo fiscal correspondiente, en los términos del artículo 189 del Estatuto Tributario.»

Como se puede observar, para compensar el exceso de la renta presuntiva se toma como referencia la renta líquida de la cédula de rentas no laborales, que es la cédula en la que se clasifica la renta presuntiva según el artículo 1.2.1.19.15 del decreto 1625 de 2017.

Es importante anotar el cambio que introdujo la ley 1943 al artículo 333 del estatuto tributario que ha quedado de la siguiente forma:

«Para efectos de los artículos 188 y siguientes de este Estatuto, la base de renta presuntiva del contribuyente se comparará con la renta de la cédula general.»

Y la norma anterior señalaba lo siguiente:

«Para efectos de los artículos 188 y 189 de este Estatuto, la renta líquida determinada por el sistema ordinario será la suma de todas las rentas líquidas cedulares.»

Lo que simplificó el enredo que causó la ley 1819 de 2016.

Comparativa de la renta presuntiva y la renta ordinaria.

Una vez determinada la renta presuntiva se compara con la renta ordinaria, y la que sea más alta de las dos se convertirá en la renta líquida gravable, es decir, el impuesto a la renta se paga sobre la mayor de las dos.

Por ejemplo, si la renta presuntiva arroja 20.000.000 y la renta ordinaria 15.000.000, el impuesto de renta se paga sobre los 20.000.000.

La renta ordinaria es la que se determina según la realidad económica de contribuyente, esto es, según sus ingresos, costos y gastos.

Compensación del exceso de renta presuntiva sobre la renta ordinaria.

Cuando un contribuyente persona natural o jurídica tributa sobre renta presuntiva, podrá compensar con la renta líquida dentro de los 5 años siguientes el exceso de la renta presuntiva sobre la renta líquida.

Así lo dispone el parágrafo único del artículo 189 del estatuto tributario, el mismo que reglamenta la renta presuntiva.

¿Qué es el exceso de renta presuntiva sobre la renta líquida?

Supongamos que en el 2017 se declaró una renta líquida de $3.000.000 y una renta presuntiva de $5.000.000.

En este caso se debió tributar sobre la renta más alta que es la presuntiva, de modo que se produce un exceso de la renta presuntiva frente a la renta líquida de $2.000.000 (5.000.000-3.000.000), de modo que ese exceso es compensable en los años posteriores.

¿Cómo se hace la compensación o deducción del exceso de la renta presuntiva?

Esos $2.000.000 arriba determinados se pueden deducir o compensar de la renta líquida durante los 5 años siguientes a su determinación, esto es hasta el 2022 según nuestro supuesto. El formulario trae un renglón específicamente para ello.

Si la renta líquida declarada en el 2018 es superior a la renta presuntiva del mismo periodo, se puede compensar el exceso de la renta presuntiva presentado en el 2017 siempre que ello no genera un nuevo exceso de renta presuntiva.

Supongamos que en el 2018 se declara una renta líquida de $8.000.000 y una renta presuntiva de 7.000.000.

En este caso la renta líquida es superior a la renta presuntiva en $1.000.000 de modo que únicamente se puede compensar un millón de los dos millones de pesos del exceso de la renta presuntiva del 2017, ya que la compensación no puede generar un nuevo exceso de renta presuntiva, puesto esto sería equivalente a reciclar estos excesos.

Los excesos de renta presuntiva se pueden compensar dentro de los 5 años siguientes en los porcentajes o proporciones que el contribuyente determine según su necesidad particular, de modo que puede compensar la totalidad en un solo año, si es el caso.

El único límite es que la renta líquida después de la compensación del exceso de renta presuntiva, no sea inferior a la renta presuntiva determinada en el periodo objeto de declaración por las razones ya expuestas.

Compensación del exceso de renta presuntiva en las personas naturales.

En el caso de las personas naturales el proceso para determinar la renta presuntiva debe considerar las cédulas que componen su renta.

Ese tratamiento especial para determinar la renta presuntiva cedular hace que la compensación del exceso de renta presuntiva sea también especial para las personas naturales.

Al respecto dice el artículo 1.2.1.19.16 del decreto 1625 de 2016 adicionado por el decreto 2250 de 2017:

«Las personas naturales residentes contribuyentes del impuesto sobre la renta, podrán compensar los excesos en renta presuntiva, hasta el valor de la renta líquida gravable de la cédula de rentas no laborales del periodo fiscal correspondiente, en los términos del artículo 189 del Estatuto Tributario.»

La norma está señalando que el exceso de renta presuntiva se compensa hasta el valor de la cédula de rentas no laborales, pero ¿qué pasa si el contribuyente no tiene rentas de ese tipo?

Supongamos un contribuyente que sólo tiene rentas de trabajo pero debe tributar sobre renta presuntiva. ¿No puede compensar el exceso de renta presuntiva?

El hecho de que un contribuyente sólo tenga rentas de trabajo no lo exime de tributar sobre renta presuntiva, y en tal caso no podría compensar el exceso de esa renta presuntiva, pues su renta no laboral sería cero, siendo cero el monto que puede compensar.

Para la compensación del exceso de renta presuntiva no se requiere que esta sea contabilizada.

Así se desprende de la lectura de la sentencia de la sección cuarta del Consejo de estado con radiación 16887 del 10 de febrero de 2011, con ponencia del magistrado William Giraldo:

«Esta deducción por exceso de renta presuntiva es un beneficio que sólo tiene efectos tributarios. Por tal razón no se registra en las cuentas del balance. La prueba de la existencia de un exceso de renta presuntiva está dada por las declaraciones de renta. De manera que si la actora demostró el exceso de renta presuntiva en la declaración del año gravable 1997, y tenía dos años para solicitar la deducción, lo podía hacer por los años 1998 y 1999, como en efecto ocurrió.

La DIAN no discutió que la actora no pudiera solicitar la deducción por exceso de renta presuntiva ajustada por inflación, ni que el porcentaje del ajuste no fuera lo correcto, lo que ha cuestionado es su falta de registro en cuentas de orden. Sin embargo, desde el punto de vista contable, las cuentas de orden son cuentas de control en las que se registran las partidas conciliatorias entre las cuentas fiscales y contables, y si bien, de acuerdo con el PUC, en el Código 82 se deben registrar las  diferencias existentes entre el valor de las cuentas de naturaleza activa según la contabilidad, y las de igual naturaleza utilizadas para propósitos de declaraciones tributarias, dentro de las cuales están conceptos tales como diferencias entre costo contable y fiscal, pérdidas fiscales por amortizar y exceso entre renta presuntiva y renta líquida por amortizar, para la Sala, la falta de registro contable en esas cuentas, no implica la pérdida del beneficio tributario.»

Vale aclarar que la sentencia utiliza la palabra deducción debido a que para la fecha de los hechos este beneficio fiscal estaba contenido en el artículo 175 del estatuto tributario, pero la esencia sigue siendo la misma, por lo que el hecho que hoy no sea una deducción sino una compensación no afecta la tesis expuesta por el Concejo de estado, pues sigue siendo un beneficio con efectos únicamente fiscales, y para su determinación sigue siendo suficiente la información contenida en la declaración de renta, máxime si se tiene en cuenta que no existe un límite anual que se pueda compensar y que requiera un control preciso.

Rentas exentas en la renta presuntiva.

Aunque del diseño del formulario se intuye, es importante resaltar que en caso de tributar sobre renta presuntiva, las rentas exentas se descontarán de esta.

Si no se descuentan las rentas exentas de la renta presuntiva, no habría un beneficio efectivo sobre las rentas consideradas por la ley como exentas, puesto que se tributaria sobre una renta de la cual no se ha restado la renta, sobre la cual no se debe pagar impuesto.

La renta exenta se resta no exactamente de la renta presuntiva, sino de la renta mayor resultante de la comparación que se hace entre la renta líquida o real y la renta presuntiva.

Supongamos los siguientes datos:

  • Renta ordinaria 100.000
  • Renta presuntiva: 60.000
  • Renta exenta: 30.000

La renta exenta en este caso se resta de la renta líquida por cuanto esta supera a la renta presuntiva. Su fuera lo contrario, es decir que la renta presuntiva fuera superior a la renta líquida, la renta exenta de 30.000 se restaría de la renta presuntiva.

En resumen se puede decir que cualquiera sea la renta sobre la que se tributa, se debe restar la renta exenta para determinar la renta líquida gravable, habiendo previamente sumado las “rentas gravables” que figuran en el formulario.

Se precisa que para el caso de las personas naturales el asunto cambia un poco.

Sanción por no calcular la renta presuntiva.

¿Si un contribuyente omite calcular la renta presuntiva se debe pagar alguna sanción?

Ninguna ley o decreto contempla expresamente una sanción por el hecho de omitir el cálculo de la renta presuntiva, pero por vía de interpretación, es probable que tal omisión si conlleve a la aplicación de una sanción. Veamos por qué.

La renta presuntiva es una renta que eventualmente se puede convertir en renta líquida gravable, o lo que es lo mismo, en base gravable.

Recordemos que la renta líquida gravable es la mayor renta entre la presuntiva y la real [renta líquida], de allí que se deba hacer la comparación entre la una y la otra, y de allí la necesidad de determinar la renta presuntiva.

El impuesto de renta se paga sobre la renta líquida gravable, esto es, sobre la mayor entre renta presuntiva y real, lo que nos lleva a concluir que si no se calcula la renta presuntiva, no es posible determinar con certeza si se está tributando correctamente, pues podría darse el caso que el impuesto se deba pagar sobre la renta presuntiva que es más alta que la ordinaria.

Luego si la Dian determina que el contribuyente tributó menos debido a que no calculó la renta presuntiva o a que la calculó mal, naturalmente procederá la sanción por corrección y probablemente la sanción por inexactitud, de modo que de forma indirecta sí es posible que el contribuyente resulte sancionado, solo en el caso en que de haberse determinado la renta presuntiva esta hubiera resultado mayor a la ordinaria.

Si la renta presuntiva que no se calculó era menor a la ordinaria, no pasa nada porque el impuesto a pagar no se ve afectado por lo tanto no procede ni la sanción por corrección ni la sanción por inexactitud.

Recomendados.

Compártalo en Facebook Compártalo en Twitter Compártalo en Whatsapp
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y enviaremos a su correo nuestra información mas reciente.


Déjenos su opinión

18 Opiniones
  1. MARIA Dice:

    Buenos días. He elaborado una declaración para asalariados en el programa ayuda renta y no aparece en el formulario renta presuntiva y por eso no lo incluí en la declaración. Revisando el cálculo si da 890.000 pero es inferior a la renta de trabajo. El hecho de no haberlo colocado en la declaración según lo que expone el artículo “no pasa nada” pero me pregunto por qué el programa ayuda renta no lo coloca?

    Responder
  2. Carmenza Dice:

    Buenas noches: Tengo la misma inquietud de María. En el formulario de AYUDA RENTA, a pesar de que se responden todas las preguntas para el cálculo de la RENTA PRESUNTIVA, si es menor a las rentas de trabajo o de capital, no las registra y por lo tanto tampoco la incluí y presenté la DdeR. Ahí qué puede pasar…..??? es un programa de la misma DIAN.

    Responder
  3. Johanna Dice:

    Buenas días; para el cálculo de la presuntiva, después de la resta de su casa habitacional,se multiplica esta base por el 3.5% y ese valor que arroje es el que se coloca en la renta liquida “de no Laborales” en el formulario???, y se hace la comparación con las uvt vigentes, para revisar si le da o no valor a pagar. sí estoy interpretando bien?

    Responder
  4. Libia León Dice:

    En su artículo encontramos “El porcentaje de renta presuntiva luego de la modificación que hiciera la ley 2010 de 2019 al artículo 188, es del 3.5% para año 2019.

    Para el 2020 será del 3%, y del 0% a partir del 2021.

    De manera que para la declaración de renta del 2019 que se presente en el 2020, se aplica el 3.5%, y para la declaración de renta del 2020 que se presenta en el 2021 se aplicará una renta presuntiva del 3%.”
    La norma citada de la Ley 2010 tiene aplicación para el año 2020. Para la declaración de renta del año 2019 se debe aplicar lo preceptuado por la Ley 1943 o sea que el porcentaje es 1.5%

    Responder
  5. kike ortiz Dice:

    Buen dia, opino que la tarifa no debe ser del 3,5% para el año 2019 sino del 1,5% ya que para el año gravable 2019 rige lo estipulado por la ley de financiamiento, el cual tiene vigencia hasta el 31 de diciembre 2019. tenga en cuenta que la declaratoria de inexequibilidad de la Ley de financiamiento 1943 de 2018 surtirá efectos a partir del 1 de enero de 2020, razón por la cual para el período gravable 2019 sigue vigente la tarifa del 1,5%).

    Responder
    • lety Dice:

      pregunta, pero para la declaracion de renta 2019 el ano base es el 2018, de renta presuntiva, entonces que tarifa aplico gracias

      Responder
  6. CARLOS R Dice:

    Buenos días, por lo que he estudiado y escuchado a otros expertos creo que la tarifa del año gravable 2019 para calcular la renta presuntiva es del 1.5% y para el 2020 el 0.5%. Basado en lo que dicen las leyes 1943 de 2018 y 2010 del 2019.

    Responder
    • PAOLA CASTELLANOS Dice:

      Si nos remitimos al art 188 para el año gravable fiscal 2019 es 1.5% año 2020 es 0.5% y año 2021 0%

      Responder
  7. LFM Dice:

    Buenas tardes el Art. 90 Ley 2010 “”….El porcentaje de renta presuntiva al que se refiere este artículo se reducirá al cero punto cinco por ciento (0,5%) en el año gravable 2020; y al cero por ciento (0 %) a partir del año gravable 2021.””” claramente expresa “se reducira AL (0,5%)” y no “se reducira EN (0,5%)”.. por tal razon la tarifa para 2020 es 0,5%. ..Gracias

    Responder
    • Carolina Dice:

      Así es!!! Se lee que se reducirá al 0.5% no en 0.5% Por favor corregir esta información, ya que confunden a los que los siguen.

      Responder
      • José Dice:

        Exactamente. Clave la interpretación de AL y EN.

        Responder
  8. arnoldo Dice:

    Buenos dias señores Gerencie.com

    Contribuyente pensionado y que viene declarando cada año, en el AÑO 2014 tiene un saldo a favor de $22.466.00
    AÑO 2015 saldo a favor de $ 21.025.000
    AÑO 2016 el saldo a favor lo declara en el renglón 98 ANTICIPO RENTA POR EL AÑO GRAVABLE POR EL
    AÑO GRAVABLE 2017 $20.293.000
    AÑO 2017 el saldo a favor lo declara en el renglón 100 ANTICIPO RENTA POR EL AÑO GRAVABLE
    SIGUIENTE $19.752.000
    AÑO 2018 el saldo a favor lo declara en el renglón 100 ANTICIPO RENTA POR EL AÑO GRAVABLE
    SIGUIENTE $14.247.000
    PREGUNTA:
    1. DEBO TRASLADAR PARA EL AÑO GRAVABLE 2019 AL RENGLÓN SALDOS A FAVOR?
    2. TIENE ALGÚN INCONVENIENTE DE SANCIÓN?

    LES AGRADEZCO SU RESPUESTA.

    Responder
  9. dorisval Dice:

    Buenos días,

    si la empresa tiene perdida, debo calcular y pagar impuesto de renta sobre la presuntiva?

    Responder
  10. jairo Dice:

    Buena tarde.

    En la casilla 86 renta presuntiva y de pensiones del formulario 210 declararación año 2019 a presentar año 2020, me dice que esta casilla se calcula así: si valor Casilla 68( renta presuntiva)es mayor de la casilla 67(Renta liquida General),entonces debo sumar casilla 68 y 73(renta liquida gravable de la cédula de Pensiones. en caso de que casilla 68,sea menor que casilla (67) como se calcula esa casilla. Yo creo que es cero,pues no la puedo calcular.

    Agradezco cualquier ayuda.

    Responder
  11. german Dice:

    Soy residente en el exterior y tengo que declarar por primera vez porque recibi una herencia. No tengo mas bienes ni recibo rentas en Colombia. Como calculo la renta presuntiva?

    Responder
  12. Carla Dice:

    Buenas noches,

    Quisiera que me ayudaran con esta duda, si voy hacer una renta fraccionada a junio del 2020, y durante el año 2020 no tuvo movimientos; debo calcular de igual forma renta presuntiva? y en ese caso el porcentaje aplicar seria el 0,5%.

    Quedo atenta, se los agradezco a quien pueda ayudarme.

    Responder
  13. Nathaly Dice:

    Muy completo el texto y últil la explicación. Pero por favor revisen la redacción y la ortografía antes de publicar.

    Responder
En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.