¿Cuándo estamos al frente de una obligación condicional?

Las obligaciones condicionales son las que dependen de que acontezca algo o que no; ya sea que la condición sea positiva o negativa, es decir, que acontezca una cosa o que no acontezca.

El código civil define las obligaciones condicionales en el artículo 1530 del código civil de la siguiente manera:

«es obligación condicional la que depende de una condición, esto es, de un acontecimiento futuro, que puede suceder o no.»

Cuando se trata de obligaciones  positivas es requisito que sea físico y moralmente posible, es decir, que no sea contraria a la naturaleza o contraria a las leyes. La obligación condicional puede ser:

  • Potestativa: la que depende de la voluntad de una de la partes.
  • Casual: la que depende de la casualidad.
  • Mixta: la combinación de la potestativa y la casual.
  • Suspensiva: la que suspende la adquisición de un derecho, por ejemplo para que Juan herede a su padre es necesario que contraiga matrimonio.
  • Resolutoria: cuando se extingue un derecho por el cumplimiento de la condición.

¿Qué pasa si antes de cumplirse de la condición perece la cosa prometida, sin que medie la culpa del deudor?, en este caso se extingue la obligación por perdida de la cosa; pero si existe culpa por parte del deudor, está obligado a pagar el precio e indemnizar por los perjuicios causados. Además está obligado el deudor si una vez cumplida la condición y entregada la cosa estipulada en el contrato; la cosa se encuentra deteriorada deberá el deudor indemnizar al acreedor por los perjuicios causados.

Respecto a los contratos bilaterales que son aquellos en los cuales existen     obligaciones para ambas partes, en dichos contratos va envuelta la condición resolutoria en caso de que una de las partes contratantes no cumpla lo estipulado. En este caso el que si cumplió podrá rescindir el contrato o pedir el cumplimiento, en ambos casos con derecho a indemnización de perjuicios.

Por último es trasmisible el derecho del acreedor y la obligación del deudor, que fallece en el lapso del contrato condicional y el cumplimiento de la condición; esto no es aplicable según lo preceptuado por el artículo 1549 a las asignaciones testamentarias y a las donaciones entre vivos.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

Una opinión
  1. Tomas Rodríguez dice:

    En un contrato de arrendamiento se establece: “El plazo de duración del presente contrato será 1 año fijo, contados a partir del 01 de noviembre del 2014, hasta el 30 de noviembre del 3015. Y antes de su vencimiento las partes deben cumplir con los tiempos pautados, y antes de su vencimiento las partes deben de manifestar por lo menos 60 días de anticipación su voluntad de no prorrogar el contrato, lo cual deberá constar necesariamente por escrito”. Yo soy el abogado del arrendador. El contrato venció el 30 de noviembre de 2015 y mi cliente no manifestó su voluntad de no prorrogar el contrato pero yo considero que ello no era necesario por qué las partes no habían acordado previamente que fuera prorrogable. El arrendatario alega que el contrato se hizo prorrogable por no haber el arrendador manifestado que no era prorrogable. Considero que no era necesario cumplir con esta condición y que la obligación es pura y simple y por lo tanto el contrato terminó en el tiempo pautado. Aprecio mucho opiniones al respecto

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.