Firma digital. Aspectos a tener en cuenta ante los cambios introducidos por la resolución 070 de 2016

Por

Las declaraciones tributarias deben ser firmadas por el contribuyente, responsable o agente retenedor, y adicionalmente contador público o revisor fiscal según sea el caso. Entre tanto, con la expedición de la resolución 070 de 2016 que adoptó la firma electrónica, cada vez que se firme una declaración tributaria se deberá generar un código electrónico que será enviado al correo del obligado.

Dicho código se copia y se pega en el proceso de firma de la declaración en la página de la DIAN, y una vez ingresado dicho código la declaración se entiende firmada y posteriormente  presentada.

Tal como se evidencia en el video de la DIAN.

Ahora bien,  el problema radica en que en múltiples organizaciones por no decir que en su totalidad, la firma del representante legal es manejada por el contador o revisor fiscal, con lo cual como el correo asociado al representante legal es el de la compañía, el contador o revisor fiscal deberá o tener la contraseña de dicho correo electrónico o estar llamando al representante legal para que le informe el código que se generó para poder firmar las declaraciones tributarias.

En esencia, como lo señalamos en un inicio, la obligación es del representante legal (contribuyente, responsable o agente retenedor) y en primera medida es este quien debería hacer dicho proceso. No obstante, una delegación del mismo haría que se presentará tres situaciones. Uno, que se actualice el RUT con un correo específico para actuaciones ante la DIAN. Dos, que se le suministre la clave del correo electrónico al contador público o revisor fiscal o tres, que el contador público o revisor fiscal deba comunicarse con el representante legal para que le suministre el código para poder firmar la declaración.

Contenido relacionado:
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.