Impuesto de renta diferido – Cómo se calcula

El impuesto de renta diferido se genera por el tratamiento diferencial que se suele dar a los hechos económicos desde el punto de vista contable y fiscal.

Concepto.

impuesto-diferido

En Colombia es muy común que se genere impuesto de renta diferido debido a la prelación que a norma fiscal tiene sobre la contable.

El tratamiento contable que se le da al patrimonio, a los ingresos, costos y gastos del contribuyente, difiere considerablemente del tratamiento fiscal que la ley tributaria contempla.

La situación anterior hace que la utilidad determinada según los principios de contabilidad generalmente aceptados, sea diferente a la utilidad o renta líquida determinada según las normas tributarias.

El impuesto de renta es uno solo, el cual se aplica sobre las utilidades o renta del contribuyente, y al ser diferente la utilidad contable de la utilidad fiscal, se presenta una diferencia también en el impuesto.

La diferencia en el impuesto de renta, resultante de una diferencia en la utilidad contable y fiscal, es lo que se conoce como impuesto de renta diferido, que puede generar diferencias temporales o permanentes.

Aplicación del impuesto diferido

El impuesto diferido debe ser aplicado por las empresas o personas que, en primer lugar, estén obligadas a llevar contabilidad, puesto que el objetivo del impuesto diferido es precisamente el de reconocer en la contabilidad las diferencias que se presenten respecto del impuesto de renta, por los diferentes tratamientos aplicados a los hechos económicos realizados.

En segundo lugar, lo deben aplicar quienes sean contribuyentes del impuesto de renta, pues por obvias razones, solo estos pueden experimentar una diferencia en el impuesto de renta, cuando este existe.

El impuesto de renta diferido puede ser débito o crédito

Dependiendo de si la diferencia del impuesto determinado en la liquidación privada del contribuyentes es superior o menor, el impuesto diferido puede ser débito o crédito.

Impuesto diferido debito

El impuesto diferido debito se da cuando la empresa, en un año debe pagar un mayor impuesto de renta debido al tratamiento fiscal, pero que en los siguientes años los puede recupera, caso en el cual se considera un activo diferido.

Impuesto diferido crédito

El impuesto diferido crédito, se presenta cuando la empresa en un año determinado paga menos impuesto del que debe pagar, pero que en los periodos siguientes deberá pagar el impuesto dejado de para inicialmente. En este caso, se considera un pasivo diferido, el cual deberá pagar en los próximos años.

Diferencias en el tiempo

El impuesto diferido surge por las diferencias temporales que implican un mayor o menor pago de impuesto por tratamientos contables y fiscales disímiles, de lo que se concluye que el mayor o menor impuesto pagado como resultado de las diferencias permanentes no se pueden calificar como impuesto diferido.

Diferencias temporales

En primer lugar, es pertinente precisar que las diferencias en el tiempo, ya sean temporales o permanentes, suceden cuando los hechos económicos sucedidos en una empresa tienen efectos en periodos diferentes, en varios periodos.

De acuerdo a esto, las diferencias temporales son aquellas diferencias que permiten ser subsanadas, revertidas o corregidas en periodos futuros.

Una diferencia causada por un hecho económico la cual puede ser revertida en el periodo o periodos siguientes se considera temporal, ya que, con el paso del tiempo, las diferencias temporales se disminuyen a cero en la medida en que se van revirtiendo las situaciones que causaron esa diferencia.

Diferencias permanentes

Son diferencias permanentes aquellas causadas por hechos o situaciones que no pueden ser subsanados o revertidos en periodos futuros.

Son situaciones que implican un mayor impuesto en un periodo, pero ese mayor impuesto pagado no se puede recuperar en ningún periodo siguiente. O caso contrario, cuando esa diferencia implica el pago de un menor impuesto, el cual no se debe pagar en periodos futuros.

Casos en los que se presenta el impuesto diferido debito

Existen diferentes situaciones que implican el pago de un mayor impuesto en un periodo, pero que luego se puede revertir en los siguientes periodos, como ilustración suponemos algunos pocos ejemplos.

El pago de impuesto sobre renta presuntiva como generador del impuesto diferido debito

Cuando no hay utilidad o la renta líquida es inferior a la renta presuntiva, se debe pagar sobre esta última, razón por la cual se paga un mayor impuesto, el cual se puede revertir en la medida en que, dentro de los cinco años siguientes, se puede compensar con la renta líquida, el exceso de renta presuntiva sobre la ordinaria, en los términos del artículo 189 del estatuto tributario.

Renta presuntiva ¿Qué es y cómo se calcula?

Esto implica, que en los años en los que se compense el exceso de la renta presuntiva sobre la renta líquida, se pague un menor impuesto, puesto que esta compensación permite disminuir la base gravable.

Casos en los que se presenta el impuesto diferido crédito.

Cuando la utilidad contable es superior a la fiscal, se presenta un menor impuesto a pagar como consecuencia de esta diferencia.

Igual que en el impuesto diferido débito, en el impuesto diferido crédito existen diferentes situaciones que lo originan, pero para efectos de ilustración, se trabajara con un solo ejemplo.

La aplicación de métodos de depreciación fiscales como generador del impuesto diferido crédito

La norma tributaria prevé la utilización de métodos de depreciación diferentes a los utilizados contablemente, lo cual permite que fiscalmente un activo se deprecie de una forma más acelerada que contablemente, lo cual significa una mayor deducción fiscal, lo que a sus ves implica que la renta líquida sea inferior a la utilidad fiscal.

Métodos de depreciación

Por ejemplo, el artículo 140 del estatuto tributario, contempla la posibilidad de incrementar la alícuota de depreciación hasta en un 25%, por cada turno adicional del activo fijo. En este caso, el resultado final es un menor impuesto de renta como consecuencia de una mayor deducción.

Este mayor impuesto pagado en el año en que se utiliza la depreciación acelerada, se revierte cuando en los años siguientes cuando el activo fiscalmente ya ha sido depreciado, pero contablemente no. Esto hace que la utilidad fiscal se incremente frente a la contable, puesto que ya no se puede deducir el gasto por depreciación del activo depreciado aceleradamente en los años anteriores de forma acelerada, en tanto que el gasto por depreciación contable se sigue presentando.

Casos en los que se presentan diferencias permanentes

Existen una serie de beneficios fiscales que permiten al contribuyente pagar un menor impuesto, el cual representa una diferencia permanente, es decir, que no se revierte en ningún tiempo futuro.

Uno de los casos más comunes es la aplicación de rentas exentas o ingresos no constitutivos de renta ni ganancia ocasional.

Cálculo del impuesto de renta diferido.

Para el cálculo del impuesto de renta diferido se pueden tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Primero se calcula el gasto por impuesto sobre la renta, se toma la utilidad contable para sumarle los costos y gastos no deducibles y restarle los ingresos no gravados (diferencias permanentes), el resultado obtenido se multiplica por la tarifa nominal del impuesto sobre la renta.
  • Segundo se calcula el impuesto diferido, se toma la diferencia temporal y se multiplica por la tarifa nominal del impuesto sobre la renta, se deberá tener en cuenta que las diferencias temporales por ingresos generan impuesto diferido por pagar o crédito mientas las relacionadas con costos y/o gastos originan impuesto diferido débito.
  • Tercero se calcula el impuesto por pagar, se toma la renta líquida gravable y se multiplica por la tarifa nominal del impuesto sobre la renta.

Por lo anterior, es pertinente presentar el siguiente ejemplo para efecto de comprender mejor los cálculos:

Conceptos Estado de Resultados Declaración de Renta
Ingresos gravados $100.000 $100.000
Ingresos no gravados - diferencia definitiva $30.000 $0
Costos de ventas $70.000 $70.000
Gastos deducibles $15.000 $15.000
Gastos - diferencia temporal débito $5.000 $0
Utilidad contable / Renta líquida gravable $40.000 $15.000

Aplicando los tres cálculos anteriormente indicados obtenemos los siguientes resultados:

Primero Utilidad contable $40.000
( -) Ingresos no gravados - diferencia definitiva $30.000
( = ) Utilidad contable ajustada $10.000
( X )Tarifa nominal impuesto del impuesto sobre la renta 33%
( = ) Gasto por impuesto sobre la renta $3.300
Segundo Gastos deducibles - diferencia temporal $5.000
( X )Tarifa nominal impuesto del impuesto sobre la renta 33%
( = ) Impuesto diferido débito $1.650
Tercero Renta líquida gravable $15.000
( X )Tarifa nominal impuesto del impuesto sobre la renta 33%
( = ) Impuesto por pagar $4.950

En la contabilización de los valores obtenidos se registran los $3.300 al gasto por impuesto sobre la renta (débito), los $1.650 al activo por impuesto diferido (débito) y finalmente como partida doble los $4.950 al pasivo por impuesto corriente por pagar (crédito).

Recomendados.

Compártalo en Facebook Compártalo en Twitter
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y enviaremos a su correo nuestra información mas reciente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.