Tratamiento tributario de las incapacidades laborales

Por 20 septiembre, 2019

Los pagos que recibe un trabajador por incapacidades laborales constituyen un ingreso para estos en la medida en que sustituyen el salario, y cabe plantearnos cómo es el impuesto a la renta y la retención en la fuente frente a estos pagos.

Naturaleza del pago por incapacidad laboral.

impuestos-incapacidades-laborales

Lo primero que debemos tener claro es la naturaleza que tiene un pago por incapacidad laboral para determinar su tratamiento tributario.

Cuando un trabajador asalariado o independiente se incapacita no puede trabajar, y al no poder trabajar no puede obtener ingresos, y en razón a ello el sistema de seguridad social paga una incapacidad que pretende sustituir el salario que ya no recibe el trabajador.

Incapacidades laborales

La Corte constitucional en sentencia T-200 de 2017 deja claro que el pago recibido por las incapacidades laborales es un sustituto del salario:

«el pago de las incapacidades sustituye el salario del trabajador, durante el tiempo que por razones médicas está impedido para desempeñar sus labores, cuando las incapacidades laborales son presumiblemente la única fuente de ingreso con que cuenta el trabajador para garantizarse su mínimo vital y el de su núcleo familiar»

Es claro que las incapacidades laborales son un sustituto del salario, y no una compensación ni una indemnización, aspectos relevantes para lo que sigue.

¿Las incapacidades laborales se pueden declarar como rentas exentas?

Algunas personas han llegado a considerar que las incapacidades laborales son rentas exentas al interpretar que esos pago están dentro de los señalados en el artículo 206 del estatuto tributario.

Señala la norma que están exentas del impuesto a la renta «Las indemnizaciones por accidente de trabajo o enfermedad.», y ya vimos que la incapacidad laboral no corresponde a una indemnización y por tanto no se le puede tratar tributariamente como lo que no es.

Indemnizar significa reparar un daño causado, y la incapacidad no está reparando un daño al empleador, sino que está sustituyendo el salario mientras el trabajador recupera su salud.

Es probable que luego de la incapacidad el trabajador sea calificado con una incapacidad o discapacidad permanente, y en tal evento sí recibe una indemnización como tal que es independiente de la incapacidad, y esa indemnización si constituye renta exenta.

Retención en la fuente las incapacidades laborales.

Ha quedado claro que los pagos por incapacidades no son una renta exenta, y tampoco son un ingreso no constitutivo de renta ni ganancia ocasional. Tampoco existe una norma que excluya de la retención en la fuente los pagos por incapacidades laborales.

Siendo así, estos pagos constituyen un ingreso gravado con el impuesto a la renta que está sujeto a retención en la fuente.

La retención en fuente se aplicará siempre que el monto del pago alcance la base mínima sujeta a retención.

En el pasado la Dian consideró que las incapacidades laborales pagadas por la EPS no estaban sometidas a retención en la fuente, doctrina que fue revocada en el oficio 0321 de 2015.

¿Quién debe efectuar la retención en la fuente por incapacidades laborales?

Por regla general el que paga es el que aplica la retención en la fuente, y las incapacidades laborales las debe pagar el empleador aunque luego repite contra la EPS.

De modo que es el empleador quien debe practicar la retención en la fuente, tanto en las incapacidades que están a su cargo como en las que luego le reconoce la EPS.

En el caso de los trabajadores independientes,  las incapacidades son pagadas por la EPS directamente al trabajador, al igual que la ARL, de modo que son estas entidades las que tienen que efectuar la retención en caso de ser necesario, pues son las que pagan.

Deducción de las incapacidades pagadas por el contribuyente.

El empleador o contribuyente que paga las incapacidades puede deducir del impuesto a la renta los montos que el paga, más no los que reconoce la EPS.

Recordemos que en el caso de las incapacidades laborales de origen común, los dos primeros días están a cargo del empleador y a partir del tercer día a cargo de la EPS.

Incapacidad laboral en los primeros dos días. ¿Quién los paga?

En consecuencia, el empleador sólo puede deducir de su impuesto a la renta esos dos primeros días, pues los demás los paga la EPS.

Si bien el empleado está obligado pagar las incapacidades directamente al trabajador, luego puede repetir contra la EPS de modo que esta es la que finalmente paga.

Si eventualmente la EPS no paga las incapacidades al empleador por la razón que sea y este termina asumiéndolas, se supone que las puede deducir del impuesto a la renta porque debió pagarlas efectivamente.

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

Una opinión
  1. Dario Cala Dice:

    Muy bien, gracias, siento respaldo en este articulo; o mejor respaldo su análisis.

    Responder
En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.

Propiedad horizontal