Recurso de reconsideración en el procedimiento tributario

Por   15/12/2017

Cuando el contribuyente presenta una declaración tributaria puede ser objeto de un proceso de fiscalización por parte de la Dian,  proceso que conlleva varias etapas que en la vía gubernativa culminan para el contribuyente con el recurso de reconsideración.

El proceso de fiscalización se puede iniciar con la etapa preparatoria que puede consistir en un requerimiento ordinario, una inspección contable o una inspección tributaria, etc.

Una vez la Dian cuenta con elementos de juicio suficientes para considerar que el contribuyente ha incurrido en inconsistencias en la declaración tributaria, profiere el requerimiento especial, que el contribuyente tiene la oportunidad de controvertir en a respuesta a dicho requerimiento.

Si la respuesta al requerimiento especial no le satisface a la Dian, esta profiere una liquidación oficial de revisión, y contra dicha liquidación oficial es que procede el recurso de reconsideración, que es la última instancia con que cuenta el contribuyente en la vía gubernativa. A partir de allí es preciso recurrir a la jurisdicción judicial administrativa.

El recurso de reconsideración está contemplado en el artículo 720 del estatuto tributario que señala:

«RECURSOS CONTRA LOS ACTOS DE LA ADMINISTRACIÓN TRIBUTARIA. Sin perjuicio de lo dispuesto en normas especiales de este Estatuto, contra las liquidaciones oficiales, resoluciones que impongan sanciones u ordenen el reintegro de sumas devueltas y demás actos producidos, en relación con los impuestos administrados por la Unidad Administrativa Especial Dirección General de Impuestos Nacionales, procede el Recurso de Reconsideración.

El recurso de reconsideración, salvo norma expresa en contrario, deberá interponerse ante la oficina competente, para conocer los recursos tributarios, de la Administración de Impuestos que hubiere practicado el acto respectivo, dentro de los dos meses siguientes a la notificación del mismo.

Cuando el acto haya sido proferido por el Administrador de Impuestos o sus delegados, el recurso de reconsideración deberá interponerse ante el mismo funcionario que lo profirió.

PARAGRAFO. Cuando se hubiere atendido en debida forma el requerimiento especial y no obstante se practique liquidación oficial, el contribuyente podrá prescindir del recurso de reconsideración y acudir directamente ante la jurisdicción contencioso administrativa dentro de los cuatro (4) meses siguientes a la notificación de la liquidación oficial.»

El recurso de reconsideración es de vital importancia porque por medio de este se agota la vía gubernativa y se habilita la jurisdicción contenciosa administrativa, y de allí que el recurso de reconsideración deba cumplir con los requisitos que señala la norma, pues de no ser así, el contribuyente no podrá demandar el acto administrativo en cuestión ante el tribulan administrativo competente.

En este punto es importante resaltar la opción que brinda el parágrafo único del artículo 720 del estatuto tributario, en el sentido de ofrecer la posibilidad al contribuyente de prescindir del recurso de reconsideración y acudir directamente a la justicia administrativa, algo que cobra sentido cuando por experiencia se tiene sabido que por lo general la Dian responde el recurso de reconsideración en el mismo sentido en que respondió la respuesta al requerimiento especial presentada por el contribuyente, por lo que muchos contribuyentes consideran una pérdida de tiempo presentar el recurso de reconsideración.

Consulte. Principio de Per Saltum en materia tributaria.

Por último, precisar que el recurso de reconsideración no solo aplica respecto a la liquidación oficial de revisión, sino que también procede contra otros actos administrativos que imponen sanciones, como el mismo artículo 720 del estatuto tributario lo señala.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.