Perdida de la cosa que se debe

La pérdida de la cosa que se debe, extingue la obligación en los siguientes casos contemplados en el artículo 1729 del código civil:

  • Cuando perece el cuerpo cierto
  • Se destruye.
  • Deja de estar en el comercio
  • Por que desapareció y se ignora si aun existe.

En los contratos en los que la obligación es la entrega de un cuerpo cierto  siempre que la cosa perece en manos del deudor se presume que ha sido por culpa suya.

Entonces la obligación existe cuando el cuerpo cierto perece por culpa del deudor o estando este en mora, en este caso le corresponde al deudor pagar el precio de la cosa e indemnizar al acreedor por los perjuicios causados; la presunción de que siempre que la cosa perezca en manos del  deudor,  se presume que ha sido por culpa suya, es una presunción legal, es decir, que admite prueba en contrario.

Por otra parte si el cuerpo cierto perece en manos del deudor estando en mora, pero este perece por caso fortuito, en el cual,  igual hubiese perecido la cosa en manos del acreedor el deudor solo deberá la indemnización de los perjuicios por mora causados al acreedor.

En lo que respecta a la carga de la prueba cuando se trata de caso fortuito le corresponde al deudor probarlo, en el caso de que alegue que el cuerpo cierto hubiese perecido de igual manera por el caso fortuito en manos del acreedor, también le corresponde probarlo.

Cuando la cosa ha perecido por el hecho o culpa de un tercero, se extingue la obligación, pero  podrá el acreedor iniciar todas la acciones que tenga el deudor en contra aquellos culpables del perecimiento de la cosa. Se entiende por cuerpo cierto la cosa que es inadmisible confundirla con otra.

Por último es preciso recordar que en las obligaciones de cuerpo cierto, le corresponde al deudor conservar la cosa hasta la entrega; si el deudor incumple con esta obligación le corresponde indemnizar los perjuicios que cause al acreedor, pero esto si el acreedor no ha incurrido en mora de recibir.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.