Sociedad por Acciones Simplificada (SAS) – Características

La sociedad por acciones simplificada es una sociedad de capital, de naturaleza comercial, conformada por una o varias personas naturales o jurídicas, que fue creada por la ley 1258 de 2008.

Constitución de la sociedad por acciones simplificada.

sas

Una de las características de las S.A.S es su constitución, que como su nombre lo indica, es simplificada en la medida en que se puede constituir mediante documento privado, excepto si en su constitución se aportan bienes sujetos a escritura pública, caso en el cual sí se debe constituir mediante escritura pública.

Es decir que por regla general no es necesario constituirla mediante escritura pública en notaria, sino que es suficiente con un contrato privado, que luego se inscribe en el registro mercantil, según lo contempla el artículo 5 de la ley 1258 de 2008.

El único formalismo especial, es la necesidad de autenticar el documento privado de constitución por todos los que participen en él, autenticación que no es una escritura pública, sino un simple reconocimiento de firmas ante notario.

El documento privado de constitución debe contener como mínimo los siguientes aspectos:

  1. Nombre, documento de identidad y domicilio de los accionistas.
  2. Razón social o denominación de la sociedad, seguida de las palabras “sociedad por acciones simplificada”; o de las letras S.A.S.;
  3. El domicilio principal de la sociedad y el de las distintas sucursales que se establezcan en el mismo acto de constitución.
  4. El término de duración, si este no fuere indefinido. Si nada se expresa en el acto de constitución, se entenderá que la sociedad se ha constituido por término indefinido.
  5. Una enunciación clara y completa de las actividades principales, a menos que se exprese que la sociedad podrá realizar cualquier actividad comercial o civil, lícita. Si nada se expresa en el acto de constitución, se entenderá que la sociedad podrá realizar cualquier actividad lícita.
  6. El capital autorizado, suscrito y pagado, la clase, número y valor nominal de las acciones representativas del capital y la forma y términos en que estas deberán pagarse.
  7. La forma de administración y el nombre, documento de identidad y facultades de sus administradores. En todo caso, deberá designarse cuando menos un representante legal.

Una vez constituida la S.A.S, se conforma una persona jurídica con vida propia e independiente a los socios que la conforman.

Máximos y mínimo de socios para constituir una S.A.S

La ley 1258 no introdujo ningún límite a la cantidad o número de socios que se requieren para constituir una sociedad por acciones simplificada, y el artículo primero de la ley se limita a señalar que:

«La sociedad por acciones simplificada podrá constituirse por una o varias personas naturales o jurídicas, quienes sólo serán responsables hasta el monto de sus respectivos aportes.»

De manera que se puede constituir con un solo socio, o tantos como quieran quienes la conformen.

Capital en las sociedades por acciones simplificada.

El capital de la S.A.S está conformado por acciones de igual valor, que no puede ser negociadas en el mercado de valores o bolsa de valores, como es el caso de las sociedades anónimas.

Suscripción y pago del capital en la SAS.

La suscripción y pago del capital de la sociedad por acciones simplificada se puede hacer en la forma en que lo acuerden quienes la constituyen, pues no está sujeta a los límites que impone el código de comercio para otro tipo de sociedades.

El artículo 9 de la ley 1258 de 2008, lo único que impone es un límite de 2 años de plazo para el pago de las acciones, de manera que los socios tienen amplia libertad para acordar la suscripción y pago de las acciones.

Clases de acciones en la SAS.

El artículo 10 de la ley 1258 establece que en una SAS se pueden crear las siguientes clases de acciones:

  • Acciones privilegiadas
  • Acciones con dividendo preferencial y sin derecho a voto
  • Acciones con dividendo fijo anual
  • Acciones de pago.

Las anteriores acciones se someten a las normas generales que la regulan en cada caso.

Restricción en la negoción de acciones en la SAS

Ya señalamos que las acciones de las sociedades por acciones simplificada no se pueden negociar en bolsa, pero además el artículo 13 de la ley 1258 prevé que los socios pueden incluir una serie de restricciones en la negociabilidad de las acciones:

«En los estatutos podrá estipularse la prohibición de negociar las acciones emitidas por la sociedad o alguna de sus clases, siempre que la vigencia de la restricción no exceda del término de diez (10) años, contados a partir de la emisión. Este término sólo podrá ser prorrogado por periodos adicionales no mayores de (10) años, por voluntad unánime de la totalidad de los accionistas.»

Esto con fin de cerrar la sociedad como sucede en una sociedad de personas, restricción que dependerá de la voluntad de los socios.

Incluso la ley permite introducir una autorización previa a la venta de cualquier acción, de modo que no puedan entrar nuevos socios sin la anuencia de la asamblea de accionistas.

Reserva legal en la sociedad por acciones simplificada.

La ley 1258 de 2008 no impuso la obligación a la SAS de crear una reserva legal en su patrimonio, ni la remitió a las normas generales, por lo tanto, no están obligadas a constituir reservas.

Reserva legal

Así lo entendió la Superintendencia de sociedades recién se promulgó la ley, en oficio 220-115333 del 15 de septiembre de 2009:

«Ahora bien, es claro que la filosofía que inspiró la creación de las citadas sociedades, como su nombre lo indica, tiene unas características de un tipo societario eminentemente simplificado, en donde lo prevalente para su organización y funcionamiento es lo pactado en sus estatutos sociales.

(…)

En consecuencia, en nuestra opinión, la existencia de la reserva legal en la sociedad por acciones simplificada no es obligatoria, salvo que se encuentre  estipulada en los estatutos, al ser los mismos ley para las partes.»

La reserva legal dependerá de lo que dispongan los estatutos de cada SAS, y se sujetará a las reglas que cada una fije.

Organización y estructura de la sociedad por acciones simplificada.

Otra característica de la S.A.S, es que la ley le otorga amplia libertad para que conforme su estructura organizativa, sin necesidad de apegarse a las normas del código de comercio aplicables a otras figuras societarias. Dice el artículo 17 de la ley 1258:

«En los estatutos de la sociedad por acciones simplificada se determinará libremente la estructura orgánica de la sociedad y demás normas que rijan su funcionamiento. A falta de estipulación estatutaria, se entenderá que todas las funciones previstas en el artículo 420 del Código de Comercio serán ejercidas por la asamblea o el accionista único y que las de administración estarán a cargo del representante legal.»

Prácticamente la S.A.S se puede autorregularse según el criterio de sus accionistas.

Quórum y mayorías en las sociedades por acciones simplificada.

Para que la asamblea pueda deliberar válidamente señala el artículo 22 de la ley 1258 de 2008:

«Salvo estipulación en contrario, la asamblea deliberará con uno o varios accionistas que representen cuando menos la mitad más una de las acciones suscritas.»

La sociedad puede fijar una mayoría diferente, pero se entiende que en tal caso debe ser superior a esa mínima legal de 50 +1.

Una vez haya quorum deliberatorio, para la toma de decisiones válidas señala el inciso segundo del mismo artículo:

«Las determinaciones se adoptarán mediante el voto favorable de un número singular o plural de accionistas que represente cuando menos la mitad más una de las acciones presentes, salvo que en los estatutos se prevea una mayoría decisoria superior para algunas o todas las decisiones.»

Igualmente, la sociedad puede fijar mayorías diferentes, siempre que no sea inferior al estándar mínimo de 50 + 1.

Junta directiva en la S.A.S

El artículo 23 de la ley 1258 no obliga a que las sociedades por acciones simplificadas elijan una junta directiva, de manera que será optativa, y en tal caso debe constar en los estatutos respectivos.

Ante la ausencia de la junta directiva, las funciones que normalmente competen a esta serán ejercidas por el representante legal.

Nombramiento del representante legal de la S.A.S.

Según el artículo 26 de la ley 1258, el representante legal de la sociedad por acciones simplificada será nombrado por la asamblea de accionistas, de acuerdo a lo que los estatus consideren.

Los estatutos pueden fijar las funciones que desempeñará el representante legal, pero sino lo hacen, se aplica lo señalado por el artículo 26 de la ley 1258:

«A falta de estipulaciones, se entenderá que el representante legal podrá celebrar o ejecutar todos los actos y contratos comprendidos en el objeto social o que se relacionen directamente con la existencia y el funcionamiento de la sociedad. A falta de previsión estatutaria frente a la designación del representante legal, su elección le corresponderá a la asamblea o accionista único.»

En general el representante legal de una SAS cumplirá las funciones que regularmente cumple el representante legal de cualquier sociedad.

Responsabilidad de los administradores de la SAS.

Las responsabilidades de los administradores de la sociedad por acciones simplificada, como el representante legal o la juta directiva, serán las mismas que señala la ley 222 de 1995 para los otros tipos de sociedades.

Estas responsabilidades están señaladas en el artículo 24 que modificó el artículo 200 del código de comercio, donde se resalta:

«Los administradores responderán solidaria e ilimitadamente de los perjuicios que por dolo o culpa ocasionen a la sociedad, a los socios o a terceros.»

Esta responsabilidad se extiende a «Las personas naturales o jurídicas que, sin ser administradores de una sociedad por acciones simplificada, se inmiscuyan en una actividad positiva de gestión, administración o dirección de la sociedad, incurrirán en las mismas responsabilidades y sanciones aplicables a los administradores.», como lo señala el parágrafo único del artículo 27 de la ley 1258.

Revisoría fiscal en la sociedad por acciones simplificada.

La obligación o no de la S.A.S de tener un revisor fiscal está sujeto a las normas generales, como la ley 43 y el artículo 203 del código de comercio.

Obligados a tener revisor fiscal

En todo caso los estatutos pueden imponer la obligación de tener un revisor fiscal, que deberá ser contador público titulado con tarjeta profesional vigente.

Responsabilidad de los socios en la SAS.

De acuerdo al artículo primero de la ley 1258 de 2008, los socios de una sociedad por acciones simplificada responden hasta por el monto de sus respectivos aportes.

No obstante, esa limitación de la responsabilidad al monto de los aportes, desaparece si ocurren las circunstancias señaladas en el artículo 42 de la ley 1258:

«Cuando se utilice la sociedad por acciones simplificada en fraude a la ley o en perjuicio de terceros, los accionistas y los administradores que hubieren realizado, participado o facilitado los actos defraudatorios, responderán solidariamente por las obligaciones nacidas de tales actos y por los perjuicios causados.»

Un recordatorio que la S.A.S no debe utilizarse para defraudar o perjudicar a terceros.

Inspección y vigilancia de las sociedades por acciones simplificada.

Las S.A.S están sometidas a la vigilancia de la Superintendencia de sociedades tal como lo señala el siguiente aparte del artículo 45 de la ley 1258 de 2008:

«Así mismo, las sociedades por acciones simplificadas estarán sujetas a la inspección, vigilancia o control de la Superintendencia de Sociedades, según las normas legales pertinentes.»

Es decir que les aplican las normas generales a todas las sociedades, y la norma general que señala la causal de vigilancia es la ley 222 de 1995, en los artículos 83, 84 y 85, y las causales específicas las encontramos en el decreto 4350 de 2006.

Empresas vigiladas por la Superintendencia de Sociedades

Disolución y liquidación de la sociedad por acciones simplificada.

El artículo 34 de la ley 1258 señala los casos y causales que permiten la disolución y liquidación de una SAS:

  1. Por vencimiento del término previsto en los estatutos, si lo hubiere, a menos que fuere prorrogado mediante documento inscrito en el Registro mercantil antes de su expiración.
  2. Por imposibilidad de desarrollar las actividades previstas en su objeto social.
  3. Por la iniciación del trámite de liquidación judicial.
  4. Por las causales previstas en los estatutos.
  5. Por voluntad de los accionistas adoptada en la asamblea o por decisión del accionista único.
  6. Por orden de autoridad competente.
  7. Por pérdidas que reduzcan el patrimonio neto de la sociedad por debajo del cincuenta por ciento del capital suscrito.

El artículo 35 de la ley 1258 de 2008 contempla la posibilidad de que algunas causales de disolución y liquidación sean enervadas, para lo que otorga un plazo de 6 meses, y de 18 meses si la causal de disolución obedece a la pérdida de capital.

Recomendados.

Compártalo en Facebook Compártalo en Twitter Compártalo en Whatsapp

Déjenos su opinión

2 Opiniones
  1. juan silverio rios Dice:

    excelente. me parece muy acertada la informacion que encuentro en su pagina. mil gracias

    Responder
  2. Anna Dice:

    Excelente información. Me gustaría, desconozco si lo tienen, que se pudiera acceder a un consultorio jurídico sobre orientaciones acerca de inconvenientes habituales en las sociedades y con los socios. Es muy necesario.
    Por ejemplo: que hacer cuando existe socios que además son trabajadores. Cuando traspasa sus obligaciones como trabajador y las une a sus derechos como socio. Doble falta o como se trata

    Responder
En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.