Qué hacer si lo obligan a firmar un contrato

Para que un contrato tenga validez, las partes que lo firmen deben expresar su consentimiento libre de todo vicio, así le obligan a firmar un contrato, este no cumple los requisitos de ley para su validez.

¿Me pueden obligar a firmar un contrato?

Por distintas situaciones una persona se puede ver obligada a firmar un contrato, pero no siempre significa que ese contrato sea inválido o pueda ser declarado nulo.

Una persona puede verse obligada a firmar un contrato por necesidad, y la contraparte se aprovecha de esa circunstancia para imponer condiciones desventajosas a la otra parte, como ofrecer un precio muy bajo y el vendedor por la necesidad se ve obligado a aceptar esas condiciones, y ello puede ser inmoral pero no ilegal.

Otra cosa es que se obligue por la fuerza y la amenaza a firmar un contrato, como sucede por ejemplo en algunas regiones del país donde bajo amenaza de muerte obligan a las personas a vender a bajo precio o incluso sin ninguna retribución, aunque también existen casos en que la amenaza y la fuerza es más sutil.

Firmar un documento bajo coacción.

Si por alguna circunstancia una persona firma un contrato, no porque así lo decide de manera voluntaria, sino que, porque es coaccionada por alguien, estamos ante un vicio del consentimiento y es demandable por nulidad del contrato.

Nulidad de contrato por vicios del consentimiento.El vicio de consentimiento al firmar un contrato hace que sea declarada su nulidad relativa.

Los vicios del consentimiento son error, fuerza o dolo.

En el caso mencionado anteriormente supuesto estaríamos ante la fuerza que no es más que la coacción que se ejerce sobre alguien para que dé su consentimiento sobre algo.

Vicio de consentimiento en la firma de contratos.

El código civil respecto a la fuerza como vicio del consentimiento se refiere de la siguiente manera en su artículo 1513 así:

«la fuerza no vicia el consentimiento sino cuando es capaz de producir una impresión fuerte en una persona de sano juicio, tomando en cuenta su edad, sexo y condición. Se mira como una fuerza de este género todo acto que infunde a una persona un justo temor de verse expuesta ella, su consorte o alguno de sus ascendientes o descendientes a un mal irreparable y grave. El temor reverencial, esto es, el solo temor de desagradar a las personas a quienes se debe sumisión y respeto, no basta para viciar el consentimiento.»

Entonces, teniendo en cuenta lo que dice el artículo anterior, la fuerza es vicio del consentimiento cuando es utilizada para provocar temor en alguien, ya sea de verse afectado en su persona o en la de su familia, es decir, que la persona debe dar el consentimiento presionada por las amenazas que le infunde alguien y cuya ejecución de la misma podría causarle daño a él o a su familia.

Que hacer cuando te obligan a firmar un documento o contrato.

De presentarse esa situación, la persona afectada puede demandar ante la jurisdicción civil para que el juez declare la nulidad del contrato, siempre que el demandante logre probar la amenaza, presión o coerción que alega.

La simple afirmación de la existencia de la fuerza no es suficiente para declarar la nulidad de un contrato, por lo que resulta muy difícil en la práctica conseguir el objetivo.

Recomendados.

Compártalo en Facebook Compártalo en Twitter

Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio. Al seguir navegando acepta su uso.