¿Qué acción debo iniciar si firmé un contrato de manera obligada?

Todos sabemos que para que un contrato sea valido es necesario que las partes que lo suscriben sean:

  • Legalmente capaces.
  • Que den el consentimiento y dicho consentimiento no padezca de vicio alguno.
  • Que recaiga sobre un objeto lícito.
  • Que tenga una causa licita.

Si por alguna circunstancia una persona firma un contrato, no porque así lo decide de manera voluntaria, sino que porque  es coaccionada por alguien; a esto se le denomina vicio del consentimiento y es demandable por  nulidad del contrato.

Los vicios del consentimiento son error, fuerza o dolo, en el caso mencionado anteriormente estaríamos ante la fuerza que no es más que la coacción que se ejerce sobre alguien para que dé su consentimiento sobre algo.

El código civil respecto a la fuerza como vicio del consentimiento se refiere de la siguiente manera en su artículo 1513 así:

“la fuerza no vicia el consentimiento sino cuando es capaz de producir una impresión fuerte en una persona de sano juicio, tomando en cuenta su edad, sexo y condición. Se mira como una fuerza de este género todo acto que infunde a una persona un justo temor de verse expuesta ella, su consorte o alguno de sus ascendientes o descendientes a un mal irreparable y grave. El temor reverencial, esto es, el solo temor de desagradar a las personas a quienes se debe sumisión y respeto, no basta para viciar el consentimiento.”

Entonces teniendo en cuenta lo que dice el artículo anterior la fuerza,  es vicio del consentimiento cuando es idónea para provocar temor en alguien, ya sea de verse afectado en su persona o en la de su familia, es decir, que la persona debe dar el consentimiento presionada por las amenazas que le infunde alguien y cuya ejecución de la misma podría causarle daño a él o a su familia.

Los otro vicios del consentimiento como el error, puede darse en cuanto al contrato que se celebra, por el ejemplo Juan entiende celebrar una compraventa, mientras que la otra parte entiende celebrar una donación; el error también puede darse en cuanto a la identidad de la cosa objeto del contrato, error acerca de la persona con quien se celebra el acto jurídico. Por último está el vicio del dolo que se da cuando una de las partes engaña a la otra.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.