Poder notarial a personas de avanzada edad o con problemas mentales

Toda persona civilmente capaz es libre de otorgar y recibir poder notarial, sin embargo, si se trata de personas de avanzada edad o con problemas mentales, existen ciertas reglas que los notarios deben seguir para el otorgamiento de los poderes solicitados.

Cuando hay sentencia de interdicción.

Una persona que por su edad o condición mental es declarada interdicta, el juez de familia declarará la interdicción mediante sentencia, sentencia que debe ser enviadas a la Superintendencia de notariado y registro según el artículo 47 de la ley 1306 de 2009.

En consecuencia, cuando existe una sentencia de interdicción, el notario no puede dar trámite a un poder en razón a la condición mental de la persona.

Cuando no hay sentencia de interdicción, pero la discapacidad mental es evidente.

Hay casos en que no existe una sentencia que declare la interdicción de una persona, pero por su edad o condición aparece evidente una posible discapacidad mental.

En tal condición, el notario debe asegurarse que la persona que otorga el poder tiene la lucidez mental requerida para que el acto notarial no quede afectado por nulidad.

En razón a ello, cuando la persona que otorga el poder o realiza algún negocio jurídico es mayor de 70 años se le exige un certificado médico de lucidez mental.

Igual sucede cuando la persona a pesar de ser menor de 70 años presenta condiciones evidentes de una discapacidad mental, como puede ser Alzheimer, demencia senil, problemas de aprendizaje o comportamientos que denoten una posible disminución de su capacidad o lucidez mental; en tales condiciones el notario debe solicitar el certificado de lucidez mental antes de tramitar cualquier poder o negocio jurídico.

La Superintendencia de Notariado y Registro en consulta 0841 del 26 de marzo de 2015 señaló:

«El Notario debe cerciorarse de la incapacidad mental y física del vendedor o poderdante o las partes en cualquier clase de contrato, según el caso, es decir, si observa que existe una de las incapacidades señaladas en el artículo 1504 del C.C., se abstiene de permitir el otorgamiento de la respectiva escritura o del poder o de la promesa de venta o permuta, pero de no darse dicha incapacidad, permitirá el otorgamiento, circunstancia ésta que de despertar dudas al respecto, deberá dirimirse a través de la justicia ordinaria.»

En consecuencia, el notario debe verificar la condición de la persona de la que sospecha alguna incapacidad, lo que puede solucionar mediante un certificado médico de lucidez mental, o simplemente negándose a tramitar el negocio jurídico pretendido hasta que la situación sea resulta por la justicia ordinaria.

Lo anterior, como se pudo observar, aplica no solo para otorga un poder sino una escritura de venta, promesas, o cualquier otro negocio jurídico.

Recomendados.

Compártalo en Facebook Compártalo en Twitter

Déjenos su opinión

Una opinión
  1. JORGE CAMARGO Dice:

    Buen día.

    Quería resaltar el buen ejercicio que realizan en sus publicaciones, generalmente de fácil entendimiento, concretas y efectivas. Un buen lugar de consulta.

    Felicidades.

    Responder
En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio. Al seguir navegando acepta su uso.