Poder notarial y escrituras en personas sin lucidez mental

La ley presume que toda persona mayor de edad tiene capacidad jurídica para actuar por sí mismo, sin embargo, se requiere que la persona esté en capacidad de expresar su voluntad de forma clara, y de no ser el caso se deben desplegar algunas acciones que aquí explicamos.

Figura de la interdicción judicial.

Anteriormente existía la figura de la interdicción judicial, en al cual se declaraba la incapacidad legal de la persona para ejercer actos jurídicos, figura que fue derogada por la ley 1996 del 2019.

En consecuencia, ya no es posible declarar ni solicitar la interdicción judicial respecto a una persona que, por su avanzada edad, o por cualquier enfermedad o condición no tenga la lucidez mental necesaria para que pueda expresar su voluntad.

Por consiguiente, cualquier persona, no importa la edad que tenga o su condición mental, es titular de los actos jurídicos, es decir, que no se le puede impedir hacer negocios o disponer de sus bienes.

Poder notarial y escrituras públicas otorgadas personas carentes de lucidez mental.

Como ya señalamos, ya no es posible declarar la interdicción de una persona sin lucidez mental, como puede ser un adulto mayor, una persona enferma de Alzheimer, o cualquier condición mental que le impida expresar conscientemente su voluntad.

En consecuencia, estas personas son titulares tanto de derechos como obligaciones y pueden ejercerlos autónomamente, y por consiguiente un notario no puede negarse a otorgar un poder o una escritura pública a ninguna persona, en razón a que la ley presume la capacidad legal de toda persona mayor de edad.

No obstante, los notarios deben verificar la capacidad de la persona para expresar su voluntad de forma clara e inequívoca, y de no ser posible se deben implementar los mecanismos de apoyo que más adelante explicamos.

Certificado de lucidez mental para trámites ante notaria.

Si bien el notario no puede rehusarse a otorgar un poder, escritura o testamento a una persona carente de lucidez mental, no quiere decir que deba hacerlo cuando es evidente que la persona no puede expresar claramente su voluntad.

Por ello, las notarías solicitan los certificados médicos de lucidez mental, que no son expedidos por la notaria sino por el médico competente para ello, como puede ser un sicólogo o incluso un siquiatra.

Esto en razón a que el notario debe verificar que el interesado la expresión de voluntad del interesado es válida e inequívoca.

Estos certificados se suelen pedir a personas mayores de 70 años, o a personas de cualquier edad que a criterio del funcionario correspondiente existan dudas de la lucidez mental de la persona.

Qué hacer cuando la persona carece de lucidez mental.

Cuando se determina o certifica que la persona no tiene lucidez mental, el notario se abstiene de otorgar el documento o instrumento solicitado, como el poder, la escritura de venta, etc., caso en el cual se deber recurrir a los mecanismos de apoyo que reemplazaron la interdicción judicial.

Proteja su patrimonio y dignidad por si pierde lucidez mental.Evite que sus hijos o nietos decidan por usted y malversen sus propiedades y recursos, con los acuerdos de apoyo que reemplazaron la interdicción.

El numeral primero del artículo 35 de la ley 1996 de 2019, que derogó la interdicción judicial, contempla lo siguiente:

«Habrá lugar a los apoyos solo en los casos en que la persona titular del acto jurídico los solicite o, en los que, aun después de haber agotado todos los ajustes razonables disponibles y medidas de apoyo, no sea posible establecer de forma inequívoca la voluntad y preferencias de la persona titular del acto jurídico.»

El notario tiene el deber de intentar superar las berreras y restricciones que limiten el derecho de la persona a ejercer su voluntad, pero cuando eso no es posible, el interesado debe promover un mecanismo de apoyo en los términos de la ley 1996 de 2019, a fin de que la persona carente de lucidez mental tenga el apoyo, acompañamiento o asesoría en el proceso de toma de decisiones jurídicas.

En razón a que en este punto la persona titular de derechos no puede por sí misma iniciar un acuerdo de apoyo, los familiares tendrán que hacerlo ante un juez de familia.

De acuerdo a los artículos 32 y 38 de la ley 1996 de 2019, un tercero interesado puede iniciar un proceso de adjudicación judicial de apoyo, para que el juez de familia designe las personas que cumplirán con esa función.

Y como estos artículos sólo entran en vigencia a partir 26 de agosto de 2021, actualmente el proceso se puede iniciar con base al artículo 54 de la misma ley que contempla esa posibilidad de forma transitoria, como lo señala el inciso primero:

«Hasta tanto entren en vigencia los artículos contenidos en el Capítulo V de la presente ley, el juez de familia del domicilio de la persona titular del acto jurídico puede determinar de manera excepcional los apoyos necesarios para una persona mayor de edad cuando se encuentre absolutamente imposibilitada para expresar su voluntad y preferencias por cualquier medio, siempre que sea necesario para garantizar el ejercicio y la protección de los derechos de la persona titular del acto.»

El inciso segundo del mismo artículo señala:

«El proceso de adjudicación judicial de apoyos transitorio será promovido por una persona con interés legítimo y que acredite una relación de confianza con la persona titular del acto.»

Como el notario no va autorizar ningún instrumento a una persona con demencia senil, por ejemplo, los familiares interesados tendrán que promover ese proceso, y una vez el juez de familia designe las personas de apoyo se continúa con las diligencias notariales pertinentes, en las que participarán las personas de apoyo que han sido designadas.

En el proceso se debe dar cumplimiento a los requisitos y procedimientos que fija la ley 1996 para la celebración de actos jurídicos cuando se han constituido los medios de apoyo.

Como se observa, lo que la ley exige es un requisito adicional más no limita ni prohíbe realizar actos jurídicos a las personas sin lucidez mental.

Recomendados.

Compártalo en Facebook Compártalo en Twitter

Déjenos su opinión

3 Opiniones
  1. Edgar Victoria González Dice:

    Saludos
    No estoy de acuerdo en que a todos los notarios por el hecho de ser el otorgante mayor de X edad a todos les apliquen la duda sobre su capacidad mental y los obliguen a obtener el certificado medico. Esta tampoco es plena prueba. De acuerdo con el Estauto Notarial al Notario se le confiere la capacidad legal para que utilice su propia lucidez y decida por su observación personal y por algún interrogatorio que le hace al compareciente si sabe lo que va a hacer etc. Incluso que puede ser aplicable en estos casos la facultad que se le da a un otorgante de insistirle al Notario cuando este le advierte de algunos riesgos o detalles sobre el acto jurídico de que insista en su autorización del contrato o de lo que se vaya a confeccionar. Edgar Victoria González

    Responder
  2. ESPERANZA MEJIA GONZALEZ Dice:

    Con todo respeto, me parece que la ley 1.996 de 2019, tiene muchas lagunas, por ejemplo una persona con alzheimer, que ya no se levanta de la cama, que no conoce, que no es capaz d expresar su voluntad y en el caso que a mi atañe, una señora con alzheimer pensionada y es su único sustento económico, el Banco bloqueo la tarjeta de pensión y no quiso expedir una nueva tarjeta que porque la titular debe otorgar un poder especial a un tercero y que solo tiene vigencia de 3 meses y si como lo explique la persona no camina no puede expresar su voluntad ningún notario va a autorizar el poder y mientras se adelanta el proceso de adjudicación de apoyo transitorio, la persona enferma no tiene dinero para llevar una vida digna , para el mínimo vital, para pagar la cuidadora, los elementos de aseo, mercado servicios, arriendo etc. me parece que debería existir una forma más rápida o una norma expres, para casos urgentes que pongan en peligro la vida y la salud de una persona con discapacidad absoluta.

    Responder
  3. Luzmarsan Dice:

    Buenas noches.
    Tengo una inquietud. ¿Pueden familiares trasladar un paciente del hospital a otro sitio que no es su residencia habitual y botar sus cosas y alquilar o negociar la casa propiedad del paciente?
    supuestamente el paciente tiene demencia senil, pero no hay papeles, ni exámenes médicos que lo digan, ni tutor legal nombrado. Le dio un ataque cardíaco y al darle de alta del hospital se la llevo una sobrina, pero tengo conocimiento que el paciente desconfía de estas personas. Hay llamadas telefónicas que lo demostrarían.
    Muchas gracias por su ayuda.

    Responder
En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio. Al seguir navegando acepta su uso.