¿Qué es la subcapitalización?

La subcapitalización hace referencia a la limitación que el artículo 118-1 del estatuto tributario colombiano introduce a la utilización del endeudamiento como mecanismo de financiación de las empresas; es el nombre que el legislador le ha dado a la capitalización por endeudamiento.

Esta limitación del uso del endeudamiento como forma de financiar una empresa, se hace por medio de la limitación de la deducibilidad de los intereses que el contribuyente paga por las deudas adquiridas.

Recordemos que una empresa se financia de dos formas:

  1. Aportes de capital por parte de los socios
  2. Endeudamiento con terceros (acreedores)

¿Recuerda la ecuación patrimonial?

Esta dice que el patrimonio de la empresa tiene la siguiente estructura:

Como se puede observar, los activos de la empresa están financiados por dos componentes:

  • Patrimonio
  • Pasivos

Financieramente  y pos supuesto fiscalmente, hay una gran diferencia entre financiar la empresa con patrimonio y con pasivos.

Aportar capital implica tener que pagar costosas tasas en la cámara de comercio y en las notarías, en tanto que otorgar un crédito no implica ningún pago de este tipo.

Quien aporta capital no tiene garantías de recuperar la inversión, pues su remuneración es vía dividendos y estos no son estables ni garantizados.

Quien presta dinero obtiene una remuneración asegurada por intereses, y a la vez la sociedad puede deducir esos intereses del impuesto de renta lo que disminuye su impuesto a pagar.

Así, para un inversionista puede ser más atractivo prestarle dinero a una empresa que comprarle acciones, e incluso para la empresa puede resultar más atractivo prestar dinero que vender acciones, y si entre prestamista  y empresa hay alguna coincidencia de intereses mutuos, se puede hacer un buen negocio prestando dinero en lugar de optar por la capitalización de la empresa.

El asunto no es de poca monta, y no es una situación que sucede en sólo en Colombia, sino en casi todo el mundo, donde vemos cómo grandes empresas prefieren endeudarse a utilizar la capitalización para acceder a efectivo.

Debido a esto el estado decidió limitar la deducción de los intereses que los contribuyentes paguen por sus deudas, de manera que estos se vean obligados a limitar su endeudamiento  hasta el monto máximo por el cual pueden deducir sus intereses, y si la empresa requiere más capital de trabajo que recurra a la capitalización que es un buen negocio para la arcas del estado.

¿Cómo se calcula la subcapitalización?

La subcapitalización está contenida en el artículo 118-1 del estatuto tributario que  dice:

Sin perjuicio de los demás requisitos y condiciones consagrados en este Estatuto para la procedencia de la deducción de los gastos por concepto de intereses, los contribuyentes del impuesto sobre la renta y complementarios sólo podrán deducir los intereses generados con ocasión de deudas, cuyo monto total promedio durante el correspondiente año gravable no exceda el resultado de multiplicar por tres (3) el patrimonio líquido del contribuyente determinado a 31 de diciembre del año gravable inmediatamente anterior.

En virtud de lo dispuesto en el inciso anterior, no será deducible la proporción de los gastos por concepto de intereses que exceda el límite a que se refiere este artículo.

(…)

Es decir que el monto de las deudas no puede exceder el triple del monto del patrimonio líquido del contribuyente, lo que tampoco es que sea mucho, porque se permite una financiación de 3 cuartas partes por pasivos y una cuarta parte por patrimonio, quedando una estructura patrimonial aproximadamente como la siguiente:

Con esa estructura  falta poco para entrar en causal de liquidación.

El procedimiento a seguir para determinar el monto de la deuda de la cual se podrán deducir los intereses, está dado en el decreto 3027 del 2013 recogido por el decreto 1625 de 2016.

Ejemplos de subcapitalización

Aquí dejamos los siguientes ejemplos de subcapitalización desarrollados en Gerencie.com

Básicamente de lo que se trata es de tomar el valor del patrimonio líquido del contribuyente determinado según las reglas del artículo 282 del estatuto tributario y multiplicarlo por 3, y el resultado será la deuda por la que se pueden deducir los intereses.

Por ejemplo, si la empresa tiene un patrimonio líquido de 100 millones de pesos, y tiene deudas de 400 millones de pesos, sólo podrá deducir los intereses correspondientes a 300 millones de pesos (100 x 3).

Sin embargo el cálculo anterior no es absoluto ni tan sencillo, sino que debe considerarse el tiempo de permanencia de la deuda dentro del año gravable, y considerar las amortizaciones parciales que se realicen. En los ejemplos arriba señalados se aprecia con detalle el procedimiento e incluso se adjuntan ejemplos en Excel.

Prepare su declaración de renta online en 30 minutos sin errores. Hágalo en ImpuestoCorrecto.com

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.