Deducción de intereses y gastos financieros

Los intereses y gastos financieros son deducibles del impuesto a la renta tanto de contribuyentes personas jurídicas como naturales.

Requisitos para deducir los gastos e intereses financieros.

La deducción de intereses en el impuesto a la renta la encontramos en el artículo 117 del estatuto tributario, que en su primer inciso señala:

«El gasto por intereses devengado a favor de terceros será deducible en la parte que no exceda la tasa más alta que se haya autorizado cobrar a los establecimientos bancarios, durante el respectivo año o período gravable, la cual será certificada anualmente por la Superintendencia Financiera.»

La norma impone un límite a lo que se puede deducir por intereses, y el exceso de ese límite no se puede deducir, ni se puede llevar al costo ni capitalizar, es decir que fiscalmente no se reconoce de ninguna forma.

Se precisa que la norma habla de intereses más no de gastos financieros, concepto que implica más que los intereses como tal.

Deducción de intereses moratorios.

El contribuyente puede deducir tanto los intereses corrientes como los moratorios en operaciones comerciales, según el artículo 1.2.1.18.37 del decreto 1625 de 2016 en su primer inciso:

«De conformidad con lo dispuesto en el artículo 38 de la Ley 488 de 1998 y en el artículo 117 del Estatuto Tributario, los gastos de financiación ordinaria, extraordinaria o moratoria serán deducibles siempre y cuando tengan relación de causalidad con la actividad productora de renta.»

Sin embargo, en la realidad los intereses moratorios siempre quedan por fuera del límite permitido en el artículo 117 del estatuto tributario, pero en caso de no ser así serán deducibles.

Intereses que no son deducibles del impuesto a la renta.

El mismo artículo 1.2.1.18.37 del decreto 1625 en su inciso segundo señala que no son deducibles del impuesto a la renta los intereses corrientes o moratorios pagados por los siguientes conceptos:

  1. Impuestos
  2. Tasas.
  3. Contribuciones fiscales o parafiscales.

Así, cuando se presenta extemporáneamente una declaración tributaria no se pueden deducir los intereses moratorios ni la sanción por extemporaneidad que se pague.

Deducción de comisiones bancarias.

Las comisiones bancarias no están reguladas por el artículo 117 del estatuto tributario, por cuanto no tienen la naturaleza de un interés, sino que corresponden al pago por la prestación de un servicio financiero.

Interés es el rendimiento por un capital que el banco suministra al contribuyente, y la comisión es la remuneración que el banco cobra por prestar sus servicios financieros, que pueden no estar relacionados con el suministro de capital o de créditos, como las que se cobran sobre cuentas de ahorros.

Las comisiones pueden hacer parte de los gastos financieros, pero no por ello se tratan como su fuera un interés.

En esa medida, las comisiones bancarias son deducibles del impuesto a la renta de acuerdo a las normas generales de las deducciones, y no bajo el artículo 117 del estatuto tributario.

Recomendados.

Compártalo en Facebook Compártalo en Twitter
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y enviaremos a su correo nuestra información mas reciente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.